Granada

Adiós a la vergüenza, hola a los sombreros

  • El Ayuntamiento elabora una lista de consejos para evitar golpes de calor y combatir las altas temperaturas

Con días de más de 35 grados a la sombra, lo que menos apetece es salir a la calle. Y quizá esa es la solución, aunque no siempre sea posible. La ola de calor que visita Granada desde ayer derretirá no sólo los termómetros, sino también a los valientes que se atrevan a pisar el umbral de la puerta.

Es en estos tiempos cuando conviene recordar algunos consejos sencillos que ahorrarán más de un dolor de cabeza. Y nunca mejor dicho, pues esa dolencia podría ser uno de los síntomas de un golpe de calor. Vómitos, calambres y mareos son algunos otros, aunque no habrá que preocuparse de ellos si se siguen unas pequeñas pautas.

La primera de todas es, por supuesto, la hidratación: beber mucho líquido. Aunque esta recomendación es importante durante todo el año, se hace fundamental con estas asfixiantes temperaturas. También lo es evitar el alcohol y la cafeína. Mucho mejor elegir agua, leche, o bebidas con sales minerales. Si además añadimos el uso de ropa ligera y clara, y nos ponemos un sombrero, estaremos casi a salvo de las inclemencias del tiempo.

En relación al uso de este complemento, el concejal de Familia y Bienestar Social en el Ayuntamiento de Granada, Fernando Egea, animaba ayer a que se pierda la vergüenza: "No tenemos que tener pudor de usar sombreros", dijo en una rueda de prensa para anunciar la puesta en marcha de la campaña de prevención de los efectos del calor. La intención de la Concejalía es prevenir a los ancianos sobre los efectos negativos del calor.

Las personas de más edad tienden a convertirse en las más débiles durante estas fechas, por eso la Concejalía ha ideado esta campaña de concienciación para informar a los mayores y hacerles llegar un tríptico informativo con consejos sobre cómo cuidarse en estas fechas. Estos folletos serán repartidos por medio del Consejo Municipal de Mayores, los 15 Centros de Participación Activa de Mayores, los Centros Municipales de Servicios sociales y a través del Servicio de Ayuda a Domicilio que presta el Consistorio.

Uno de los consejos que la Concejalía no olvida tiene que ver con las horas que se eligen para salir a la calle. Evitar la intemperie entre las 12 y las 5 de la tarde es fundamental, así como no realizar actividades al sol durante mucho tiempo. De esta forma, el hogar se convierte en el mejor refugio contra el calor. En este aspecto, no viene mal recordar que es conveniente permanecer en las estancias más frescas, cerrando todas las ventanas y puertas durante el día y abriéndolas de noche. Eso sí, si en casa tenemos un aparato ventilador, es mejor tener entreabierta una ventana para renovar el aire.

El calor suele hacer estragos también a la hora de comer, y si bien lo que menos apetece es una comida copiosa, seguir ese instinto es posiblemente una de las mejores opciones. Es preferible almorzar alimentos que contengan gran cantidad de agua -frutas, ensaldas y verduras- y, por supuesto, siempre bebiendo líquidos de manera constante, incluso cuando no se tenga sensación de sed. Si en casa es necesario hacer tareas del hogar, también sería mejor intentar no utilizar aparatos que produzcan demasiado calor, o esperar a usarlos a una hora más fresca: planchar la ropa o usar un secador de pelo a las dos de la tarde sería una opción bastante cuestionable en esta época.

En resumen, es recomendable seguir una dieta variada, moderada y equilibrada, así como un estilo de vida activo y saludable. Es mejor salir a dar un paseo a primera hora de la mañana o a última de la tarde y siempre con gafas de sol y protección solar. Y, como a nadie le gustan las aglomeraciones (por ejemplo en los transportes públicos) pues mejor evitarlos también. Es preferible esperar al siguiente autobús que marearse dentro de uno en el que no haya casi ni espacio para respirar.

También estos calores pueden ser la excusa para pequeños placeres: disfrutar de un trago del agua que brota de la fuente que hay junto al Triunfo, justo al lado de la Delegación de la Junta de Andalucía en Granada; o mojarse la nuca en el momento de máximo calor. Mano de santo, no todo iba a ser malo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios