Granada

Balduino paseará siempre por Motril

  • La ciudad recuerda la muerte del monarca dando su nombre al paseo marítimo y con una exposición

El paseo de Motril luce desde ayer su nuevo nombre: Paseo Marítimo Rey Balduino. Un homenaje al monarca por su relación con la ciudad costera que se aprobó en un pleno celebrado en 1993, año en el que murió en su finca motrileña Astrida el 31 de julio.

El descubrimiento de una placa por parte del alcalde de Motril, Carlos Rojas, con la inscripción Paseo Marítimo Rey Balduino ha sido el primer acto celebrado por el ayuntamiento motrileño para conmemorar el quince aniversario de la desaparición del monarca. En un sencillo y emotivo acto, Rojas recordó la figura del Rey Balduino, del cual destacó su "inteligencia política" así como su "aportación a la Europa común", y afirmó que el secreto de ser un "gran monarca y una mejor persona" fue su "enorme capacidad de amar".

El alcalde puso al Rey Balduino como ejemplo para muchos políticos, pues llevó "los principios por encima de otros intereses", a la vez que recordó la "huella imborrable" que dejó en los motrileños.

Además, el primer edil expresó su deseo de que el nombre de la ciudad no sea conocido como el lugar de su muerte, sino como "el rincón de sol, verdes y azules que siempre le daban vida".

Al descubrimiento de la placa acudieron responsables municipales, personajes de la vida política y miembros de los cuerpos de seguridad, así como personas que tuvieron una especial relación personal con el Rey Balduino, como los caseros de su residencia Astrida.

Acto seguido, la comitiva municipal, se desplazó hasta la Casa Condesa Torre-Isabel, donde se ha abierto una muestra que hace un recorrido por la vida del rey, cuya principal artífice ha sido la concejal de Relaciones Institucionales, Elena Vallejo.

Una treintena de fotos de gran tamaño pertenecientes a la vida pública del monarca y su esposa forman esta exposición, así como recortes de la prensa de 1993 en los que se recogió la noticia de su fallecimiento en Motril.

También se exponen varios objetos que pertenecieron al monarca, como un curioso 'kit' de Eucaristía para celebrar misa que regaló al padre Ferrer, que le solía acompañar en sus excursiones a la Sierra, o una botella conmemorativa del enlace matrimonial con Fabiola.

Dos episodios de su vida que acontecieron en Motril y que quedaron plasmados en las imágenes que ahora se exponen fueron una de las visitas de los Reyes de España a la ciudad y su llegada al Club Náutico así como la asistencia del matrimonio real belga a un festival de música folclórica que se celebraba en la época en la que Juan José Escribano era alcalde de la localidad costera.

En septiembre, Motril espera contar con la asistencia de miembros de la familia real belga al I Festival de Música Sacra Rey Balduino, que será el colofón al programa de actos conmemorativos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios