Giro radical en la firma de moda 'Victoria's Secret' abandona sus 'ángeles'

  • La marca contrata a mujeres empoderadas, con éxito y activistas como imagen para reforzar la idea de que a partir de ahora trabajarán "para las mujeres"

Las nuevas mujeres embajadoras de 'Victoria's Secret': empoderadas, activistas y reales.

Las nuevas mujeres embajadoras de 'Victoria's Secret': empoderadas, activistas y reales. / Instagram

El final de la firma de lencería más famosa del mundo tal y como la conocíamos ha llegado. En 2019 se canceló definitivamente el famoso y televisado desfile de Victoria’s Secret con modelos convertidas en ángeles que tomaban la pasarela vestidas con sensuales conjuntos y espectaculares alas. Ahora, la firma ha emprendido un giro radical con el que busca empoderar a las mujeres y dejar de reforzar unos estereotipos de belleza inalcanzables para la mayoría de la población.

Los ‘ángeles’ de Victoria’s Secret en su último desfile, celebrado en 2018. Los ‘ángeles’ de Victoria’s Secret en su último desfile, celebrado en 2018.

Los ‘ángeles’ de Victoria’s Secret en su último desfile, celebrado en 2018. / Efe

De ahí que haya cambiado a sus tradicionales ángeles por mujeres con éxito y personalidad, como la futbolista y activista de la comunidad gay Megan Rapinoe; la actriz y empresaria Priyanka Chopra Jonas, o la primera modelo transexual que trabajó para la firma, Valentina Sampaio, entre otras. También trabajarán como imagen de la marca desde ahora la modelo, refugiada y defensora de la salud mental Adut Akech; la periodista, fotógrafa, fundadora del proyecto Girl Gaze y defensora de la igualdad Amanda de Cadenet; la esquiadora y campeona mundial de estilo libre, defensora del deporte juvenil y femenino y modelo Eileen Gu, y la modelo y defensora de la diversidad Paloma Elesser.

La modelo ‘curvy’ Paloma Elesser. La modelo ‘curvy’ Paloma Elesser.

La modelo ‘curvy’ Paloma Elesser.

Los motivos de esta muerta anunciada han sido varios. En primer lugar, la defensa de unos cuerpos irreales que, lejos de representar a las mujeres, nos mostraban a modelos que se sometían a durísimos entrenamientos durante meses y seguían una estricta dieta. Además, movimientos como MeToo hicieron que la firma se viera constantemente envuelta en polémicas sobre la imagen sexualizada que ofrecen de la mujer. La relación de su propietario con el delincuente sexual Jeffrey Epstein tampoco ayudó.

Esto se tradujo, lógicamente, en una perdidas económicas tremendas, de hasta el 50% en su facturación y con tan solo 3,3 millones de espectadores en su último desfile en 2018. Hay que añadir a esta ecuación un cambio social evidente.

En su Twitter, Rapinoe adelantó que trabajará para "mostrar a TODAS las mujeres su belleza y poder individual y colectivo" desde la firma, que ha restructurado también su cúpula ejecutiva para incluir a una mayoría de mujeres. En The New York Times, fue más allá y describió el mensaje "patriarcal y sexista" que enviaba con su imagen la anterior Victoria’s Secret, pensada "desde una óptica masculina y a través de lo que deseaban los hombres", como "realmente perjudicial".

Una de las primeras iniciativas de The VS Collective será un pódcast en el que las "fundadoras" del grupo compartirán sus historias y experiencias con la periodista Amanda de Cadenet, que también es colaboradora de la marca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios