Granada

Adalides de la ejemplaridad

  • La Diputación entregó ayer sus Honores y Distinciones a representantes de la cultura, la tradición popular, la educación, las organizaciones sociales y la historia.

Comentarios 1

El de ayer no fue el día de ninguna patrona, ni una jornada de fiesta oficial, pero sí que fue un día grande para la provincia. La Diputación de Granada ha marcado en rojo en el calendario la entrega anual de sus Honores y Distinciones, que convirtieron el Auditorio Manuel de Falla en un punto de encuentro de instituciones, asociaciones y personalidades de toda la provincia. Nadie quiso perderse la entrega de unos galardones que miran al pasado y al presente de Granada, pero que tienen muy en cuenta su futuro. Porque, como reconoció el historiador Manuel Titos, que recogió una de las Medallas de Oro y se encargó de hablar en nombre de todos los galardonados, recibir una de las distinciones que concede la Diputación "más que un reconocimiento por el trabajo pasado, representa un compromiso hacia el futuro". Porque, aunque los premios no obliguen, un reconocimiento como el de anoche bien merece "un compromiso de trabajo esforzado, entusiasta y honesto para dejar mayor caudal intelectual, moral y material".

Si los premiados se mostraron ayer orgullosos de ser reconocidos por la Diputación, más todavía lo hizo la propia institución provincial al homenajear a representantes de la educación, la cultura popular, la asistencia social, la seguridad, la artesanía, la literatura y la historia.

Ayer la Diputación entregó cuatro Medallas de Oro a Manuel Titos, al poeta Antonio Enrique, a la EFA El Soto y al creador y director de la Semana Santa de Cuevas del Campo, Antonio Víctor Martínez, a título póstumo; cinco Medallas de Plata a la familia Jiménez Tovar, a Asprogrades, al Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil, a la Ciudad Accesible y al artesano de la guitarra Antonio Marín Montero; y tres galardones Granada Coronada a la UNED de Motril, a la Hermandad de Mosqueteros del Santísimo de Béznar; y al certamen teatral del Marquesado.

Los elegidos, antes de que comenzara oficialmente el acto, fueron recibidos por parte de los responsables de la Diputación, con su presidente, Sebastián Pérez, a la cabeza, para estampar su firma en el Libro de Honor de la institución. Una vez hecho el trámite, se dirigieron a la sala principal del Manuel de Falla, donde dio comienzo el solemne acto institucional en el que estuvo presente la mayoría de las autoridades y referentes culturales, políticos y sociales de la provincia.

Tras la entrega de los premios y el emocionado discurso de Manuel Titos -en el haciendo gala de su profesión recordó la importancia que las provincias han tenido en la historia de España desde hace doscientos años-, llegó el turno del presidente de la Diputación, Sebastián Pérez, que se encargó de glosar los muchos méritos que han llevado a los premiados a ser reconocidos por la institución.

Pérez aseguró que los galardonados son "unos magníficos aliados" de la empresa de hacer más grande a la provincia. Pese a su modestia, el presidente de la Diputación destacó la labor de "una de las primeras plumas literarias de España", Antonio Enrique, impulsor de la literatura de la diferencia; así como "la magnitud y el espectro de conocimiento" de la obra de Manuel Titos, "un hombre bueno" que acerca a través de sus investigaciones la historia económica, empresarial y financiera de Granada, además de la de Sierra Nevada. Sobre la Escuela Familiar Agraria El Soto, Pérez valoró su trabajo para "potenciar el patrimonio natural y humano que supone la actividad primaria"; mientras que destacó la incansable labor de Antonio Víctor Martínez Cruz por llevar a cabo un proyecto, la Semana Santa Viviente, que se ha convertido en una de las más conocidas tradiciones culturales de Granada.

La Diputación también premió "el esfuerzo y el trabajo bien hecho en pro de una sociedad más justa", como bien muestran los galardones de plata a la asociación de ayuda a las personas con discapacidad intelectual Asprogrades; a la Ciudad Accesible, un proyecto por la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad; o al Servicio Marítimo de la Guardia Civil, que ha participado desde 2004 en el rescate de más de 13.300 inmigrantes que viajaban en patera.

En esta categoría de Plata también se reconoció la labor de la familia de José Antonio Jiménez Tovar, que ha legado una gran cantidad de elementos y objetos para el Museo Provincial de la Alpujarra de Ugíjar, "con un potencial turístico indudable"; y al artesano de la guitarra Antonio Marín Montero, un "estandarte de este arte en los cinco continentes".

Pérez también destacó en su discurso el trabajo desarrollado por los premiados con las tres Granadas Coronadas, que "suman un compendio de buen hacer". Sobre la UNED de Motril, el presidente de la Diputación destacó su importante papel para atender las múltiples exigencias de estudios de la provincia; mientras que reconoció el tirón cultural del certamen teatral del Marquesado; y elogió el respeto a la tradición de la Hermandad de Mosqueteros del Santísimo de Béznar, una figura histórica que se transmite de padres a hijos y que se ha convertido en una de las características "más singulares" de las fiestas populares de la provincia.

El presidente de la Diputación finalizó su discurso recordando que la Diputación, la igual que el resto de premiados -"pilares y raíces" de la provincia-, tiene el empeño de conseguir "una provincia más próspera y justa". "Hemos vivido tiempos difíciles pero, con esfuerzo y rigor en el trabajo bien hecho, empezamos a entrever signos claros de mejoría que nos harán posicionarnos con fuerza de cara al futuro. La Diputación no desfallecerá en su labor incansable y bicentenaria para acompañar a los granadinos en este cometido". Y el presidente de la institución provincial animó al resto de Granada a implicarse en esa lucha, de trabajar "juntos sin grupos ni banderas", bajo "un mismo manto".

Sebastián Pérez no dejó escapar la oportunidad de asegurar que "la cercanía y la honradez de los representantes políticos es algo esencial demandado por toda la sociedad", apuntando que "es lo único que puede regenerar la vida política en España" y que necesita del apoyo de la sociedad civil, "que también debe aportar su trabajo, su perseverancia y su saber hacer para construir una Granada mejor", tal y como han hecho a lo largo de toda su carrera los galardonados con los Honores y Distinciones, verdaderos adalides de la ejemplaridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios