Educación Granada

Con falda al instituto: el debate que también llega a Granada

  • Las redes sociales impulsan un movimiento reivindicativo que tiene en esta prenda su eje

Un grupo de escolares con falda, en una imagen de archivo. Un grupo de escolares con falda, en una imagen de archivo.

Un grupo de escolares con falda, en una imagen de archivo. / R. G.

Varios estudiantes de un instituto de Granada decidieron ir a clase el pasado día 4 de noviembre con falda a clase. Hicieron esto impulsados posiblemente por un movimiento que se tejió en internet. Ese día tenían docencia presencial y salieron de casa con la idea de reivindicar la idea de Mikel, el alumno de Bilbao que ha sido objeto de un movimiento de solidaridad tras denunciar que en su centro se le llevó al psicólogo por llevar falda "porque me apetecía".

Los estudiantes granadinos llegaron a clase con esta prenda, asociada normalmente en la cultura occidental con la mujer. Después de su acción, la bruma de las redes sociales ha dejado quizá el debate sobre este movimiento contra las etiquetas y los roles en un segundo plano. Quizá porque las teclas de los móviles no alientan precisamente un foro de debate, sino la impulsividad. A esto hay que añadir la edad tanto de los protagonistas de la historia como de algunos de los que han convertido en viral el relato. 

Más allá de los comentarios en redes, desde la dirección del centro se indica a este diario que el personal y el equipo directivo han apoyado y apoyan las manifestaciones dirigidas a promover la libertad y causas sociales. También hubo una reunión con las familias, de la que todos salieron "con buen talante". "No se trató en ningún momento de forma inapropiada" a los estudiantes. ¿Por qué el revuelo en redes? ¿Estransgresor ir con falda?

El coordinador para la Diversidad LGTBI de la Universidad de Granada, Pedro Carlos López, indicó que "todo lo que es romper es transgresor". Asimismo, considera que el que haya jóvenes con iniciativas como ésta es "muy necesario". Llevar falda es una cuestión que ya llamó la atención en los años 80, con personajes muy populares que hicieron de su indumentaria parte del espectáculo y del mensaje que querían lanzar. Ahora los estudiantes que en España llevaron falda el 4 de noviembre por Mikel posiblemente únicamente conozcan a Miguel Bosé de sus mensajes sobre el 5G. O ni eso. Hombres con falda se ven en las pasarelas, y es una prenda que no está vinculada al género en otras culturas. Pero llevarla en el instituto resulta noticia. ¿Por qué? "Falta mucha concienciación en todos los niveles", apunta López sobre la campaña nacida de la experiencia de Mikel. Para el experto, esta visibilización promueve el interés y que se busque información.

Sobre cómo desarrollar una acción de protesta de estas características, López apuesta por la comunicación, también en el ámbito familiar. También aboga por abordar cómo se lanza ese mensaje. "Las redes sociales son el medio de la gente joven", recalca. Todo lo que hacen lo vuelcan ahí. Conviven con sus móviles y ahí encuentran el espacio para socializar, aunque posiblemente desconozcan el alcance que sus publicaciones pueden llegar a tener. "Es importante en cualquier temática que se aborde la cuestión de las redes sociales", también en el terreno de la identidad o de género. López señala que emplear las redes (plataformas como Tik Tok o Instagram) puede ser "muy efectivo de primeras", pero "no sabemos cómo avanza" ni las repercusiones que puede tener para los propios protagonistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios