Granada

Convenio de 2008: el proyecto para enterrar las vías que pudo ser y no fue

  • La capital firmó un acuerdo para sufragar el 20% del coste

  • A cambio recibía más de 200.000 metros

Convenio de 2008: el proyecto para enterrar las vías que pudo ser y no fue Convenio de 2008: el proyecto para enterrar las vías que pudo ser y no fue

Convenio de 2008: el proyecto para enterrar las vías que pudo ser y no fue

Comentarios 2

El alcalde de Granada, Paco Cuenca, rescató ayer el proyecto de soterramiento del AVE redactado en 2008 ante la petición vecinal que clama por acabar con el muro de la "vergüenza". Fue en enero de ese año cuando el Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento cerraron un primer acuerdo para la llegada de la Alta Velocidad que obligaba a desviar el curso del río Beiro y propiciaría la llegada del tren a la estación bajo tierra. Tal y como publicó este periódico, el proyecto acordaba la llegada del AVE en trinchera primero, durante un kilómetro, para después quedar soterrado totalmente a la altura del colegio Eugenia de Montijo, situado a 1.000 metros de Renfe, a una profundidad de 6,5 metros.

En febrero de ese año, se anunció que el acuerdo del AVE reportaría a la capital 200.000 metros cuadrados de suelo de la estación de Renfe y espacio de talleres situado en la entrada de la Chana. El Ayuntamiento tenía previsto utilizar estos terrenos para hacer frente a sus aportaciones dentro del convenio rubricado con el Ministerio y la Junta para costear el proyecto. Además, el consistorio se comprometió a sufragar la construcción de los talleres en su nueva ubicación.

En el convenio también se acordó que la Junta asumiese un 20% del coste y el Gobierno 60%

El ex alcalde de Granada, José Torres Hurtado, anunció que el coste de la actuación estaría asumido económicamente por las tres administraciones con los siguientes porcentajes: el Ministerio aportaría el 60% del total; la Junta, el 20% y la capital, el 20% restante. Respecto al uso de los terrenos de Renfe por parte de la capital, Torres Hurtado explicó que era pronto para detallar los usos teniendo en cuenta que se desconocía en ese momento el coste del plan, aunque ya anticipó que el proyecto de soterramiento sería muy costoso. Curiosamente el ex alcalde hizo esta declaración antes de que Rafael Moneo presentara un ambicioso diseño de estación de tren que suponía un coste superior a 700 millones.

Ya entonces la capital descartó la construcción de viviendas libres ya que estos terrenos están calificados dentro del sistema general de espacios libres. Sin embargo, en 2008 si se valoró la posibilidad de construir viviendas en el suelo de los talleres, ya que según el PGOU son los únicos terrenos calificados como aprovechamiento residencial. Por último, el convenio recogía la comunicación del barrio de Los Pajaritos con la UGR y, además, hacer "una estación moderna para la ciudad". Otra de las medidas acordabas pasaba por desviar la línea de Moreda de forma paralela a la futura segunda circunvalación lo que dejaría un espacio libre para comunicar la zona Norte con la Chana y la Circunvalación.

El valor del suelo que recibiría el Ayuntamiento mediante ese acuerdo estaba valorado en 109 millones de ingresos en 2011. La Gerencia de Urbanismo redactó un análisis ese año para estimar los ingresos que los terrenos de 210.000 metros cuadrados brindarían a la ciudad: en torno a 109 millones de euros. En ese momento, la primera fase para soterrar el AVE por la Chana y la construcción de la estación tenían un coste de 423 millones. El Ayuntamiento tendría que afrontar, según el acuerdo, 250. ¿Cómo? en principio a través de plusvalías podrían reunirse 109 millones pero, ¿de donde sacar los 140 restantes? Esta era la gran incógnita. El Ayuntamiento barajó construir hasta 154.000 metros de vivienda libre y 66.000 de VPO. Al final no hizo falta responder a esta pregunta. En marzo de 2012 la ministra Ana Pastor ya advirtió que este proyecto era poco realista. En octubre de 2012 Fomento confirmó que se abandonaba la idea de levantar la estación y anunció que el AVE llegaría a Andaluces en superficie en una primera fase y, posteriormente, se estudiaría la segunda fase para su soterramiento. Desde entonces los vecinos no han dejado de pelear. En medio, el ex alcalde de Granada planteó la construcción de una estación en el Cerrillo de Maracena que fue descartada. Cobró fuerza, otra vez, la llegada a Andaluces en dos fases que ahora, el regidor granadino, Paco Cuenca, desea concretar al máximo para que sea una realidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios