Gonzalo Gutiérrez-Alviz, premio extraordinario de fin de estudios en ingeniería industrial

"La Erasmus y la doble titulación deberían ser obligatorias"

"La Erasmus y la doble titulación deberían ser obligatorias" "La Erasmus y la doble titulación deberían ser obligatorias"

"La Erasmus y la doble titulación deberían ser obligatorias"

-Premio Extraordinario en Ingeniería Industrial, como su padre y su abuelo en sus respectivas carreras. ¿Una responsabilidad continuar con su legado?

-Mis padres, ambos muy buenos estudiantes, me han inculcado el esfuerzo y la responsabilidad. Era el momento de aprovechar y estudiar porque me han dado las posibilidades de hacerlo. A mis hermanos y a mí nos han enseñado a estudiar y esforzarnos para después conseguir los máximos frutos posibles. Por eso no lo he visto nunca como una presión. Es mi responsabilidad. Si te lo inculcan desde niño, es a lo que te dedicas en tu época de estudiante.

-Es una idea contraria a la que tienen muchos jóvenes que estudian para recibir un premio de sus padres y no por ser su responsabilidad.

-En el colegio mis hermanos y yo hemos sido muy buenos estudiantes. Había asignaturas que nos gustaban menos, como a todos, pero nos preparábamos concienzudamente para los exámenes. En la Universidad vi que era el momento de esforzarme y, además, di con algo que me interesaba mucho: la doble titulación. Por eso estudié en la Universidad de Sevilla y un periodo en Milán. Sabía que para esa beca competía con todos los ingenieros, no sólo con los de mi rama, por eso debía esforzarme mucho más. Ese era el premio que yo quería.

-Su padre es notario, su abuelo era catedrático de Derecho Procesal y usted se decantó por una rama diametralmente opuesta.

-El Derecho me gustaba, de hecho en primero de carrera dudé sobre mi elección. Pero se me daban bien las matemáticas y la física y un profesor me recomendó meterme en Industriales, que me abría muchos campos dentro de la Ingeniería para que en el futuro pudiese decantarme por uno u otro. En Selectividad es imposible tener claro qué quieres hacer.

-En torno a su carrera hay leyendas que afirman que estudiarla es incompatible con la vida. ¿Usted ha podido compatibilizar ambas de manera satisfactoria?

-La clave está en el esfuerzo y en la organización. Si te organizas te da tiempo a todo, aunque tengas que sacrificar momentos de ocio, como es natural. En carreras como la mía es fundamental ir a clase. Ahí ya llevas más de la mitad del trabajo hecho; te pones a estudiar y todo te suena. Tienes que tener muy inculcada la cultura del esfuerzo y organizarte porque, si quieres, tienes tiempo para todo.

-Tras su formación, ¿ha encontrado luz en el oscuro túnel del mercado laboral?

-Actualmente estoy en una empresa de energías renovables, Quintas Energy, y estoy muy contento. En tercero tenía que especializarme y elegí la rama de energética. En Italia continué la formación en esa línea y al llegar aquí me decante por el mundo de las renovables en esta empresa. También estoy estudiando un máster. Creo que hay que estar constantemente en formación.

-¿Qué le parece que el sistema educativo tienda a facilitar el aprobado más que a premiar la excelencia?

-Si es para facilitar que aquellos que no tengan recursos para estudiar lo puedan hacer, me parece una buena iniciativa. Aunque las buenas calificaciones no las premien en el sentido económico, el mero hecho de conseguirlas ya es el premio. No sólo como satisfacción propia, sino para abrirte puertas.

-En el caso de tener que emigrar, ¿sería por necesidad o por gusto?

-No tendría problemas en irme porque eso te abre la mente. Todo el mundo debería tener una experiencia en el extranjero y desde la Universidad deberían fomentarlo mucho más. Ahora el mundo laboral está globalizado y tú tienes que estar preparado para ello, algo que consigues si vives en el extranjero. Conoces a gente, otros sistemas de estudio, otros idiomas... También es una buena forma de que fuera vean el buen nivel que tenemos aquí, algo de lo que me di cuenta cuando estudié en Milán. Creo que la Erasmus y la doble titulación deberían ser obligatorias, aunque no es posible por la coyuntura económica.

-¿Hay oportunidades en Andalucía para los ingenieros?

-Hay empresas muy buenas, pero para según qué rama te tienes que ir fuera. Eso te lo tienes que tomar como una experiencia positiva porque Andalucía siempre va a estar aquí y siempre vas a poder volver.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios