Sucesos

Un vecino de Cúllar arrastra a su perro durante medio kilómetro y se enfrenta a una mujer que acudió en su socorro

  • El animal se encuentra recuperándose de las graves heridas en una clínica veterinaria

El pasado jueves por la mañana una vecina del municipio de Cúllar salió de su casa en junto a su hijo de nueve años cuando se encontró con la desagradable estampa. Un vecino de la localidad arrastraba a un perro atado al coche mediante una cadena. "Había trozos de carne por el suelo", relata la testigo. 

La denunciante corrió en socorro del animal y logró rescatarlo, pero tuvo que defenderse del violento vecino de 75 años amenazó con un palo y que "es conocido en la localidad porque es peligroso". 

Los agentes del Seprona se personaron en el lugar y dieron parte de lo sucedido. El animal fue arrastrado durante medio kilómetro perdiendo partes del cuerpo y sangre en gran cantidad. Actualmente se recupera en una clínica veterinaria con grandes dificultades debido a las heridas, puesto que no puede recibir puntos por la falta de carne en sus extremidades.

El perro tras ser atendido por los servicios vetereniarios El perro tras ser atendido por los servicios vetereniarios

El perro tras ser atendido por los servicios vetereniarios / G. H.

La vecina de la localidad denuncia que ya dio aviso de la situación del animal, atado a un árbol desde su nacimiento, pero que debido a problemas de financiación de la protectora de Huéscar (que recoge los casos sucedidos en Cúllar) no se pudo actuar.

Actualmente, esta vecina y colaboradora en diversas asociaciones protectoras de Granada, trabaja conjuntamente con el Ayuntamiento para la solución de estos problemas, y ha querido agradecer tanto a los Agentes del Seprona, por su buen trato y compromiso con el caso, como al Ayuntamiento de Cúllar, que se ha encargado de todos los gastos relacionados con la recuperación del animal.

Detalles de las heridas, ya curadas, producidas en las patas del perro Detalles de las heridas, ya curadas, producidas en las patas del perro

Detalles de las heridas, ya curadas, producidas en las patas del perro / G. H.

La testigo, además, expresa su preocupación debido a que teme represalias por parte del agresor y cuenta que la situación "llegó a tal punto de violencia que mi hijo ahora se encuentra en un tratamiento con tranquilizantes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios