Salud

Granada, pionera en la detección de la enfermedad rara QT Largo

  • De 100 perros de Canem, seis trabajan en Granada en detección de diabetes y epilepsia y esta patología

Araceli García, su hijo Pepe Castilla y su perra Cuba Araceli García, su hijo Pepe Castilla y su perra Cuba

Araceli García, su hijo Pepe Castilla y su perra Cuba / Alex Cámara (Granada)

Los perros de Canem no sólo pueden ayudar a enfermos de diabetes y epilepsia. Ahora también, de forma pionera se está trabajando con un paciente de Granada para que el perro aprenda a anticipar las crisis de una enfermedad rara que se denomina QT Largo tal y como informa la psicopedagoga de la asociación Lidia Nicuesa. Sin embargo, la mayoría de los animales están entrenados para las crisis de hipogluciemia.

Pepe Castilla es un niño granadino que cumplirá en mayo los 12 años. Desde los 18 meses en que le fue detectada, convive con la diabetes. Cuenta con todo tipo de adelantos tecnológicos para controlarla, desde bomba de insulina hasta y sensores que conectan con un reloj en la muñeca de su padre para señalar el grado de glucosa en sangre cada pocos minutos. Pero desde hace octubre de 2018 cuenta con un mecanismo más: Cuba, una de las perritas de Canem.

Su madre, Araceli García, relata que Cuba es el “complemento perfecto” a estos nuevos recursos tecnológicos porque “a veces fallan y también hay momentos en los que tienen que estar recargándose”.

Cuba en efecto ha detectado bajadas de azúcar cuando los gadgets sanitarios han fallado o mientras las baterías se están recargando y los sensores no funcionan y, además, ha actuado de forma emocional. “Nosotros no queríamos que mis hijos tuviesen perro y así Pepe lo ha visto como algo bueno que tiene la diabetes”, explica Araceli.

Además, entre los perros de asistencia y sus dueños se estable lo que Araceli García califica como “un feeling muy especial”. Como los perros tienen que estar pendientes del paciente, duermen, comen, juegan y pueden hacer deporte con él. “Normalmente Cuba no acompaña a Pepe al colegio por las mañanas. Por la noche es cuando está más pendientes porque hay más riesgos, así que por la mañana ella se queda sola descansando”, dice Araceli.

Y así ha sido porque cuenta que Cuba, además de anticiparse a la hora de detectar una caída de la glucosa ha marcado bajadas de azúcar alguna noche que los sensores han fallado. Pero en lo que Pepe está más contento es en la conexión tan especial que tiene con su perra, que viaja con él y puede entrar a los restaurantes incluso, como los perros guía de los ciegos.

Eso despertó los recelos de su hermano pequeño, que no veía a Cuba como el perro de la familia sino de Pepe y finalmente también ha salido ganado porque los sus padres le han comprado a él un pequeño perro salchicha.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios