Granada

Francesco Arcuri: "Mi único interés es que mis hijos tengan tranquilidad"

  • El exmarido de Juana Rivas la acusa de ser muestra de "lo opuesto"

  • Defiende que actúa motivado por el "bienestar" de los menores

Francesco Arcuri durante una de las vistas judiciales en Granada. Francesco Arcuri durante una de las vistas judiciales en Granada.

Francesco Arcuri durante una de las vistas judiciales en Granada. / g. h.

Francesco Arcuri, expareja de Juana Rivas, dijo ayer que el "único interés" que lo mueve y moverá es el "superior beneficio" de sus hijos para que sigan con la "estabilidad y tranquilidad" que tienen ahora en Carloforte (Italia) y cree que las acciones de la madre son la "muestra palpable" de lo opuesto.

A través de una comunicado de prensa remitido por su equipo jurídico, el padre de los hijos de Juana Rivas se refiere a las "incontables intervenciones" que esa vecina de Maracena ofrece "casi a diario en televisiones y en prensa española". "Esta parte continúa asistiendo atónita a la visión de la realidad que, día tras día, pretende mostrar Rivas en sus comparecencias públicas", recoge el comunicado, en el que el letrado Enrique Zambrano sostiene que ella "sigue demostrando no respetar la justicia de dos países como son España e Italia".

Su letrado sostiene que Juana sigue sin "respetar" la Justicia de Italia y España

También lamenta que, aprovechando la ocasión, continúe "intentando denostar" a Arcuri, progenitor designado como responsable de la guarda y custodia de sus hijos. El equipo jurídico recuerda que, desde mayo a finales de julio, se ha llevado a cabo el informe pericial -con intervención de peritos de ambas partes- en el proceso por la guardia y justicia que tramita el Tribunal de Cagliari, en la isla italiana de Cerdeña. En el desarrollo de dichas sesiones de trabajo han examinado minuciosamente tanto a los dos padres, el entorno de los mismos y a los dos hijos menores.

El abogado considera que el referido informe pericial es "procesal y formalmente irreprochable" y aclara que, el pasado 27 de septiembre en la vista ante el Tribunal de Cagliari y tras constatar que no era "favorable" a Rivas ni a sus pretensiones, la representación de ella solicitó que se le entregaran los registros de las grabaciones de las sesiones con los hijos menores. A su vez, esta parte pidió que se diera plazo para las conclusiones finales al entender que ya no había "nada más que discutir, en vista del demoledor informe".

"Este asunto no es más que el de muchísimos progenitores con hijos en común y en conflicto de pareja, que acuden al juzgado a resolver sus disensiones, pero que desafortunadamente ha puesto a Arcuri y a sus hijos en una posición mediática que nunca han deseado", señala el comunicado.

Según su letrado, el padre siempre ha confiado en "reconducir" el asunto, antes de la celebración del juicio penal por sustracción de menores, con un cambio de actitud de Rivas, "ateniéndose a la verdad, no a su verdad", para zanjarlo en beneficio de los hijos.

Se refiere por tanto a una situación que la propia Rivas "se ha creado" y a la que ha añadido acciones judiciales frente Arcuri en España e Italia, "que sin lugar a dudas se le van a volver en contra y que empeorarán la que ya tiene", añade.

Rivas, que recogió este pasado martes en persona la notificación de la sentencia que la condena a cinco años de cárcel y a seis de inhabilitación para la patria potestad de sus dos hijos por permanecer en paradero desconocido con ellos durante casi un mes en verano de 2017, insistió en pedir justicia para que sus hijos no vean que la "apalean" y la castigan. El fallo la obliga también a pagar las costas procesales, incluidas las de la acusación, y a indemnizar con 30.000 euros a su expareja, condenado en 2009 por maltrato y al que ella volvió a denunciar en 2016.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios