Granada

Casas inundadas, calles anegadas y coches flotando, los efectos del temporal en Riofrío

  • Las fuertes lluvias desbordaron ayer los ríos Frío y Salado

  • La piscifactoría y el puente romano han sufrido daños

  • Motril también registró incidencias

Estado en el que quedó el puente romano de la pedanía lojeña tras el temporal. Estado en el que quedó el puente romano de la pedanía lojeña tras el temporal.

Estado en el que quedó el puente romano de la pedanía lojeña tras el temporal. / redes sociales

"Una situación catastrófica". De este modo catalogó el alcalde de Loja, Joaquín Camacho, lo ocurrido la tarde de ayer en la pedanía lojeña de Riofrío. El temporal provocó que los ríos Salado y Frío se desbordaran a su paso por la localidad, arrasando todo lo que encontraban a su paso. Viviendas totalmente anegadas, calles en las que el nivel del agua llegaba por encima de las rodillas, y vehículos flotando arrastrados por la corriente, eran algunas de las estampas que dejaron las fuertes lluvias de la tarde de ayer en esta pedanía del Poniente, pero que tampoco pasaron inadvertidas por otros puntos de la provincia.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) había activado la alerta amarilla a partir de las dos de la tarde por precipitaciones acumuladas en una hora de hasta 20 milímetros. El aviso estaba activo hasta la medianoche, pero fue a primera hora de la tarde cuando el temporal se cebó con Granada y, pese a que no hubo que lamentar daños personales, sí que provocó numerosos destrozos.

El Ayuntamiento de Loja abrirá el lunes una oficina para atender a las personas afectadas

En la Costa, Motril fue la localidad que se llevó la peor parte. Una tormenta que no duró más de media hora provocó inundaciones en la zona de Los Álamos y la Rambla de los Capuchinos. Pese a que según indicaron fuentes del Servicio de Emergencias 112 no hubo que lamentar grandes daños, algunos bajos y viviendas sufrieron inundaciones y los Bomberos tuvieron que actuar en varias calles de la localidad.

El norte de la provincia tampoco fue una excepción. Baza, que hace unas semanas sufrió una fuerte granizada que dejó numerosos daños en la agricultura de la comarca, volvió a tener algunas incidencias a consecuencia de la tormenta. También hubo calles anegadas en municipios del Área Metropolitana como Monachil, Gójar o La Zubia, municipio en el que el alcalde, Antonio Molina, anunció que trasladará a la oposición un plan de inversiones para actuar en las zonas "inundables" de la localidad.

Pero sin duda, fue el Poniente granadino la parte de la provincia que quedó más devastada. Riofrío perdió sus calles para contar con numerosos canales de agua, en los que los coches -hay contabilizado más de medio centenar- 'circulaban' flotando arrastrados por la corriente. Los ríos, a su paso por esta pedanía de Loja, se desbordaron y anegaron viviendas, locales, restaurantes, árboles y todo lo que encontraban a su paso. Incluso la iglesia, que también se inundó, sufrió el desprendimiento de un muro.

Tampoco quedó exento el puente romano y califal que ha sufrido graves daños, pero la peor parte se la llevó la piscifactoría. La empresa quedó totalmente borrada del mapa tras el paso del temporal y no quedó rastro de los esturiones.

También el municipio de Loja sufrió anegaciones de bajos y viviendas, y riadas por sus calles, por lo que los efectivos de emergencias de la localidad tuvieron que repartirse para atender a las decenas de incidencias que se dieron sobre todo entre las 16:00 y las 17:00 horas.

Durante toda la tarde, los vecinos y los efectivos se emplearon a fondo para tratar de devolver la localidad a la normalidad, tras una situación "catastrófica" como indicó el propio alcalde de Loja, Joaquín Camacho. Según indicaron fuentes del servicio de Emergencias, una veintena de edificios quedaron anegados, por lo que desde el Ayuntamiento de Loja se informó que el lunes abrirán una oficina para atender a todas las personas afectadas por las fuertes lluvias.

Asimismo, el temporal también provocó cortes de tráfico por todo el mapa andaluz. La línea ferroviaria Sevilla-Granada-Almería tuvo que interrumpirse pasadas las 18:35 horas y no fue restablecida hasta cinco horas más tarde.

Para la jornada de hoy, continúan los avisos por temporal en toda la provincia, donde la AEMET ha activado la alerta naranja ya que la previsión es que se recojan hasta 30 litros de agua en una hora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios