Municipal

Granada inicia los trámites para aprobar un nuevo PGOU tras 20 años con una norma urbanística obsoleta

  • Es la primera capital andaluza que pide a la Junta la creación de la mesa de trabajo para el cambio del plan general

  • En la provincia también lo han pedido los ayuntamientos de Ogíjares y de Cájar

  • La Junta anuncia una revisión del POTAUG, el plan que afecta a la capital y el Cinturón

Granada inicia los trámites para aprobar un nuevo PGOU tras 20 años con una norma urbanística obsoleta Granada inicia los trámites para aprobar un nuevo PGOU tras 20 años con una norma urbanística obsoleta

Granada inicia los trámites para aprobar un nuevo PGOU tras 20 años con una norma urbanística obsoleta / Antonio L. Juárez / Photographerssports

El Urbanismo de Granada ha dado hoy el pistoletazo de salida de los trámites que supondrá adaptarse a los tiempos y diseñar el urbanismo del futuro. La capital ha iniciado los trámites para la revisión y actualización del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), tras 20 años con un plan obsoleto y que traía ya más problemas que ventajas. Lo hará para adaptar el urbanismo a las necesidades actuales sociales y de vivienda, para adaptarse al nuevo mercado, para apostar por la sostenibilidad, la vida de barrios, la rehabilitación del centro y la intervención en zonas degradadas.

El Ayuntamiento ha publicado ya en el portal de contratación la primera fase para estos trabajos, con una inversión de 500.000 euros, y se calcula que Granada podrá tener un nuevo PGOU en 4 años. 

El concejal de Urbanismo, Luis González, ha recordado una frase del matemático Alan Turing: "Poco se puede saber del futuro pero sabemos lo suficiente para darnos cuenta de que hay mucho que hacer", que le ha servido para anunciar que "hoy comenzamos a hacer ese futuro del urbanismo en Granada".

Con el inicio de la tramitación para la revisión y actualización del PGOTU de Granada, González ha recordado que el actual es de 2001 y que no está adaptado a los cambios en la ciudad y su estructura económica y social. Por eso ha habido desde entonces que ir tirando de innovaciones y modificaciones, por lo que ha agradecido la labor del equipo de Urbanismo. 

El cambio irá de la mano con la nueva ley de urbanismo de Andalucía, para adaptarse a ella. "Hoy comienza un proceso complicado, que durará 4 años, con un coste importante. Son diferentes fases y proyectos y no se podrán hacer sin la participación de instituciones, colectivos, ciudadanos, no será el resultado de un partido o un equipo de gobierno, es el del acuerdo de todas las instituciones y partidos porque definirá la actuación del futuro, por lo que pedimos el compromiso de todos", ha dicho. 

El alcalde de Granada, Luis Salvador, ha valorado que "por primera vez en muchos años el urbanismo solo da noticias positivas.  Son tiempos nuevos para el Ayuntamiento y para Andalucía y con días como hoy se demuestra con hechos lo que hemos plasmado en acuerdos electorales y que trabajamos como un equipo único por la ciudad".

La consejera de Fomento de la Junta, Marifrán Carazo, ha estado en el Ayuntamiento con todo el equipo de Urbanismo y ha agradecido la valentía del Ayuntamiento al iniciar este procedimiento, "que siempre genera dudas y que habéis tomado a bien iniciar la redacción de un nuevo PGOU para Granada", por lo que ha garantizado el acompañamiento continuo de la Junta. Según Carazo, en 2021 se tendrá aprobada la nueva ley andaluza y "el PGOU de Granada va a ir de la mano de esa nueva ley".

Presentación de los trámites Presentación de los trámites

Presentación de los trámites / Jesús Jiménez / Photographerssports

Carazo ha dicho que Granada va a ser la primera de Andalucía que cuente con una mesa de trabajo para aprobar ese plan. En Andalucía lo han solicitado ya una treintena de municipios pero Granada es la primera capital que aprovecha la propuesta de decreto de la Junta para crear mesas permanentes de trabajo para materializar los trabajo. "Tenemos una ley antigua, de 20 años, con modificaciones y planes generales antiguos porque muchos ayuntamientos no se atrevieron a proponer un PGOU por el largo procedimiento, costoso y enrevesado que consistía todo. Con la nueva ley agilizamos y mejoramos para que los ayuntamientos no se encuentren con la carrera de obstáculos que ha impedido nuevos PGOU", ha explicado la consejera.

"No era de recibo lo de antes y se aprobaban con una media de 9 años porque la Junta intervenía al final en la aprobación definitiva y ahí expresaban las dificultades. Queremos acompañar a los ayuntamientos desde el  rincipio para su aprobación definitiva, que compete a la junta tras el impulso de los ayuntaientos", ha reiterado.

En la provincia de Granada han pedido también el inicio de los trabajos los ayuntamientos de Ogíjares y Cájar. En el caso de Ogíjares, lleva años atrapado en las trabas burocráticas y eso ha impedido por ejemplo que se materialice la ampliación del PTS en su suelo aprobada hace ya más de 12 años.

La consejera de Fomento ha anunciado también que "al mismo tiempo que el Ayuntamiento ha decidido este camino para aprobar un nuevo PGOU también la Junta ha iniciado el procedimiento para revisar el POTAUG de la ciudad y su área metropolitana, para ir acompañando el nuevo planeamiento". Ya hay un primer esquema de esa revisión. "Empezamos revisando el plan territorial de la Costa Tropical, que este fin de semana se ha publicado en BOJA, y hay menos de un año de para aprobarlo. En ese camino están otros planeamientos como el POTAUG sobre el que vamos a trabajar con acuerdo y lealtad con los ayuntamientos", ha explicado la consejera.

La Junta asegura también que el nuevo PGOU de Granada en momentos de crisis como la actual será fundamental para "incentivar la inversión, que Granada se desarrolle con la S de sostenibilidad económica, social y medioambiental".

La directora general de Urbanismo del Ayuntamiento de Granada ha detallado las justificaciones de esta revisión del PGOU, que se aprobó el 9 de febrero de 2001. En 2007 se hizo una revisión contando incluso con aprobación inicial. Hubo gran avance pero la crisis lo paró. "Estos 20 años ha sufrido innovaciones, modificaciones, por cambios y avances de la vida. Se ha tramitado la LOUA y también ha sufrido múltiples adaptaciones, tres en el último año, motivos que demandan la revisión completa".

"Ahora los cambios demandan una nueva ordenación para los retos de la ciudadanía, una revisión del modelo urbanístico para adaptarlo a la sostenibilidad y transparencia y a la simplificación administrativa. Son muchas las razones en las que justificar esta revisión: el mercado no es el mismo, las políticas no van solo a obra nueva, ahora hay que apostar por la regeneración y rehabilitación, el centro está despoblado con el consiguiente deterioro de inmuebles que no ven otra salida que el uso turístico con los grandes problemas que genera, hacer más atractivo el centro para vivir, con rehabilitación, movilidad, equipamientos y eficiencia energética".

También con la pandemia se ha visto "la necesidad de recuperar la vida de barrio en el que concentrar todos los servicios en perímetros pequeños para una vida más atractiva en barrios históricos sin transporte privado ni público". "La calidad del espacio público es más importante, la amplitud de las aceras, zonas verdes, plazas, varían entre barrios. Hay que replantear la vivienda como derecho y reformular sus parámetros de diseño y frenar los espacios cada vez más limitados".

También se va a hacer un análisis de la ciudad para localizar áreas degradadas y prever su desarrollo. Los cambios en las infraestructuras como el Ave o el Metro también afectan a movilidad. "Desde el PGOU hay que dar solución en los modelos de movilidad, con carril bici, ciclovías, aparcamientos disuasorios de borde", ha matizado.

Se seguirá el concepto de urbanismo sostenible, como en Europa, "contrario al modelo desarrollista de épocas pasadas". 

"La justificación de la revisión busca también la simplificación y tramitación del planeamiento. Son muchas las trabas urbanísticas. Las licencias están condicionadas por la regulación de cada momento. El PGOU de 2021 tiene criterios del siglo pasado obsoletos y no justificados en muchas ocasiones", explica la responsable de Urbanismo.

Otro justificante es la seguridad jurídica. "La antigüedad lleva a muchas interpretaciones de la norma, provoca confusión normativa que va en contra de la seguridad jurídica. Es necesario la revisión por la imagen de la ciudad. De todos es conocido el daño que la imagen institucional le ha causado por las causas penales relacionadas con el urbanismo. Esta litigiosidad se alimenta en algunos casos por la indeterminación y complejidad normativa y las múltiples innovaciones e interpretaciones. Esta maraña de criterios es caldo de cultivo de este fenómeno que tanta trascendencia tiene para la imagen de Granada y trabajo de los funcionarios".

Para todo esto no se partirá de cero sino de la norma actual, del documento que tuvo una fallida revisión en 2007 y un estudio diagnóstico de la ciudad que se hizo en 2019. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios