Saga Ordoñez Ordoñez, trágica estirpe torera

  • Antonio Ordoñez, abuelo de Francisco y Cayetano Rivera, falleció debido a un cáncer hace 20 años, pero su legado sigue vigente.

No sólo Paquirri será el abuelo ausente del hijo que acaban de tener Fran Rivera y Lourdes Montes, Curro. La otra abuela paterna, Carmina Ordoñez, se suma a la larga lista de fallecimientos en esta estirpe torera, histórica y también marcada por la tragedia. De la muerte del patriarca y bisabuelo, el carismático diestro Antonio Ordoñez, se cumplieron 20 años el pasado 19 de diciembre. Su legado sigue vivo; también se sigue hablando de su patrimonio, como de la finca El Recreo de San Cayetano, que gestionan sus nietos. Pese a que Fran ha confesado alguna vez que su deseo sería venderla –por el alto coste que acarrea su mantenimiento–, el cortijo de diez hectáreas en plena serranía de Ronda por el que hace años pasearon desde Ernest Hemingway a Orson Welles, se alquila por el módico precio de 650 euros. El lugar en cuyo terreno reposan las cenizas del recordado Antonio Ordoñez dispone de cinco habitaciones dobles en suite, tres de ellas con camas dobles y dos con camas de matrimonio. Además, cuenta con un amplio salón comedor con chimenea, una biblioteca, una sala para masajes y wifi.

El torero, en su finca de Ronda, con sus dos hijas de niñas: Belén (izquierda) y Carmen. El torero, en su finca de Ronda, con sus dos hijas de niñas: Belén (izquierda) y Carmen.

El torero, en su finca de Ronda, con sus dos hijas de niñas: Belén (izquierda) y Carmen.

Con la saga mermada tras el fallecimiento de su prole (Carmina falleció trágicamente en 2004 y Belén ocho años después) y con la viuda, Pilar Lezcano, manteniéndose en un segundo plano, la memoria del matador sigue presente a través de este cortijo y de sus nietos, Fran y Cayetano, y la única hija de Belén, llamada también Belén.

Foto familiar del diestro con su mujer, Carmina, y sus dos hijas. Foto familiar del diestro con su mujer, Carmina, y sus dos hijas.

Foto familiar del diestro con su mujer, Carmina, y sus dos hijas.

Antonio Ordóñez nació en Ronda el 16 de febrero de 1932, tercero de los cinco hijos del torero Cayetano Ordóñez, El Niño de la Palma, con Carmen Araujo, y hermano de los también toreros Cayetano y Juan. Recibió la alternativa en 1951, en Madrid, de manos de Julio Aparicio, y pronto ganó popularidad por su dominio del toro y su lidia sobria, serena y clásica, propia de un destacado seguidor de la denominada ‘escuela rondeña’.

Saliendo a hombros de La Maestranza tras una tarde triunfal. Saliendo a hombros de La Maestranza tras una tarde triunfal.

Saliendo a hombros de La Maestranza tras una tarde triunfal.

Críticos y aficionados alabaron siempre su naturalidad, talento natural como matador, arte y valor. Sin embargo, fue un torero castigadísimo por los toros, con un saldo de más de una cogida seria por temporada y con graves lesiones en las articulaciones, que dificultaron posteriormente su movilidad en el ruedo. Su rivalidad con otro grande, Luis Miguel Dominguín, acentuada por los reportajes que el premio Nobel Ernest Hemingway publicó en la revista estadounidense Life, fue patente siempre.No sólo las cornadas hirieron al diestro. En 1966 tuvo un accidente de coche en la gaditana localidad de Puerto Real en el que falleció uno de los ocupantes, por lo que Ordóñez, conductor del vehículo, fue juzgado y absuelto de un delito de homicidio por imprudencia.

Con Julio Aparicio y Orson Welles, entre otros. Con Julio Aparicio y Orson Welles, entre otros.

Con Julio Aparicio y Orson Welles, entre otros.

El torero contrajo matrimonio dos veces. El 19 de octubre de 1953, en la finca Villa Paz, en Cuenca, se casó con Carmen González Lucas, conocida como Carmina Dominguín, hija del torero Domingo Dominguín y hermana de otros tres matadores de toros, entre ellos Luis Miguel Dominguín, el más famoso de la dinastía y rival durante años de Ordoñez en los ruedos. Con Carmina Dominguín fue padre de dos hijas, Carmen Cayetana y Ana Belén, que posteriormente se casarían también con los diestros Paquirri y Juan Carlos Beca Belmonte, respectivamente. Viudo de su primera esposa, Antonio Ordóñez se casó en octubre de 1983 con la funcionaria madrileña Pilar Lezcano. En sus últimos años, antes de fallecer de un cáncer, el maestro repartía su tiempo entre su finca de Constantina, su casa de Sevilla, aledaña a la plaza de toros de La Maestranza, y su Ronda natal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios