Granada

Granada tiene los gimnasios más baratos de toda España

  • El precio medio nacional es de 56 euros, 16 euros más que en Granada

La cuota mensual media en un gimnasio de Granada es de 40 euros. Algo que, quizás, no suponga un dato significativo a no ser que, a renglón seguido, se afirme que la media nacional es de 56 euros. Así lo afirma un estudio realizado por Consumer Eroski, que ha analizado seis variables de 200 gimnasios de toda España, de los que 10 estaban ubicados de la capital granadina.

Según el informe, "los granadinos pueden llegar a ahorrarse hasta el 55 por ciento en la cuota mensual dependiendo del establecimiento al que acudan". Porque, prosigue, el gimnasio más caro tiene una cuota de 64 euros mientras el más barato rebajaba la cuantía de la aportación mensual a 29 euros. Mención aparte, según Consumer Eroski, merecen los establecimientos que tienen "zonas de agua o SPA", en los que la mensualidad crece hasta los 52 euros de media.

Todo eso sin la matrícula, "requisito exigido en cuatro de los diez gimnasios visitados" para realizar el informe, hecho público ayer. Si había que abonarla, el precio medio era de 41 euros, bastante lejos los 70 euros establecidos en la media nacional. Precio, en el caso granadino, que vuelve a subir si el establecimiento tiene SPA hasta los 57 euros. Precios aparte, los gimnasios de Granada superan la prueba "pero con un mediocre aceptable", misma cualificación que merece la relación entre calidad y precio.

Sin embargo, el estudio también afirma que "la peor calificación" de estos establecimientos en la capital es para el asesoramiento y la atención al cliente, llegando a un "aceptable" que, no obstante, supera al "regular" de la media nacional. El informe destaca que "ninguno de los establecimientos visitados ofrecía seguro médico" y la mayoría "se limitaba a contar con un seguro de responsabilidad civil". Consumer Eroski también califica de "grave" que sólo uno de la decena de gimnasios visitados realizase examen médico al cliente antes "de que comience con la práctica del ejercicio con el fin de conocer cuál es su forma física". Por ello, a los autores del estudio no les extraña que "nueve de los diez gimnasios no preguntaran al técnico (que hacía el estudio) sobre su estado de salud y sus hábitos de vida".

En todos los que contaban con servicio de rayos UVA informaban de los peligros que puede entrañar su uso y en siete de cada diez advertían de los efectos contraproducentes de la sauna y el jacuzzi.

Mejor valoración recibió, según el informe, el estado de las instalaciones de los gimnasios, ya que consiguen un "bien". El equipamiento de las salas, la iluminación, la ventilación y la limpieza tanto de las máquinas como de los vestuarios y aseos son algunos de los elementos valorados. Todos los establecimientos contaban con extintores, aunque sólo en uno se observaron salidas de emergencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios