GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Granada

Cultura prohíbe a Urbanismo que selle con hormigón las cuevas de San Miguel

  • Para el organismo, la propuesta municipal supone una actuación 'drástica' que no cumple con las garantías de protección del entorno

Después de varios años de polémica a golpe de excavadora, el Ayuntamiento de Granada no podrá sellar con hormigón las Cuevas de San Miguel. Así lo afirma la Comisión del Patrimonio que ha rechazado la propuesta municipal de cerrar las cuevas para siempre.

Para este organismo, sellar los alojamientos, que tienen incluso suelos con hormigón y regenerar el talud natural con una posterior hidrosiembra supone una actuación "drástica" que no cumple con las garantías de protección a las que está sometido este entorno.

Esta decisión se abordó en la última sesión de la Comisión Provincial donde se trataron las propuestas municipales para la regeneración del Cerro de San Miguel, después de que el pasado marzo la entidad local procediera al desalojo de los moradores de varias cuevas alegando que corrían "peligro", dado el estado en que se encuentran estos espacios, y de que abogara por aplicar medidas más contundentes para evitar que sean reabiertos.

Concretamente, el Ayuntamiento de Granada ha propuesto dos soluciones, o bien cerrar las cuevas con hormigón o eliminar la protección ecológica y declarar el suelo como residencial, siendo ambas rechazas por la Comisión de Patrimonio, según informaron a Europa Press fuentes de la Delegación de Cultura de la Junta en Granada, departamento que dirige Ana Gámez.

Respecto a la primera opción, advierten de que el cierre efectivo de cada cueva con hormigón en masa y la regeneración del talud natural con una posterior hidrosiembra es una actuación "drástica" que podría suponer la degradación del terreno y del paisaje, no cumpliendo las garantías de protección a las que está sometido el suelo, según se halla recogido en el Plan Albaicín, que lo contempla como suelo no urbanizable de especial protección ecológica.

La segunda opción, que implica eliminar la protección y declarar el suelo como residencial, tampoco se considera, puesto que carece "de una mínima argumentación que la sustente, no siendo la vocación de ese suelo residencial, por su ubicación y valores paisajísticos y ecológicos".

Respecto a la "exigencia" del Ayuntamiento de que Cultura inicie con urgencia las prospecciones y excavaciones arqueológicas necesarias, la Delegación Territorial de Educación, Cultura y Deporte subrayó que "la obligación de la intervención arqueológica recae legalmente en el promotor de la obra", en este caso el Consistorio, al que solicita que "se haga cargo de sus responsabilidades al respecto".

Mientras tanto, los moradores de las Cuevas de San Miguel continúan haciendo su vida lejos del papeleo y los trámites burocráticos o de lo que pronto se les avecina. Después de que el Ayuntamiento de Granada procediese al desalojo de ocho cuevas, numerosos vecinos volvieron días después al entorno para sacar la tierra y, en definitiva, volver a casa. No obstante, muchas de las personas que residían en estos espacios, se han marchado ante las constantes amenazas de desalojo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios