Ayuntamiento

Granada, modelo para la OCDE por su sistema de depuración de agua

  • Una misión está en la capital para analizar el éxito de convertir las depuradoras en biofactorías y exportarlo a otras ciudades

Un momento del encuentro con el alcalde en el Ayuntamiento Un momento del encuentro con el alcalde en el Ayuntamiento

Un momento del encuentro con el alcalde en el Ayuntamiento / J. A.

Mientras que los sistemas de tratamiento de aguas del Cinturón urgen ser renovados y la Fiscalía se querella contra 13 alcaldes por vertidos de aguas residuales, Granada se convierte en “ciudad modelo y de referencia” en el tratamiento de los residuos y es reconocida incluso por la OCDE por su gestión, que exportará al resto del mundo. Una contraposición que resulta llamativa.

La capital ha sido seleccionada dentro de un pull de 20 ciudades de todo el mundo por el trabajo que se hace por la economía circular. Es decir, por la puesta en marcha de medidas que prioricen la calidad de vida, la mejora del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, por encima de los costes y cuestiones económicas a corto plazo.

Dentro de estas políticas Granada va a exportar un modelo de éxito en cuanto a la gestión del agua: la conversión de la depuradora en una biofactoría. Según la coordinadora de la OCDE para la interrelación de ciudades en torno a la economía circular, Oriana Romano, están “muy entusiasmados de trabajar con Granada y un punto de partida importante con la transformación de la depuradora en biofactoría, ejemplo de que un bien como el agua, los residuos y la energía pueden interactuar”.

La misión de la OCDE va a trabajar un tiempo aquí en Granada y desarrollar el proyecto de economía circular durante 2019 para después lanzar un informe final sobre la experiencia de Granada, sus oportunidades y estrategia futura, para 2020.

El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, aseguró ayer que uno de los retos “del país y de Granada es trabajar para la calidad vida, del medio ambiente, la reducción residuos y, sobre todo, un modelo económico para avanzar en la calidad de vida y medidas contra el cambio climático”. Y en eso los ayuntamientos son clave. Y el de Granada parte ya como de los mejores posicionados.

“Granada es un modelo de éxito en ámbitos de gestión y planificación. Hemos cambiado un paradigma. Ya no hablamos de depuradora, que necesitan mucha energía eléctrica. Ya generamos de los residuos y de los lodos más energía de la que demandamos. El propio tratamiento del agua es autosuficiente y es un modelo de éxito en todo el mundo en el que se ha fijado la OCDE, por lo que es un reconocimiento muy importante para nosotros”, matizó el alcalde, que situó a Granada junto a un grupo de ciudades como Vancouver, París, Londres o Amsterdam como referencia en el uso y tratamientos.

Emasagra, dentro de estos principios de la economía circular, transformó las estaciones de depuración de aguas residuales (Edar) en biofactorías: Biofactoría Sur y la Biofactoría Vados (antiguas Edar Sur y Oeste, respectivamente). En 2017 el agua tratada en Vados fue de 5,3 millones de metros cúbicos y en la Sur, de 18 millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios