Granada

CajaGranada culmina su proceso de ajuste convirtiéndose en fundación

  • Este paso, impuesto por el Gobierno, tendrá que ser adoptado por todas las cajas antes de que acabe el año

Comentarios 3

El proceso de reestructuración de CajaGranada ha llegando a su última etapa. Al menos, según las directrices impuestas hasta ahora por Europa y el Gobierno central. Ayer, la Asamblea General de CajaGranada aprobó la disolución de la caja y su conversión en una fundación ordinaria, un paso impuesto por la Ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias, que obliga a todas aquellas cajas que ejercen su actividad como entidad de crédito a través de una entidad bancaria -es el caso de CajaGranada, unida a Sa Nostra y Caja Murcia en BMN- a transformarse en una fundación. De hecho, después del proceso de reestructuración de las cajas sólo seguirán funcionando como cajas de ahorro propiamente dichas dos pequeñas entidades: Caixa Ontinyent y Caja Pollença.

Aunque desde CajaGranada aseguraron ayer que el funcionamiento de la entidad seguirá siendo el mismo, lo cierto es que el cambio jurídico que supone la transformación en fundación sí que conllevará algunas variaciones notables desde el punto de vista jurídico. Por ejemplo, desaparecen la Asamblea, el Consejo de Administración y la Comisión de Control y se transforman en un Patronato que contará con 12 miembros. Lo que no cambiará será la figura del presidente, que seguirá ostentando Antonio Jara, y del vicepresidente, que continuará siendo Luis González.

El acuerdo de transformación aprobado ayer por la entidad -que sigue un proceso que ya han hecho algunas cajas, como La Caixa, y que se verán obligadas a hacer el resto antes de que termine el ejercicio- comprende la aprobación de los estatutos de CajaGranada Fundación, así como la designación de su patronato, patrimonio y actividad. Una vez que se lleve a cabo, se habrá culminado el último proceso de la reestructuración de la caja granadina.

En la asamblea, en la que también se aprobaron las cuentas anuales y el informe de gestión de su Consejo de Administración, así como la liquidación del presupuesto y memoria de actividades de la Obra Social y el plan de acción para 2014, Antonio Jara realizó un repaso por los cambios que ha debido abordar CajaGranada desde que comenzó la crisis "Nada ha sido fácil en estos últimos años. Desde CajaGranada se ha hecho un gran trabajo y, cualquiera que mire con objetividad el actual panorama de nuestro sistema financiero deberá reconocer que nuestra posición no es, ni mucho menos, la peor de las posibles". Jara recordó que en apenas cuatro años "ocho disposiciones normativas con rango de ley nos han requerido mayor tamaño primero; reestructuración y ajustes después; solvencia más tarde; recapitalización a continuación; saneamiento y mayores provisiones al día siguiente; crédito siempre... Y todo ello en fase económica recesiva, sin que la economía acabase de despegar, con un crecimiento galopante del desempleo, la morosidad creciendo y los márgenes cayendo".

El presidente de la entidad granadina aseguró que en esta nueva etapa que comienza ahora CajaGranada la entidad no dejará a un lado las funciones que le son naturales. "CajaGranada estará atenta a la política y a la acción financiera de BMN en nuestro territorio, en tanto que accionistas del grupo y los clientes de BMN-CajaGranadaseguirán teniendo en nosotros a un accionista de referencia, atento a sus necesidades e intereses, velando porque se presten los imprescindibles servicios financieros a las familias, las pymes, las cooperativas y los emprendedores. Además, nuestra acción social seguirá prestándose, como siempre, con el soporte financiero del dividendo que nuestra participación accionarial nos proporcione".

De hecho, el vicepresidente primero de CajaGranada, Luis González, garantizó durante la asamblea el "compromiso" de la entidad con la actividad social y solidaria. Según informó ayer la entidad, González avanzó que la Fundación se ha fijado como objetivo para los próximos meses impulsar la cercanía a los ciudadanos y a sus necesidades, colaborando con el resto de asociaciones y colectivos que están realizando "una imprescindible labor de ayuda a la comunidad".

Pero no todo el mundo está de acuerdo con este proceso ni cree que el funcionamiento de la caja vaya a seguir siendo el mismo. Ayer, el coordinador provincial de IU, Manuel Morales, aseguró que la conversión en fundación supone la "liquidación" de CajaGranada, "la consumación del desmantelamiento de una entidad financiera que era propiedad de los granadinos" y que ahora se queda "reducida a una fundación propietaria del 3% de un banco con sede en Madrid".

Para mostrar su descontento, IU se abstuvo ayer en la asamblea que debatió sobre el futuro de la entidad. Y culpó de la situación al PP y al PSOE, que "legalmente, la dirección que han diseñado a través de sus decisiones políticas conduce inexorablemente a su disolución como caja sin opciones". De ahí que Morales exigiera responsabilidades a los representantes en Granada de los dos grandes partidos, Teresa Jiménez y Sebastián Pérez. "Han diseñado un circuito envenenado para CajaGranada y los granadinos hemos perdido poder de decisión sobre nuestra capacidad de ahorro y control público sobre nuestra capacidad de generación de crédito".

También desde Izquierda Socialista se mostraron críticos con la decisión obligada por las directrices gubernamentales y europeas. Según la formación, "CajaGranada ha tapado el agujero de Caja Murcia y Sa Nostra y ha sido bancarizada y mal vendida por el PP y el PSOE", por lo que exigió una auditoría y la presentación de responsabilidades por parte de Antonio Jara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios