Instituciones Penitenciarias

Alarma en la cárcel de Albolote por el positivo de un interno que fue trasladado "sin cumplir los protocolos"

  • Llegó procedente de la prisión de Valdemoro pese a que se estaban esperando los resultados de la PCR de un compañero de celda que dio positivo

  • El interno fue sometido a los test a su llegada a Granada y también se confirmó que portaba el coronavirus

Patio interior de la cárcel de Albolote Patio interior de la cárcel de Albolote

Patio interior de la cárcel de Albolote / G. H.

Hace meses que los funcionarios del centro penitenciario de Albolote vienen denunciando que los protocolos de seguridad frente al coronavirus no eran los más adecuados. Tal es así que a finales de agosto, los sindicatos solicitaron a la Subdelegación del Gobierno en Granada que, al igual que se hizo durante el grueso de la pandemia en abril y mayo, volviesen a suspenderse los vis a vis a lo que la representante del Gobierno central en la provincia, Inmaculada López Calahorro, contestó hace unos días a través de una circular en la que se negaba dicha suspensión al entenderse que no existían circunstancias para ello. Ahora, el positivo de un interno de la cárcel granadina ha hecho saltar todas las alarmas y ha puesto en evidencia lo que ya se venía señalando por parte de los sindicatos: la ausencia de unos protocolos eficientes.

El pasado lunes 7 de septiembre, la prisión de Albolote recibió a un interno que procedía del centro penitenciario de Valdemoro y que estaba bajo sospecha de ser positivo en coronavirus, ya que su compañero de celda en Madrid aguardaba el resultado de las pruebas. Este traslado, según el protocolo, no debía haber ocurrido hasta confirmarse si estaba o no contagiado, si bien, se realizó y, durante el trayecto, se confirmó que el interno con el que había compartido celda era positivo en Covid-19.

Ante tal circunstancia, el reo fue derivado al centro penitenciario de Jaén, "donde se evitó su pernoctación y se trasladó en una conducción especial (una ambulancia) hasta el centro penitenciario de Albolote, según apuntan desde los sindicatos CSIF, ACAIP-UGT, CCOO y APFP. Tras llegar a la cárcel granadina, se le aplicó el protocolo establecido, se le realizó la prueba PCR y se confirmó que él también estaba contagiado de coronavirus.

"Consideramos que se han producido un cúmulo de irregularidades que incumple cualquier protocolo de prevención, poniendo en riesgo la salud de los funcionarios del establecimiento penitenciario de origen, de los guardias civiles que realizaron la conducción, de los internos que compartieron vehículo de traslado y de los funcionarios e internos del Centro penitenciario de Albolote que estuvieron en contacto con dicho interno", manifestaron desde el conjunto de sindicatos.

Asimismo, tal y como ha podido saber Granada Hoy, este interno ha sido aislado en el departamento de ingresos de la prisión granadina, una decisión "un poco arriesgada, teniendo un departamento de Enfermería y otro exclusivo para cuarentenas", aseguraron fuentes sindicales. Asimismo, las mismas fuentes explicaron que "sólo hay un patio en el departamento, si sale al patio el riesgo de contagio es mayor para los internos que residen allí y para los trabajadores, por lo que hay que desinfectar todo lo que toque y donde esté".

Ante tales circunstancias, el conjunto de sindicatos ha solicitado a Instituciones Penitenciarias aclarar las causas que motivaron la necesidad de realizar el traslado sin aguardar a conocer el resultado de la PCR, ya que "este interno debería haber guardado cuarentena en el centro de origen al haber estado en contacto con un posible y posteriormente confirmado positivo en Covid-19". De igual modo denuncian que "se ha puesto en riesgo la salud de los funcionarios y de los internos, anteponiendo criterios regimentales a los sanitarios", tras lo que exigen conocer por qué "siendo el CP de Albolote uno de los Centros más masificados de España, siguen ingresando internos procedentes de otros centros". Así, los sindicatos han instado a que se depuren "responsabilidades de quienes ordenaron o autorizaron la conducción de este interno saltándose los protocolos de prevención".

Esta situación se une a la lucha de los funcionarios por suprimir de nuevo las comunicaciones internas -vis a visante el riesgo que supone tanto para los internos como para los propios trabajadores, cuya media de edad se sitúa en los 54 años. Ya que, según ya expusieron hace unos días, existe la posibilidad de que a tenor de ellos se produzcan contagios masivos de coronavirus "similares a los vividos en las residencias de ancianos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios