Granada

Alertan de dos nuevos cursos pseudocientíficos avalados por la UGR

  • La asociación Uni Laica Granada asegura que ni su director técnico ni la mayoría de docentes son profesores universitarios y pide la retirada del apoyo institucional

Comentarios 1

¿Qué pensar de unos cursos que hablan de una supuesta energía vital, del arte de la alquimia interna o del estiramiento de meridianos "de pulmón a intestino delgado"?

Pues, si los organiza una asociación a título particular, la más elemental prudencia invita a ponerse en guardia. No son pocos los casos en los que bajo la promesa de la felicidad y la paz interior, ese tipo de cursos no pretenden sino abrumar con palabrería y sacarle el dinero al incauto (cuando no algo aún peor, como es el caso de las sectas).

Pero si esa asociación cuenta con el aval de una universidad, eso puede proporcionarles la coartada intelectual, la fiabilidad que buscan los que en principio desconfían. El aval de una universidad como la de Granada marcaría, en cierto modo, la frontera entre el curso de charlatán y la disciplina reglada, sobre todo si el alumno obtiene con ellos créditos de libre configuración.

¿Pero ese aval, de por sí, es suficiente? Hay quien opina que no, en absoluto. "Examinando los programas, es evidente que se trata de cursos de carácter pseudocientífico", sostienen desde la Asociación por la Defensa de una Universidad Pública y Laica (Uni Laica), que ayer denunció que el Instituto Confucio está impartiendo, citemos textualmente, Cursos de Formación de Técnico en Quiqong y Cursos de Formación de Técnico en Tajiquan.

"En ellos se maneja una quimérica chi (o qi), una supuesta energía vital, etcétera. Son cursos que estimamos inaceptables", señala Uni Laica, que desde mediados de diciembre viene solicitando al rector de la UGR, Francisco González Lodeiro, y a la vicerrectora de Relaciones Internacionales, Dorothy Kelly, que les informen sobre los aspectos que les parecen más controvertidos de estos cursos. "No hemos obtenido respuesta alguna", subrayan.

Las preguntas no faltan, y las respuestas, a falta de la oficial, las intentan obtener por otras vías. De esa forma, aseguran, han comprobado que casi ninguna de esas materias supuestamente esotéricas no las imparten profesores universitarios. "De los doce docentes que aparecen en la publicidad de los cursos, sólo nos consta que lo sean dos", resaltan, y añaden que el director técnico de los cursos no es miembro de ninguna universidad "sino el que da el nombre a la denominada Escuela Superior Serrato".

Los cursos se imparten en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y, según dicen haber averiguado, bajo la fórmula de colaboración entre la UGR y "las escuelas superiores en artes marciales Wudao y Serrao, aunque al parecer es la misma escuela con dos nombres".

Son entidades privadas que en su publicidad utilizan los símbolos institucionales de la universidad y como máxima responsable de las actividades del Instituto Confucio figura la mencionada Kelly.

La situación, insisten desde Uni Laica, es inaceptable. Sobre todo porque esos cursos ya permitieron a los alumnos obtener créditos de libre figuración, una circunstancia que no saben si se sigue dando "porque, consultados el Instituto Confucio y las escuelas Wudao y Serrato, no han informado".

No menos importante es la vertiente económica: a cada alumno le sale el curso a 1.100 euros anuales, y para completarlo se necesitan tres años. "¿Cómo se gestionan estos aspectos entre la entidad privada y la UGR?, preguntan desde el colectivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios