Granada

Denuncian la aparición de 'cargos fantasma' en facturas de Emucesa

  • Desde la privatización del servicio en 2014 han aparecido nuevos conceptos como la gestión funeraria o el pago del personal de apoyo en sala

  • Las cuentas siguen en continuo aumento

La escultura de la bella durmiente es una de las más famosas del cementerio de San José. La escultura de la bella durmiente es una de las más famosas del cementerio de San José.

La escultura de la bella durmiente es una de las más famosas del cementerio de San José. / g. h.

La muerte es un negocio rentable pero, en Granada, desde la privatización del cementerio de San José, lo es mucho más. Según los datos a los que ha tenido acceso este periódico la cifra de negocio del camposanto granadino, desde su privatización en el año 2013 no ha dejado de aumentar. En el año 2010 cuando la empresa era 100% de titularidad pública ingresó 3.668.051 euros. En 2011 fueron 3.510.003 euros y en 2012 se alcanzaron los 3.925.634. En el año 2013, el último -previo a la privatización-, Emucesa alcanzó una cifra de negocio de 3.780.630. ¿Qué ha pasado desde entonces? La tendencia al alza ha sido constante pues en el momento en el que entró el socio privado la cifra aumentó a 4.998.411 euros en 2014; a 5.672.947 euros en 2015; un total de 6.181.938 euros en 2016 para bajar en 2017 a 5.881.483 euros.

Pese a este ligero descenso de 2017, a nadie se le escapa que el negocio va bien teniendo en cuenta que este dato supone una diferencia de 2.100.853 euros respecto a 2013 cuando todavía era de titularidad pública lo que supone un 55% más del volumen de negocio de los cuales, 5.240.431 se corresponden con la prestación de servicio y 641.052 de las ventas.

La duda que ponen sobre la mesa algunas empresas funerarias y grupos municipales como Vamos Granada es, si la tarifas se han mantienen congeladas en los dos últimos años, ¿cómo siguen aumentado los ingresos? La aparición de conceptos 'fantasma' que antes no se cobraban puede responder a este interrogante.

En el año 2015, un año después de iniciar la gestión del cementerio de San José, Emucesa incrementó las tarifas de algunos de sus servicios. Por ejemplo, se incrementó el coste del precio de algunos ataúdes en cantidades que oscilan entre los 200 y los 300 euros aunque algunos, como el modelo 303 pasó de 2.350 a 3.000 lo que supone 650 euros más. El depósito en cámara frigorífica se incrementó en 177 euros pasando de 102 a 280. Cabe resaltar que también hubo servicios que redujeron su precio fundamentalmente las urnas, seguramente por ese interés de promover las cremaciones e incineraciones tendencia para abaratar el coste y ganar espacio.

En 2016 el Consejo de Administración decidió mantener la congelación de las tarifas. Sin embargo, en 2017 en la comisión de tarifas del cementerio se propuso una subida para 2018 del 1,6% -equivalente al IPC- justificada por un aumento de costes de un 2'7%, y que con las modificaciones propuestas habría supuesto un incremento encubierto del 6'6%. Esta medida fue tumbada finalmente por lo que se mantuvieron un año más los precios.

La cifra de negocio, no obstante sigue en ascenso. Entre los motivos destaca la puesta en servicio de un servicio integral de funeraria que se estrenó en noviembre de 2013 y por la que la empresa se convierte en la encargada de los trámites y las gestiones del difunto. Sin embargo, según detallan funerarias consultadas, parte de estos ingresos proceden también de conceptos "fantasma" que han ido apareciendo en las facturas como la gestión funeraria o el personal de apoyo en las instalaciones. Por ejemplo un conjunto de facturas consultadas por este periódico indica que el velatorio y la cremación de una persona tuvo un coste en 2013 de 1.273 (IVA incluido) euros. Este documento indica que el coste de la tanatosala fue de 428 euros, el espacio de culto 35,43, la cremación del cadáver 809 y la urna 21. En 2014 la tanatosala pasa a costar 484 euros mientras que aparecen nuevos conceptos como el personal de apoyo en las instalaciones (181 euros), la gestión funeraria (84,70) o el funeral, 90 euros. La cremación pasa a 928 mientras que la urna sigue costando 21.

Otro de los ejemplos responde a las facturas por inhumación en nicho en propiedad. Por ejemplo, en diciembre de 2013 el coste de un servicio de este tipo ascendió a 1.163 euros e incluía la apertura del nicho, los trabajos auxiliares con un resto, la reducción de restos, la bolsa biodegradable, el depósito de restos, la tanatosala, el espacio de culto, la inhumación en nicho, la licencia para trabajos de lápida y la inscripción del beneficiario. Un servicio muy similar ya en 2014 ascendía a 1.727 euros e incluía los nuevos conceptos citados con anterioridad: personal de apoyo en instalaciones (150 euros), la tanatosala, la gestión funeraria o el funeral.

Pero además, Emucesa ha ampliado sus servicios como funeraria haciendo la competencia al resto de empresas del sector desde un lugar privilegiado: el cementerio de Granada. Por ejemplo, cuando Emucesa habla de los requisitos mínimos para proceder a una exhumación, no queda ahí su información: "Ponemos a su disposición una amplia gama de urnas, miniurnas, relicarios y joyas para las cenizas, así como diversas opciones, algunas exclusivas, para inhumar, depositar o esparcir las cenizas en el Cementerio Municipal San José de Granada", detalla en su página web que se ha convertido en un auténtico catálogo de servicios. También disponen de un servicio de marmolistería s para cenizas, y la posibilidad de enviar flores o mandar un mensaje de ánimo a las familias a través de la web.

La venta de Emucesa se materializó en el pleno de septiembre de 2014 tras la licitación y adjudicación del servicio por concurso público a la empresa asturiana Inversiones Reunidas del Norte S. L.con el 49% de las acciones. Dos años antes, en julio de 2012 el PP anunció su intención de privatizar el servicio, una maniobra en aquel entonces sencilla teniendo en cuenta que el PP ostentaba la mayoría absoluta. Ningún partido de los presentes en aquel entonces (PSOE, IU y UPyD) apoyó la medida en aquel momento cuando la concejal delegada de Emucesa, María Francés, aseguró que con la externalización del servicio se buscaba "reducir los riesgos y garantizar la viabilidad de la empresa pensando en el largo plazo". Por su parte, el ex alcalde, José Torres Hurtado, aseguró que la privatización se hacía en ese momento porque "aún obtiene beneficios" teniendo en cuenta que en 2012 tuvo un cierre positivo de 300.000 euros de beneficio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios