Ana Guerra/Entrevista "Yo no vendo mi vida privada; si me diera por casarme, ni muerta haría exclusiva"

  • La 'ex triunfita' ejerce de madrina de Pronovias en la presentación de su colección.

  • Habituada ya a la atención mediática, asegura que le gustaría casarse algún día por la Iglesia.

Ana Guerra, en la presentación de Pronovias. Ana Guerra, en la presentación de Pronovias.

Ana Guerra, en la presentación de Pronovias. / Equipo Singular

Luciendo el vestido Seven Stars de aires rockeros de la colección Atelier Pronovias 2020, Ana Guerra se ha estrenado como nueva imagen de esta firma de moda nupcial. La cantante y ex concursante de Operación Triunfo, que sale desde hace meses con el actor Miguel Ángel Muñoz, eligió cinco diseños de la colección #PronoviasEdit by Ana Guerra para posar ante la prensa en la presentación. Cinco diseños que, en muchos casos, no parecen vestidos de novia y que Ana –afirma– se pondría también para acudir despampanante a una alfombra roja.

-¿Le gustaría vestirse de blanco pronto?

-Algún día sí que me gustaría vestirme de blanco.

-De pequeña ¿soñaba con su boda?

-Sí, desde muy chiquitita tengo claro el corte de vestido que quiero, un corte corazón, que sea muy apretado por arriba y falda de princesa, muy poco minimalista la verdad (risas).

Ana Guerra, con el vestido de aires rockeros de Pronovias con el que posó en el 'photocall'. Ana Guerra, con el vestido de aires rockeros de Pronovias con el que posó en el 'photocall'.

Ana Guerra, con el vestido de aires rockeros de Pronovias con el que posó en el 'photocall'. / Pelonio

-¿Le gustaría una boda por todo lo alto?

-No me lo he planteado, solo he llegado hasta el vestido de novia.

-Supongo que tendría que ser en su tierra pero uno de tus favoritos es un vestido de novia negro, ¿se atrevería?

-Sería más del blanco, pero sí que es verdad que los dos vestidos de novia que he elegido me los pondría para un evento. El negro para una gala muy bestia, como los Goya o los Oscar, y el blanco para alguna gala de música.

-Sigo con la boda: ¿Civil o por la Iglesia?

-Yo me casaría por la Iglesia, ¡qué clásica soy!

-¿Si tuviera que elegir un sitio, cuál sería?

-Me gustaría una playa con mi gente, pero donde solo estemos nosotros, quienes decidamos en un momento dado.

"Algún día me gustaría casarme de blanco; desde niña soñaba con el corte de vestido"

-¿Vendería exclusiva?

-¡No, ni muerta! ¡Qué va! Yo no vendo mi vida privada, imagínate si algún día me diera por casarme.

-Ni vetaría colores, ni quitaría móviles ni nada de eso.

-Esto lo ha hecho alguien famoso ya ¿verdad? me lo está preguntando por edo. Boda sin móviles molaría, ¡ya pongo yo un fotógrafo!

-¿Está preparada para su gira?

-Sí, estoy un poco nerviosa porque está el nervio de siempre, el de salir a un escenario y hay respeto al público. Pero es que además está el nervio de las primeras veces, hay cosas que cambian, no sabes cómo van a salir... a medida que vayamos rodando, todo se arreglará. Tenía muchas ganas de empezar ya, comenzamos ayer con Cepeda en Valencia.

-¿Cepeda es buen compañero de gira?

-Siempre te buscas un equipo que te arrope mucho, pero esa relación que tenemos Cepeda y yo de hermanos y de complicidad que solo tenemos los que hemos pasado por la academia se agradece mucho. Son muchas horas de carretera y mola.

-Un apoyo para no sentirse sola.

-Sí que es verdad que siempre intentas rodearte de gente para que no te sientas sola. Yo tengo un equipo humano dentro de la gira; sólo encima del escenario somos nueve personas, muy mala gente tienes que ser para sentirte sola y que ninguno de los nueve te haga compañía.

-¿Ha hablado con Alfred después de que anunciara a los medios que se va a tomar un año sabático?

-El otro día estuvimos hablando antes de que se fuese a Argentina por el libro que va a sacar, y la verdad es que Alfred es muy introvertido, lo lleva todo para él. Sí que es verdad que no he tenido tiempo de hablarlo con él porque no me apetece enviarle un mensaje, quiero tener un par de horas para hablarlo de verdad, cara a cara.

-¿Cree que hace bien?

-Cada persona que hace lo que quiere, hace bien.

-¿Cómo debería ser su anillo de pedida?

-No sé.

-Pero tendrá que ser un pedrusco.

-No sé si lo querría. Creo que es una cosa como para contarle a la gente. Hacer eso es ir contándole a la gente o tener la necesidad de contarle a la gente algo. Pero en mi caso, no, preferiría que fuera algo para mí.

-¿Le cuesta mucho mantener su vida privada?

-No, pero si ya os tengo cariño (risas). Al principio me chocaba mucho más, pero sé que los medios de comunicación y los periodistas no lo hacéis con maldad. Si el público no consumiera esto, usted y el resto no me preguntarían, cada uno está haciendo su trabajo. Yo estoy en un maravilloso evento del que tengo honor de ser imagen y ustedes están haciendo su trabajo. Tendrán un jefe que les mande preguntar.

-Pero, ¿está feliz?

-Estoy súper feliz.

"Al principio me chocaba, pero ya sé que la prensa me pregunta sin maldad de mi vida"

-¿Cómo le gustaría que fuese el novio?

-Eeeh, ¡cada vez aprendéis más! No sé, eso creo que es lo más difícil del mundo. Buena persona y que sobre todo nos sepamos comprender el uno al otro, y aguantar.

-Su plan romántico preferido ¿cuál sería?

-Uuuf, yo he cambiado mucho, fíjate, cena en casa, peli, manta y sofá. Está la de me pongo guapa y se curra en casa algo chulo o está la de en pijama que esa mola también.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios