Granada

Endesa pone en servicio una nueva línea de media tensión en la zona Norte de Granada para evitar los cortes de luz

  • Pese a las actuaciones desde 2020, la compañía asegura que sigue soportando cargas por encima de lo contratado

Endesa pone en servicio una nueva línea de media tensión en la zona Norte de Granada para evitar los cortes de luz Endesa pone en servicio una nueva línea de media tensión en la zona Norte de Granada para evitar los cortes de luz

Endesa pone en servicio una nueva línea de media tensión en la zona Norte de Granada para evitar los cortes de luz / G. H.

Endesa ha invertido 440.000 euros en la puesta en servicio hoy de una nueva línea de media tensión, de 20 kilovoltios, en la Zona Norte de Granada. Esta nueva actuación tiene el objetivo de reducir la saturación que sufren en concreto 8 centros de transformación ubicados en esta zona de Granada donde el 65% de la energía que se demanda se hace de forma fraudulenta, según los datos obtenidos de la reciente auditoria llevada a cabo por la Junta de Andalucía.

La instalación de esta nueva línea de media tensión se ha llevado a cabo en tiempo récord a pesar de la dificultad de tener que llevar a cabo una canalización de 2,5 kilómetros desde la Subestación Pulianas hasta la Zona Norte. La nueva infraestructura se une a las ya puestas en servicio el pasado año, en un plan especial en el que Endesa ha llegado a invertir 3,5 millones de euros para intentar paliar la problemática que generan los enganches ilegales en esta zona de la capital granadina.  

Aumento de las incidencias a pesar de los 3 millones de inversión

Tras el Plan excepcional de Inversión llevado a cabo por Endesa desde diciembre de 2019, que ha supuesto el refuerzo de toda la red de media y baja tensión existente y la instalación de cuatro nuevos centros de transformación instalados en tiempo récord en las calles Puerto Lumbreras, José Acosta Medina, Pintor Joaquín Capulino Jaúregui y Pedro Machuca, se ha conseguido aumentar la potencia instalada un 200% en la zona. 

Todas estas instalaciones puestas en servicio en los barrios de La Paz, Rey Badis y Cartuja, donde hay 2.300 viviendas, cuentan ahora con una potencia como para dar suministro a 11.000 puntos de consumo.   

Sin embargo, la red de distribución sigue soportando cargas muy por encima de la potencia contratada que ocasionan daños en las instalaciones nuevas, aun estando sobredimensionadas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios