infraestructuras ferroviarias | PASO DE SAN FRANCISO EN LOJA

Adif frena el 'pánico' en el túnel: "Cumple con la seguridad"

  • Fomento defiende que se ajusta a la normativa y que no habrá problemas para que el AVE circule por este tramo cuando se abra

Comentarios 1

Sylvester Stallone protagonizó Pánico en el túnel, una apocalíptica cinta ambientada en un paso subterráneo. Y después de las declaraciones del presidente de la Diputación, José Entrena, poniendo en cuestión la seguridad del túnel de San Francisco en la línea de alta velocidad Granada-Antequera, Adif respondió ayer por primera vez después de todas las informaciones vertidas sobre este tramo para asegurar que cumple escrupulosamente con la normativa vigente en materia ferroviaria. La plataforma Ave sí pero no Así tomó medidas dentro del túnel y llegó a la conclusión de que sólo existen 57 centímetros de separación entre las paredes del túnel y los vagones, lo que en su opinión podría convertir ese paso en una 'ratonera' en caso de accidente. Sin embargo, desde Adif subrayan que las condiciones de evacuación de los túneles vienen determinadas en función de su longitud, siendo más exigente cuanto más longitud tiene el túnel. La obligatoriedad de pasillos de evacuación sólo está establecido para túneles de al menos 500 metros, mientras que el de San Francisco, que mide en total 245, "cumple toda la normativa exigible, tanto en lo referente a gálibo como en normativa de seguridad".

El segundo elemento fundamental para que la Agencia de Seguridad Ferroviaria dé luz verde a la circulación de trenes de alta velocidad por este tramo es el gálibo, que indica la distancia mínima de paso que deben permitir los túneles y la cercanía máxima de postes, semáforos, señales y resto de objetos contiguos a la vía. Desde Adif señalan que "podría pensarse" que un cumplimiento del gálibo estricto podría originar problemas de espacio para el tránsito de personas entre los hastiales del túnel, que tiene una anchura de 4,30 metros pero que queda reducido a 3,69 metros por los tacones de refuerzo. "No es el caso del túnel de San Francisco, donde el radio de curvatura de la vía en el túnel hace que la distribución del espacio libre sobrante permita el tránsito peatonal en la zona interior de la curva", señalan desde la administradora ferroviaria.

En la primera explicación pormenorizada de Adif sobre un tramo que lleva años en el ojo del huracán y, ante las opiniones que cuestionan su seguridad, la administradora subraya que "se obvia el hecho fundamental de que se trata de un túnel en considerable pendiente, por lo que cualquier incidencia que produjese la parada del tren -dándose la casualidad de que fuese un tren corto donde el 100% del tren quedase dentro de los límites del túnel- se solucionaría con la simple acción de deslizar el tren de tal forma que en segundos quedara fuera del túnel", defienden.

Por otra parte, "se mantiene una puerta de acceso a la línea ferroviaria a pocos metros de la boca este del túnel", una puerta que comunica con la propia trama urbana de Loja, "lo que constituye de nuevo un elemento de seguridad importante respecto a la evacuación de viajeros y acceso a los mismos". Además, la nueva instalación de vía en placa con solera de hormigón frente al balasto que existía en el túnel previo supone una "notabilísima mejora" respecto a las condiciones de evacuación precedentes de las que disponía el túnel, pues ahora permite un "fácil tránsito de los viajeros en caso de que tuvieran que evacuar por la vía". Por su parte, el portavoz de Ave sí pero no así, Antonio Campos, señala que siguen manteniendo dudas de que la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria acabe homologando este tramo y subraya las limitaciones que tendrá el túnel, que anteriormente tenía la velocidad limitada a 30 kilómetros a la hora y que, tanto a la entrada como a la salida, cuenta con sucesivas curvas, las mismas que cuando se construyó la línea en el siglo XIX.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios