"Puede que Sánchez supere a Banderas como actor"

Francisco de la Torre | Alcalde de Málaga

Francisco de la Torre, alcalde de Málaga.
Francisco de la Torre, alcalde de Málaga. / Javier Albiñana
Juan De La Huerga

23 de junio 2024 - 11:25

ANDARIEGO Y NADADOR DE FONDO. Exprime el día desde primera hora, cuando da un largo paseo diario para mantenerse en forma. Este político de fondo da brazadas menos de lo que quisiera, sólo una vez a la semana, por falta de tiempo. Francisco de la Torre (Málaga, 1942) gobierna la capital costasoleña desde 2000 y habla de retos a largo plazo. Así que igual lo vemos de nuevo en las papeletas en 2027 para pesar de sus rivales políticos y algún que otro compañero.

–Un sevillano en la corte del rey Francisco de Málaga, pero vengo en son de paz.

–Málaga es una ciudad muy hospitalaria, como pone en su escudo. No se preocupe.

–¿A cuánta gente saluda al día: centenares, millares?

–Depende de la agenda. Pero no tengo ningún afán de batir récords.

–Tengo 30 años menos que usted, pero no me atrevería a hacer el test de la edad metabólica que se hizo. Le salió 65 años.

–Seguro que menos de 50, no se preocupe. Me sigo sintiendo aceptablemente joven.

–Isabel II fue reina de Inglaterra hasta los 96 años.

–No es lo mismo la alcaldía que una monarquía, y me ha salido un pareado.

–Del 4 de mayo de 2000, cuando tomó posesión por primera vez, al 23 de mayo de 2027, que serán las municipales, van 9.880 días. ¿Irá a por los 10.000?

–No sería ésa la razón para tomar esa decisión. Estoy en el día a día y con perspectiva de largo alcance. Es clave gobernar tratando de resolver los problemas de la gente.

–Es como el Madrid en la Champions. Gana con la gorra. No me extrañaría que lo votase hasta Dani Pérez...

–Es una exageración pero es verdad que en las municipales si un candidato gobierna y lo hace bien, logra el voto de gente de otras opciones.

–Putin lo condecoró por fomentar la cultura rusa y usted por invadir Ucrania devolvió la Medalla Pushkin. ¿Teme que le adoben los boquerones con polonio?

–No creo que Putin se enterara; al embajador lo llamé. Esa medalla destaca a personas que en el plano cultural o social han tenido sensibilidad hacia el mundo ruso. Pero el Kremlin tiene que darse cuenta de que la invasión fue un error, ha creado un muro entre Rusia y el resto de Europa y del mundo, y estamos con el invadido, con el débil.

–Defiende la tasa turística, pero sus paisanos Juanma Moreno y Arturo Bernal se oponen. Tengo un colega que se manifestaría con usted a diario para pedirla.

–Requiere del permiso de la Junta pero hay expertos que dicen que es un impuesto que el Estado debe autorizar a los municipios. De entrada, sea un camino u otro, es voluntaria. Yo si tengo un marco legal para hacerlo, soy partidario. ¿Autonómico o estatal? Que lo vean los expertos.

–Hay ciudades con la tasa.

–Porque sus autonomías la crearon: Cataluña y Baleares. Me parece mejor que sea el ayuntamiento porque cada problemática es distinta, algunos no la necesitan y otros sí por ser nuestro turismo muy de ciudad, pero no por los ingresos, aunque no vengan mal, sino para garantizar y promocionar un turismo de calidad. La tasa también sirve para conservar el patrimonio y para temas sociales, como subvencionar alquileres de familias en exclusión social. Hay que procurar que el turismo siempre sea bien visto y para ello no debe estar masificado. No queremos cantidad, sino calidad. La tasa ayudaría a ello.

"La diferencia entre esta Junta y la de antes es que ahora podemos hablar, enterarnos de los presupuestos..."

–En La Moncloa manda JuntsxCat y el compañero Navarro Antolín dice que en la Junta, Junts por Málaga.

–En absoluto, en absoluto, en absoluto. La diferencia entre esta Junta y la de antes es que con la de ahora podemos hablar, enterarnos de los presupuestos, las inversiones... Antes no decía ni dónde invertía el dinero.

–Casi 40 años al mando...

–Razón de más para hacer las cosas bien. Con los fondos europeos no había manera de saber nada para programarte. No había diálogo y ahora existe para todos, no sólo para Málaga.

–¿No benefician a Málaga desde Santa Telmo?

–Qué va, dígame un ejemplo. Le puedo hablar de hospitales que estaban pendientes en Sevilla y ya están abiertos. Aquí no, estamos en el inicio del inicio de uno nuevo. Y allí se hará una línea de Metro de no sé cuántos millones. Al contrario, diría que los malagueños que están en Sevilla gobernando para todos los andaluces tienen un cuidado extremo en no hacer algo que pueda interpretarse como que favorecen a Málaga porque yo lo he notado. Podría poner muchos ejemplos pero no lo haré.

–Tropecientos museos y falta uno a Chiquito de la Calzada. Imperdonable.

–Tiene una escultura, alguna plaza y tuvimos un semáforo con sus imágenes típicas.

–¿Diría que Pedro Sánchez cuenta con las dotes actorales de Antonio Banderas?

–Puede que las supere.

–Si se entera Banderas...

–Banderas tiene muy buenas dotes actorales, pero Sánchez ha hecho gala muchas veces de su capacidad de teatralización o representación.

–Vivió en el Congreso el golpe del 23-F y sufrió en sus carnes nada más llegar a la Alcaldía el asesinato de Martín Carpena. ¿Teme que ocurran cosas feas en España por la polarización?

–No a ese extremo, pero es bueno que no haya polarización. Hay que procurar que la política tenga otro lenguaje y otro sentimiento.

–Presume de moderado.

–Totalmente. Es un error grave de Sánchez y de los que lo apoyan en su partido, que no son todos, fomentar la política de levantar muros entre españoles: pensar que la discordia lo alimenta, demonizar a otros grupos políticos y, los que no están conmigo, están contra el bien común. No, mire usted, eso no es monopolio de nadie. Es muy importante que los ciudadanos perciban que los partidos nos esforzamos por encontrar espacios de encuentro y no tratar de apoyarse en los extremos. El PSOE lo ha hecho claramente y se empeña en que el PP lo haga. Algún pacto a nivel local o territorial no quiere decir que nuestra política esté ahí. El PP representa al centroderecha europeísta, reformista, democratizador y no polarizador.

–Recomiende su sitio favorito para comer que no haya sucumbido a Guirilandia.

–No porque alguien se podría molestar. Y procuro ir a casa en el poco tiempo libre que tengo a mediodía y honrar el esfuerzo de mi mujer.

–¿Irá en mayo a Roma al jubileo de las hermandades a ver... al Cachorro?

–Si la agenda me lo permite, seguramente iré. Mis viajes son siempre meteóricos.

–Tenía que decir que irá a ver a la Esperanza de Málaga, no al Cachorro.

–Lo sé, lo sé. Yo se lo he concedido. Estoy encantado de que sea una especie de símbolo también de esa fraternidad entre Sevilla y Málaga.

También te puede interesar

stats