Aljibes de Granada

El Aljibe del Rey, el pozo de la Alcazaba

  • Ubicado en el corazón del Albaicín, el Aljibe del Rey fue la pieza clave para suministrar el agua en la zona; su gran capacidad, además, le permitía ser el único del que los aguadores podían sacar agua para vender

Comentarios 1

PRESENTE desde el siglo XI, este es el más grande de los aljibes de Granada. En su día cercano al palacio del rey, hoy es el edificio en el que se encuentra la sede de la Fundación Emasagra.

Nombre: Aljibe del Rey. Se conoce también con los nombres de Aljibe Viejo y Aljibe Grande de la Alcazaba, Alcadim o Jibb al-Qadim.

Ubicación: Está situado en la Placeta del Cristo de las Azucenas, dentro del recinto de la Alcazaba antigua, dominando la zona donde se ubicó el palacio del rey Badis (1038-1077) y posteriormente, el palacio nazarí de la Daralhorra, que se surtía de este aljibe por el ramal del que forma parte el llamado Arco de las Monjas. En la actualidad sus bóvedas quedan dentro del llamado Carmen del Aljibe del Rey.

Descripción: El mayor de los aljibes islámicos de Granada. Presenta restos de la existencia de dos lumbreras en cada bóveda, cuadradas, de 0,50 metros de lado, excepto una de forma circular cuyo diámetro es de 0,60 metros. Esta característica no aparece en ningún otro de los aljibes estudiados, y parece indicar que el suministro de agua de la acequia se complementaba con el procedente de la lluvia, que se recogería en una terraza pavimentada situada sobre las bóvedas.

La boca del aljibe se sitúa en el ángulo sur-este, dentro de un volumen exterior, adosado a las tapias del carmen, que aparece de construcción moderna. Constituye una sencilla portada con arco de medio punto, enmarcado por un alfiz, sobre el que hay un dintel decorativo, siguiendo la tradición granadina. En el centro se sitúa el arquito rebajado de la boca. Todo ello ha sido realizado con ladrillo, y se cubre con un pequeño tejado a dos aguas con alero de canecillos de madera, que fue renovado en 1985, pues se encontraba muy deteriorado. Consta de cuatro naves paralelas cubiertas por bóvedas de medio cañón que apoyan en los muros extremos y en tres arquerías centrales de cuatro arcos de medio punto cada una, sobre pilares cuadrados. Las arquerías terminan en pilares adosados a los muros, por lo que en total hay nueve pilares exentos y seis adosados, todos ellos de 0,60 x 0,60 metros. El interior está enlucido y la solería está constituida simplemente por una capa de hormigón de cal.

La longitud de sus bóvedas es de 10,63 metros, su anchura media de 2,40 y su altura de 3,82, siendo el ancho total del aljibe de 11,37 metros.

Con una capacidad de más de 300 metros cúbicos, dobla a los otros dos aljibes granadinos conservados que superan los 100 metros cúbicos: los de la Capilla Real y de las Tomasas. Debido a su tamaño, era el único del que los aguadores podían sacar agua para vender.

construcción: Tanto por su emplazamiento como por la función que desempeñaba al ser el mayor aljibe de la Alcazaba parece probable que se construyera cuando la dinastía zirí se estableció en ésta, es decir, en el siglo XI.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios