Discurso de Navidad del Rey | Navidad 2020

Felipe VI advierte en su discurso de Navidad que las leyes “nos obligan a todos" pero no cita a su padre

Felipe VI en su discurso de Navidad de este atípico 2020. Felipe VI en su discurso de Navidad de este atípico 2020.

Felipe VI en su discurso de Navidad de este atípico 2020.

Compromiso explícito con la Constitución, con los valores éticos y con las leyes pero sin mencionar ni una sola vez a su padre. En su séptimo discurso como jefe del Estado, Felipe VI ha tenido que responder tanto a quienes pedían contundencia y firmeza condenando las actividades de Juan Carlos I por el proceso judicial abierto contra el rey emérito como para quienes esperaban un mensaje de tranquilidad, normalización y estabilidad. El discurso de Navidad más esperado y espinoso en seis años de reinado y el que, con seguridad, más análisis y reacciones suscitará.

Durante más de diez minutos, la pandemia del Covid ha protagonizado la alocución de don Felipe. Sólo en sus últimas reflexiones ha hecho referencia al polémico proceso judicial en que está inmerso su padre, aunque sin ningún tipo de mención explícita y dejando claro que nadie está por encima de ley.

Tras destacar la “fortaleza” de nuestra sociedad y el “Estado sólido” que ha evidenciado este año la lucha contra la crisis sanitaria, económica y social del coronavirus, el Rey ha incidido en el valor de Europa para abrir una “nueva época” en España que permita modernizar la economía y adaptar las estructuras productivas “con ambición y cohesión”.

Y ha sido en este contexto donde ha subrayado el valor de nuestro sistema de convivencia democrático: “Nuestra Constitución nos garantiza nuestro modo de entender la vida, derechos y libertades. Una Constitución que todos debemos el deber de respetar y que es el "fundamento de nuestra convivencia social y política".

Es por ello que ha mostrado su firmeza en que, junto a nuestros principios democráticos y el deber de cumplir las leyes, también debemos “preservar los valores éticos”. El mismo compromiso que ya realizó en 2014 cuando pronunció su primer discurso de Navidad como jefe del Estado tras la abdicación del rey Juan Carlos: unos valores y unas leyes que “nos obligan a todos sin excepciones y que están por encima de cualquier consideración, incluso personales y familiares”.

Sus primeras palabras, obligadas, han sido para los españoles que esta Nochebuena están sufriendo las “circunstancias excepcionales” de la pandemia sin poder reunirse y a las miles de familias que están sufriendo el “vacío” de sus seres queridos. “2020 ha sido un año muy duro y difícil”, ha manifestado expresando su complicidad con la “tristeza” y “temor” que se vive en estos momentos por la crisis sanitaria pero también por el durísimo golpe que ha dado a nuestro modelo de convivencia afectando gravemente a la economía y destruyendo muchas empresas.

“Ni el virus ni la crisis económica nos van a doblegar”. Para Felipe VI, la respuesta que está dando la sociedad española está siendo ejemplar y evidencia la “determinación y seguridad” con que, “unidos, con ánimo y esperanza”, superaremos esta crisis como se ha hecho en anteriores dificultades. En tal desafío, el Rey ha querido remarcar el papel que la ciencia y la investigación desempeñarán para derrotar el virus pero también ha hecho un llamamiento a la “responsabilidad individual”. Porque sigue siendo importante “mantenernos precavidos” y “no bajar la guardia”.

Su séptimo discurso

Después de 39 años de reinado de Juan Carlos I, Felipe VI tomó el relevo en la Nochebuena de 2014 y se dirigió a los ciudadanos desde el Palacio de la Zarzuela para hacer un llamamiento a la unidad cuando la situación política en Cataluña empezaba a tensarse por el proyecto independentista.

El mensaje tuvo lugar dos días después de que el juez instructor del caso Nóos decidiera que la infanta Cristina fuese juzgada como presunta cooperadora en dos delitos fiscales. En aquel momento, sin referirse de forma expresa a su hermana, destacó que el hecho de que los responsables de "conductas irregulares" estuvieran "respondiendo de ellas" era una prueba del funcionamiento del Estado de Derecho.

El Mensaje de Navidad del Rey es una tradición que introdujo Franco en la Nochevieja de 1937 siguiendo los pasos de Jorge V cuando, en la difícil Navidad de 1934, retransmitió un discurso para todo el Imperio Británico. La propuesta se la trasladó a al monarca británico el fundador de la BBC, John Reith, en 1922 y en 1932. En España, se ha continuado la tradición tras la restauración de la democracia, inicialmente por  Juan Carlos I durante sus 39 años al frente de la Jefatura del Estado y, desde 2014, la ha continuado su hijo Felipe VI.

En la Navidad del año pasado, el Rey cumplía cinco años de tradición con un mensaje en el que, justamente, hacía mención a la importancia de su papel y su función en nuestro Estado democrático: "Hace cinco años tuve el honor por primera vez como rey de felicitaros la Navidad y de transmitiros un mensaje de afecto y buenos deseos para el nuevo año. Un mensaje también de compromiso con mi vocación de servir a España con lealtad, responsabilidad y total entrega".

Hace un año, cuando la pandemia del Covid-19 parecía una crisis limitada a China, Felipe VI pidió a los españoles que mantuviéramos la confianza en nosotros mismos y en el país ante las incertidumbres y dificultades globales y específicas de España, como la "seria" preocupación por Cataluña.  Desde esta perspectiva, instó a afrontar el futuro unidos y sin "caer en los extremos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios