UGR

Desestimada la querella de un profesor de la Universidad de Granada contra dos docentes, un estudiante y el jefe de Inspección

  • Les denunció por un supuesto delito de prevaricación 

Sede de la Audiencia Provincial. Sede de la Audiencia Provincial.

Sede de la Audiencia Provincial. / R. G.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada ha desestimado el recurso de apelación contra el auto del Juzgado de Instrucción número 7 de Granada que desestimó a su vez la querella de un profesor de la Universidad de Granada contra otros dos docentes universitarios, el inspector jefe de la UGR y un estudiante “por supuesto delito de prevaricación”. El querellante, tras dictarse el auto del Juzgado de Instrucción, interpuso recurso de apelación ante la Audiencia Provincial en el que solicitó la admisión a trámite de su denuncia.

El “origen del problema”, según señala el auto de la Audiencia Provincial, está en las quejas “de buena parte de los alumnos por el sistema de evaluación del profesor”. Los estudiantes denunciaron “la gran disparidad” entre el temario de la guía docente de la asignatura y la guía didáctica del profesor. Una resolución de la rectora, Pilar Aranda, permitió “excepcionalmente” que los matriculados en la asignatura del docente querellante se pudieran examinar con él conforme al temario impartido por el profesor o bien examinarse mediante un tribunal. En la denuncia se indica que los estudiantes no estaban conformes con someterse a evaluación continua, “por haber copiado o plagiado o simplemente no presentado el trabajo que se les encomendó sobre ciertos aspectos de la novela de Don Quijote”, según recoge el auto sobre la querella presentada por el docente. Éste manifestó que el hecho de que se autorizara la evaluación por parte de un tribunal suponía “la lesión de su libertad de cátedra” ya que se le “desposeyó de su derecho de evaluar a la mayor parte de sus alumnos de aquel curso sin causa justificada”.

En el auto, se señala por parte de los magistrados de la Audiencia que “diremos que lo que más sorprende de la querella es que no se haya dirigido contra la rectora de la UGR que al fin y a la postre fue la que dictó la resolución” que permitía la segunda fórmula de evaluación. Esa resolución fue anulada por sentencia judicial. También señala que no se explica en la querella en qué se basa la acción contra uno de los docentes o contra el inspector jefe. Asimismo, apunta que aunque se haya declarado nula la resolución del Rectorado “y con ello la formación del tribunal creado para examinar a los alumnos”, no quedan anulados los exámenes realizados ni las notas obtenidas por los estudiantes “por estimarlos terceros de buena fe”.

Los magistrados entienden que la decisión del Juzgado de Instrucción es “ajustada a Derecho” y desestiman el recurso de apelación al no tener los hechos “la consistencia criminal de una prevaricación”. El auto también determina que “no cabe ulterior recurso”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios