Festival de la Guitarra

El recital de Carmen Muyor y Quique Peña tuvo un acento granadino

  • El argumento que utilizan son canciones y coplas populares españolas y latinoamericanas, en un permanente viajar de uno a otro lado del Atlántico

El recital de Carmen Muyor y Quique Peña tuvo un acento granadino

El recital de Carmen Muyor y Quique Peña tuvo un acento granadino / Jesús Jiménez / Photographerssports

Las canciones son textos que se convierten en música y acompañarlos con una guitarra es una fórmula muy popular, que a la vez puede alcanzar lo sublime. Carmen Muyor y Quique Peña lo consiguen. Su recital con el título “Amarraditos” ha formado parte de la programación del V Festival Internacional de la Guitarra. Ella es almeriense, aunque está muy vinculada a Granada donde estudió musicología, y él nació en Madrid, pero estudió en el Real Conservatorio Superior Victoria Eugenia. El argumento que utilizan son canciones y coplas populares españolas y latinoamericanas, en un permanente viajar de uno a otro lado del Atlántico.

Deseaban que su actuación en Granada tuviera un componente especial y por eso incluyeron en el programa la célebre copla Calle Elvira que popularizara el siglo pasado Paquito Rodríguez. También quisieron interpretar una de las canciones populares de García Lorca, en cuyo Centro Cultural se desarrolló el espectáculo y eligieron el Zorongo Gitano. Canciones de toda la vida, pero con un tratamiento especial, con los arreglos de este genial dúo, como en el caso de La llorona, tema de origen mexicano que ellos acabaron con una petenera de Almería o la versión trágica, como la propia letra, de María de portuguesa de Carlos Cano. Así fueron desgranando diversos estilos, como boleros o valses y terminaron con las Habaneras de Cádiz, también de Carlos Cano, en las que el público pudo colaborar acompañando el compás de las palmas.

Carmen y Quique llevan cinco años como dúo. El comienzo del confinamiento derivado de la pandemia, coincidió con el día en que iban a presentar en el almeriense Teatro Apolo su último trabajo discográfico. Ahora retoman proyectos y disponen de suficientes argumentos. Canción y copla lo permiten. Con emoción, comentaron al principio de su actuación que era la primera vez que desde que comenzó la actual situación sanitaria, que podían trabajar en un teatro cerrado. Hasta ahora lo han hecho en espacios abiertos. El futuro siempre está por escribir. En su caso se vislumbra prometedor y pasa por mostrarnos que muchas de nuestras canciones antiguas han traspasado el umbral de lo costumbrista o de la moda y son ya clásicos en cuyo cultivo van a poner su empeño.

Carmen tiene una voz impresionante, en todos los registros, tanto en los más pianos como en los más fuertes. Su afinación es extraordinaria. Quique dispone de una gran técnica y sabe ocupar el papel de guitarrista acompañante, sin restar ni un solo grado de protagonismo a la cantante, que además frasea de una manera impresionante, lo cual es muy de agradecer, pues en este tipo de composiciones encontramos letras conmovedoras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios