Granada

Antecedentes con una bebé fallecida a los 18 meses

  • La familia fue declarada "en riesgo" hasta tres veces cuando vivía en Ciudad Real

La familia vive en una casa-cueva en pésimas condiciones de habitabilidad. La familia vive en una casa-cueva en pésimas condiciones de habitabilidad.

La familia vive en una casa-cueva en pésimas condiciones de habitabilidad. / G. H.

En el informe elaborado por la Junta para ordenar el inicio del procedimiento de desamparo de los 13 hijos más pequeños de Juan Manuel H. H., hay constancia también de que fue detectado un presunto "maltrato infantil con la tipología de negligencia/abandono/físico/cognitivo, con la valoración de grave", por parte de los padres hacia una de las hijas que tuvo con María Dolores y que falleció con sólo 18 meses de edad. De ahí que se aluda a una "historia previa de informes de maltrato/abandono". La muerte de este bebé se registró hace ocho años, en 2010.

Los antecedentes son largos y vienen de atrás. Además de las circunstancias de ese fallecimiento mencionado, el informe refleja que hay constancia de la Delegación de Bienestar Social de Ciudad Real declaró hasta en tres ocasiones "la situación de riesgo de las unidades familiares de María Dolores Y María Soledad", durante las estancias de este núcleo familiar en esta provincia de Castilla la Mancha.

Constan medidas de protección a hijos menores y otros familiares desde 1999

También se mencionan "medidas de protección" a familiares (hermanos, hijos...) menores en 1999, sobrinos y el último episodio con la hija de 15 años.

El "control disciplinario" que a juicio de los técnicos de la Junta ejercía Juan Manuel H. sobre toda su familia habría sido aplicado mediante "amenazas, humillaciones y supuesto maltrato físico". Se trata de una "perversa disciplina" en la que "privilegia, proporciona atenciones y trata con condescendencia" a quienes se sometían, mientras que aplicaba el trato opuesto a los que no acataban cualquiera de sus normas. En ese control también habría una distinción por sexos, de tal modo que actuaba "discriminando a las mujeres y las niñas y ejerciendo un mayor control sobre ellas". Carecían de autonomía para salir solas a la calle, hacer gestiones y tomar decisiones. Su actitud era de sumisión, según los informes, a causa del miedo a posibles represalias en esa dinámica de control absoluto. El padre contaba para ello con la colaboración de algunas personas de su "absoluta confianza" que "vigilaban al resto de los miembros" de la unidad familiar y transmitían a Juan Manuel los pasos de cada uno para que él pudiera aplicar las medidas sobre ellos.

Entre los indicadores de más alto riesgo que la Junta ha detectado en el ámbito familiar de El Canuto están ese presunto "abuso sexual" hacia la menor que se investiga en el juzgado, pero que podría afectar a "otras hermanas", según el informe. También se refleja en el documento la "exposición a situaciones de violencia de pareja y entre otros miembros de la unidad convivencial", además de "maltrato emocional" y "maltrato físico", fundamentado en las "manifestaciones realizadas ante la Guardia Civil".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios