GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Día Mundial Contra el Cáncer

El 75% de los enfermos de cáncer en Granada carecen de apoyo psicológico profesional

  • La AECC atiende a 1.000 de los 4.000 pacientes que lo necesitan en la provincia

  • La asociación pide que la Sanidad Pública incorpore estos servicios psicológicos

Ante el diagnóstico de cáncer cabe esperar reacciones de miedo, ira, ansiedad, tristeza o abatimiento. En Granada, cada año unas 5.000 personas reciben esta noticia y de ella, tan solo una pequeña parte recibe un apoyo psicológico que ayude, primero a digerir y luego a convivir con una realidad que durará mientras se supera la enfermedad. En Granada de las 4.000 personas que necesitarían esta atención tan solo la reciben unas 1.000.

La respuesta del paciente “normalmente forma parte de un proceso de adaptación a la situación aunque en el 30% de las personas (tanto pacientes como familiares) este tipo de respuesta alcanza un nivel significativo y deriva en complicaciones psicopatológicas y en un nivel de sufrimiento muy grave”, explicaba esta mañana Mari Ángeles Hernández Molinero coordinadora del departamento de psicooncología de la AECC de la delegación de Granada. La asociación ha instalado un stand en la Fuente de las Batallas para informar sobre su labor psicosocial tanto para pacientes como para familiares.

En el día 4 de febrero de este año, Día Mundial Contra el Cáncer, la asociación quiere poner de manifiesto los resultados del informe elaborado por el Observatorio del Cáncer AECC Sobre la atención psicológica a pacientes de cáncer y familiares en España que constata, según ha indicado Hernández Molinero, que este tipo de atención hay personas que no están suficientemente bien atendidas y que, en concreto, en Andalucía en Plan de Cáncer no está vigente.

“Aproximadamente el 94% de las comunidades autónomas no atiende este tipo de necesidades especiales y concretamente el 48% de los hospitales públicos no atienden estas necesidades y el 52% lo atienden de una manera insuficiente”.

En cuanto a atención psicológica o soporte emocional se diferencian dos niveles. El básico (empatía y escucha), que proporciona cualquier profesional en el Sistema público, aunque no se da en todos los casos y el paciente se encuentra ante la frialdad de algunas batas blancas. Y la especializada y directa que se requiere “cuando se alcanzan esos niveles de malestar”.

“Lo primero que piensas es que te vas a morir en un mes, después lo que intentas es gestionarlo porque es cierto que cuando te lo diagnostican te explican lo que tienes, cómo te van a atender pero nadie te apoya ni te orienta. Nadie te ordena la mente. Por eso, necesitamos un tratamiento paralelo psicológico porque te llevas un palo grande y necesitas que alguien te oriente y te diga cómo gestionar todos esos sentimientos”. Son palabras de Estela Martín, que en la actualidad se encuentra luchando contra varios tumores y que tras la noticia, hace 5 años y medio, se puso en contacto con la asociación para pedirles ayuda.

Los familiares de una persona con cáncer también necesitan una guía en ese camino que de pronto pierde todas las luces. No saber cómo actuar, la falta de conocimiento sobre la enfermedad y muchas veces la incertidumbre que viene acompañada de la frustración, causa en los seres queridos un deterioro emocional que hace que también necesiten ese apoyo y esa luz que proporcionan los profesionales especializados en los problemas psicológicos y emocionales de quien tiene al cáncer cerca.

El marido de Isabel Guarinos falleció hace 10 meses a causa de un cáncer. “Cuando te dicen que tienes un cáncer de estómago en estadio 4 con una metástasis ósea tremenda, te quedas sin saber por dónde llega eso y ves que lo acepta pero día a día ves cómo esa ira y esa impotencia tan grande que él tiene afecta mucho al entorno familiar”. Isabel tiene tres hijas y su familia era normal, cuenta, hasta ese momento en el que todo “se volvió un desastre”. “Mi marido se volvió agresivo, no físicamente, pero sí mentalmente”.

En el hospital de día le recomendaron la labor de la AECC y a día de hoy, dijo, tanto ella como su hija siguen acudiendo a tratamiento con Mari Ángeles Hernández. Su marido también acudió y cuenta Isabel que éste cambió por completo: “se volvió una persona comunicativa, cariñosa y muy de aprovechar el poco tiempo que tenía, para mí fue la salvación”.

En cuanto a los datos globales que ofrece la AECC sitúa a unas 236.000 personas en España, 33.000 en Andalucía y en Granada unas 4.000 personas, necesitaría tratamiento psicológico especializado. Ante esta carencia la AECC desde hace más de 30 años viene prestando este servicio y actualmente cuentan con más de 250 psicólogos en todo el territorio nacional. En España ha recibido esta atención 31.000 personas, Andalucía más de 5.000 y en Granada unas 1.000.

Ante estos datos, desde la asociación exigen que “la atención sea integral y que incorpore este tipo de servicios para las necesidades psicológicas tanto para el paciente como para la familia porque el sufrimiento se da en todo el sistema familiar”.

Por otro lado piden tres medidas concretas: que el malestar emocional se incluya en la historia clínica tanto de los pacientes como de las familias y se incorpore como un signo vital más (igual que la temperatura o la presión arterial); también que se realice la derivación necesaria para recibir la atención psicológica especializada y por último, por supuesto que se garantice este tipo de necesidades en tiempo y forma y sean cubiertas por el sistema público o bien por la incorporación de otro tipo servicios por parte de entidades sin ánimo de lucro o de la misma AECC”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios