Granada

Bernina 1930, toda una vida de calidad y buen hacer

Entrar a la calle Almireceros, paralela a Gran Vía, es encontrarse a pocos metros de distancia con dos de los nombres míticos de esta ciudad: Bernina 1930 y Los Italianos, ninguno de ellos necesita explicación. Bernina 1930 es el nuevo local de una saga que comenzó en los años 20 cuando el abuelo Antonio, uno de los mejores confiteros de la época, dejó su Motril natal para abrir negocios en Granada. Fundó la cafetería Alhambra y la bombonería Florentia, de la calle Recogidas. Por eso no hay que confundir Bernina, 1930 con el cercano Puerta de Bernina, que pertenece a otros propietarios. Pasaron los años, los hijos tomaron el relevo y uno de ellos, el conocido Antonio 'Bernina' supo elevar a la máxima categoría esta firma que ha ofrecido su exquisito catering en las fiestas y eventos más importantes de Granada. El estilo, clase y delicadeza de Antonio Fernández 'Bernina', ha estado presente durante muchos años en el Festival Internacional de Música y Danza. Reunirse en su barra de manteles blancos, antes o en el intermedio de los espectáculos, era obligado para vivir las noches de Festival en toda su intensidad. Se la recuerda como toda una pasarela gourmet llena de glamour, un lugar de encuentros y risas, de anécdotas, de romances, donde merendar o cenar. Quién no recuerda a la Reina Doña Sofía elogiando los famosos bombones con forma de piano que Bernina elaboraba como nadie y ofrecía en unas preciosas bandejas. Sin olvidar esas limonadas con hierbabuena míticas, tan granadinas y deliciosas. También las medias noches con un delicioso pan y los sandwiches. La vida pasa, el relevo de este conocido negocio lo ha tomado ahora Susana Fernández, la joven e ilusionada sobrina de Antonio. Ella es la encargada de llevar el nuevo negocio de la calle Almireceros 4, de aspecto muy fresco pero con un guiño al pasado, gracias a las fotografías antiguas de Granada que adornan su carta y cuelgan de las paredes. En 'Bernina 1930 se pueden paladear los sabores míticos de la casa, desde la bollería a los bocaditos saladitos. Tienen un estupendo brunch diario al precio de siete euros, ofrecen tapas a cualquier hora, gazpacho y salmorejo, hay pan y cerveza para celíacos, las cañas son de Cervezas Alhambra. Ofrecen deliciosas tablas de ahumados, ibéricos, patés o saludable. Las tapas se pueden elegir y hay tortillita de perejil, sobrasada con queso gratinado, entre otras. Y para quien tenga un antojo dulce, los famosos pasteles que elaboran desde siempre, como el conocido 'Apperley, de chocolate o de fresa, que lleva el nombre del conocido pintor inglés afincado en Granada o los esponjosos merengues. Además de poder llevar a casa lo que cada uno desee, Bernina 1930 también ofrece el mejor champán. Cuentan con una terraza y abren desde las 7:30 para ofrecer desayunos, a 12 de la noche y 1:30 los fines de semana. El diseño de la carta llama la atención por la elegante 'B' de Bernina, emblema de esta mítica casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios