Granada

Dar nombre a la placeta sin nombre

  • Abren una petición de firmas para bautizar la placeta de la calle de la Gloria con el pintor George Apperley

Monolito con la estatua de George Apperley, que preside la placeta de la Calle de la Gloria. Monolito con la estatua de George Apperley, que preside la placeta de la Calle de la Gloria.

Monolito con la estatua de George Apperley, que preside la placeta de la Calle de la Gloria. / J. J. MEDINA

Entre las reviradas rutas del Albaicín, las calles que suben de la Carrera del Darro a San Juan de los Reyes llaman la atención por su rectitud. En una de ellas, la calle Gloria, se abre una placeta sin nombre, sin placa que la identifique, y con un pequeño pilar presidido por una estatuilla antecedida por un enrejado. La figura es la del pintor inglés George Owen Apperley, cuya familia acaba de iniciar una petición de firmas a través de la plataforma change.org "para que se nombre la innominada placeta de la Calle Gloria, en el bajo Albaicín", con el nombre del artista británico.

Apperley nació en Ventnor, en la isla de Wight, al sur de Gran Bretaña, en 1884 y se estableció en Granada en 1917 tras haber realizado varios viajes previos. De una relación con Enriqueta Contreras nacieron dos hijos, Jorge y Enrique. Es el segundo de estos quien están promoviendo a través de las redes sociales que esta placeta lleve el nombre de su padre. Apperley se integró a la perfección con la ciudad y sus costumbres, y ayudó a preservar las tradiciones. En sus obras era temática habitual los monumentos de la ciudad, vistas, escenas costumbristas y rincones señalados del Albaicín. El pintor se trasladó a Tánger en los años 30 del siglo pasado aunque siguió realizando viajes esporádicos a la ciudad, donde dejó un abundante legado. Falleció en la ciudad marroquí en el año 1960.

En el año 2007, bajo el mandato de José Torres Hurtado, se inauguró la rehabilitación de esta placeta de la Calle Gloria, conformada en su laterales por el Callejón del mismo nombre. La familia del artista donó a la ciudad la estatua, de algo más de medio metro de tamaño y esculpida por Mariano Benlliure, para colocarla en el centro de la misma a la espalda de un pequeño pilar cuyo caño rompe el silencio de este escondido rincón del Albaicín bajo.

A día de hoy, la placeta no aparece en el callejero de la ciudad y en múltiples ocasiones, el hijo del artista, Jorge Apperley, ha apelado a las autoridades de la ciudad para darle oficialidad al lugar con el nombre del pintor, como expresó en diferentes ocasiones a través de las redes sociales.

La petición a través de change.org se encuentra bajo el nombre "Que el Ayuntamiento de Granada llame a la placeta de la Gloria G. O. Apperley pintor", y está cerca de lograr su pretensión inicial de 200 firmas. Al cierre de esta edición, la iniciativa llevaba suscritas 176 voluntades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios