Ayer y hoy

El Gordo en Granada cayó por un error

  • El número 9029, comprado por error, fue premiado con 30 millones de pesetas

  • Dicen que rectificar es de sabios, pero equivocarse hizo en Granada millonarios

  • 800 familias se vieron beneficiadas

Viñetas de humor sobre el sorteo. Viñetas de humor sobre el sorteo.

Viñetas de humor sobre el sorteo. / J.L.D.

La prensa nacional se hizo eco del premio gordo de Navidad que no había caído en Granada desde el siglo XIX. Ahora, cantado por el niño de San Ildefonso Antonio Álvarez el 22 de diciembre de 1942, el número 9029 hizo rica a media Granada. Los décimos fueron distribuidos por el tesorero del Centro Artístico señor Peramos Paniza y, verificado el premio, quedaron depositados en el Banco Español de Crédito.

Humor gráfico por López Sancho. Humor gráfico por López Sancho.

Humor gráfico por López Sancho. / J.L.D.

Una feliz confusión de la corazonada de su madre Luisa parece que fue la que hizo que se adquiriera en la administración de Lotería de Puerta Real este número, cuyas cifras sumaban 20 y no 21 que es lo que buscaba el comprador. Una vez comprobado el número se dio cuenta del error y pensó devolverlo, pero la suerte quiso que fuera ese precisamente el premiado. No obstante el señor Peramos volvió a la administración para comprar el número 28.434 que este sí sumaba 21, por si acaso. Quería seguir el consejo de su madre doña Luisa que celebraba su santo el día 21 de junio. En esto de los números se dan curiosas anécdotas. El primer sorteo navideño fue el 18 de diciembre de 1811 en Cádiz; cayó el premio gordo con el número 3604 cuyas cifras curiosamente sumaban 13, terror de los supersticiosos que en esto de la lotería son abundantes.

Notas de prensa. Notas de prensa.

Notas de prensa.

Fue este del año 1942 el primer premio gordo caído en Granada en el siglo XX, pero no era la primera vez que nos visitaba. Leemos en las hemerotecas que ya cayó en la Navidad de 1855 durante el llamado Bienio Progresista en los días que gobernaba el general Espartero bajo el reinado de Isabel II; de nuevo tuvimos suerte con el gordo de 1869 y por fin cerramos el siglo XIX cuando en 1892 se cambia el nombre de Prósperos Premios para pasar a llamarse Sorteo de Navidad, celebrado el 23 de diciembre; ese año se vendieron en España billetes por valor de 26 millones de pesetas, se devolvieron en premios 18 millones, con lo que el Estado se embolsó 8 millones, más el 1% de los premios y reintegros que había repartido. El Estado nunca es tonto, aunque lo maneje un tonto.

Entre las curiosas circunstancias que rodearon este agraciado sorteo de 1942 está la que protagonizó el señor Martínez Rioboó, socio del Centro Artístico y secretario de la Facultad de Medicina, al que le tocó millón y medio de pesetas (de 1942) con la faltica que le hacía; puesto que precisamente había sido avisado de desahucio por el propietario de la casa en la que vivía con sus cinco hijos y un nieto. El señor Rioboó tuvo el generoso detalle de costear el título de Licenciado en Medicina a un alumno necesitado. El Ayuntamiento ofrecía una beca para pagar un solo título y se presentaron dos candidatos; el segundo corrió a cargo de Rioboó. Por su parte el señor Peramos también abrió con 5.000 pesetas una suscripción popular de ayuda a la obra social del padre Pedro Manjón Lastra, la Fundación Manjoniana. ¡Y dicen que somos ‘agarraos’!

Niños de San Ildefonso. Niños de San Ildefonso.

Niños de San Ildefonso. / J.L.D.

Lo bonito de este sorteo fue que además de los socios del Centro Artístico pillaron algún pellizco las telefonistas, la limpiadora, los camareros, el limpiabotas y hasta el botones Juan de Dios. La Banda Municipal salió tocando alegres pasodobles por las calles de Granada. La prensa local cometió la indiscreción de citar con nombres y apellidos a algunos de los agraciados: el fotógrafo de Ideal Torres Molina, el director de la Academia del Carmen, Sebastián Pérez, el pintor Gabriel Morcillo, el músico Adolfo Montero y el catedrático Alfonso Gámiz. Pronto aparecerían los pedigüeños.

No faltaron las notas de los humoristas gráficos López Sancho y José María Miranda; este nos dejó una simpática tira en las que se anunciaban “productos típicos”: Pescá de Almuñecar; Pestiños de Vélez y Lotería de Granada. Eso fue ayer. Tengan hoy suerte mis lectores y si se equivocan de número, no rectifiquen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios