Entrevista Juan Francisco Martín | Secretario general de UGT Granada

"Granada debe potenciar los trabajos dignos, no sólo la hostelería y el turismo"

  • El líder del sindicato elegido en 2016 reprocha la falta de material durante la crisis, apuesta por la industrialización de la provincia y exige pelear por mayores oportunidades para los jóvenes

Juan Francisco Martín (Ugíjar, 1955) posa en el despacho de conferencias de la sede de UGT Granada. Juan Francisco Martín (Ugíjar, 1955) posa en el despacho de conferencias de la sede de UGT Granada.

Juan Francisco Martín (Ugíjar, 1955) posa en el despacho de conferencias de la sede de UGT Granada. / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

La vocación de Juan Francisco Martín (Ugíjar, 1955) por la lucha sindical despertó en su juventud. El secretario general de UGT Granada rememora con cariño las primeras movilizaciones cuando estudiaba Magisterio en la ciudad. "Sobre todo guardo un especial recuerdo del primer 5 a las 5 en homenaje a Lorca organizado en la ciudad y en Fuente Vaqueros", hace memoria. Su primer destino como maestro le llevó a un pueblo del cinturón de Barcelona donde asistió a numerosas asambleas sindicales en la Vía Layetana. En 1985, llegó a Málaga donde inició sus primeros contactos con la UGT. "No olvidaré nunca la primera huelga general de la Transición y algunas marchas en tren con compañeros del sindicato a Madrid", recalca. Después, recaló en Granada donde se afilia a la UGT. Ahí comienza a tener una dedicación mayor con la federación de la enseñanza del sindicato hasta formar parte de su estructura. Hace cuatro años, Martín fue elegido secretario general. El granadino nos atiende en el despacho de conferencias de la sede de UGT Granada, separados por una mesa enorme para respetar los dos metros de distancia de seguridad.

-Los sanitarios han trabajado sin material de protección, expuestos a estrés y sobrecarga laboral, durante esta crisis. ¿Qué quejas os han llegado estos meses?

-Han faltado medios para los sanitarios y los sociosanitarios (dependencia y residencias). Son los que peor están viviendo esta crisis porque en un principio no han trabajado con los medios necesarios. Hubo incluso mascarillas defectuosas. No se pueden entregar a los sanitarios unas mascarilla que caducaron en 2016. Encima se veía en la caja la fecha tachada. Los equipos de protección tampoco los tenían. Nosotros hemos recibido llamadas de compañeros del Clínico a los que se les negaban mascarillas y EPI. También nos decían otras personas que no había batas. O que no llevaran mascarillas y actuaran así. Muchos de las personas fallecidos durante la pandemia han sido compañeros sanitarios y sociosanitarios. No deberían haber pillado nada. Un médico de Granada, José Manuel, murió a causa del virus. Es triste que fallezcas tratando de salvar vidas sin que la empresa tenga los temas de prevención de riesgos laborales zanjados.

Martín sonríe durante la entrevista. Martín sonríe durante la entrevista.

Martín sonríe durante la entrevista. / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

-El Gobierno ha aprobado que se considere accidente laboral cuando un sanitario se contagie de Covid-19. ¿Qué opina?

-Sin ir más lejos, al día siguiente del fallecimiento de José Manuel, lanzamos un comunicado de prensa donde catalogábamos lo sucedido de accidente laboral. Cuando la pandemia termine deberíamos reflexionar sobre los numerosos contagios en el sector sanitario. Es triste que vayas a salvar vidas y lo que ocurra es que te dejes la vida. Una vez pase esto, se tendrá que analizar y ver en qué se ha fallado. Han dado su vida por salvar vidas. Esperamos que no vuelva a ocurrir nunca más.

-La crisis provocada por el coronavirus ha dinamitado la economía española, sostenida en buena medida por el sector servicios. ¿A qué modelo de ciudad debe aspirar Granada?

-Tenemos muy claro que hay que cambiar el modelo de productivo. Aquí tenemos un modelo basado en el sector servicios y en el sector agrario. Cuando damos los datos del paro prácticamente sin saberlas cifras sabemos cuándo baja y sube el paro. Debemos buscar la industrialización de nuestra provincia. Demandamos un cambio económico y social. Tenemos que apostar por unos servicios públicos de calidad, sobre todo el ámbito sanitario y educativo. Todos nos acordamos de cuando se quería privatizar la sanidad aquí. Aquí se tiene que crear empleo de calidad y con unos salarios de calidad. Cuando esto pase la ciudadanía irá a la compra, y si la compra aumenta, la economía crece. Todos los años salen una cantidad inmensa de talentos de la Universidad de Granada. Tienen que emigrar o salir a otras comunidades o al extranjero. Nos falta industrializar y apostar por la investigación, el desarrolla y la innovación. Habrá que potenciar el sector servicios, pero sin los salarios indignos que cobran algunos. El ejemplo está en las kellys. Tenemos que potenciar lo que tenemos: una sierra y a media hora la costa. Sin olvidar el Puerto de Motril, que no se está aprovechando para nada. Es el puerto más cercano a Madrid. O la presa famosa de Rules. Nos faltan las canalizaciones. Se está desaprovechando el sector hortofrutícola en la Costa. Mira el campo del Poniente en Almería. Que bien les va. Tenemos la Alpujarra. Nos falta las infraestructuras. Todos los agentes sociales de esta ciudad debemos remar para el mismo lado. En ese sentido, me alegro muchísimo de que se hayan aprobado los presupuestos en el Ayuntamiento gracias a un pacto entre PP, Ciudadanos y PSOE. Es de alabar.

-La pandemia ha provocado numerosos despidos y ERTE. También se ha disparado el número de contratos temporales. ¿Esta situación sólo ha puesto en evidencia un sistema laboral fallido?

-Fallido total. Debemos buscar otro sistema económico. Lo tenemos claro. La ciudadanos deber tener contratos dignos y de calidad para aspirar a una estabilidad. Cuando salgamos de la crisis nadie se puede quedar sin cobrar nada. Por eso pedimos la renta mínima básica. El trabajo que se cree que no sea un trabajo precario. Eso vamos a ver si se cumple. Respecto a los ERTE, se han hecho unos 12.000 en la provincia. Casi 50.000 trabajadores. Nosotros vemos bien que se amplíen hasta el 30 de junio porque para las pequeñas y medianas empresas va a suponer un balón de oxígeno. Tememos que esos ERTE se conviertan en ERTE. Eso equivale a perdidas de puestos de trabajo. Eso no lo podemos permitir. Y ahí debemos estar nosotros guerreando. El modelo que teníamos no es un buen modelo y hay que cambiarlo.

La entrevista se hizo respetando los dos metros de distancia de seguridad. La entrevista se hizo respetando los dos metros de distancia de seguridad.

La entrevista se hizo respetando los dos metros de distancia de seguridad. / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

-Granada tiene una de las universidad más importantes del país y sin embargo se deja escapar a jóvenes talentos porque ofrece trabajos indignos. ¿Qué proponen desde UGT para evitar esta situación?

-Lleva toda la razón. Vuestra generación es la mejor preparada que ha habido nunca. Responsable, con idiomas. La estamos perdiendo. Tenemos que apostar por Granada y su provincia entiendo que habrá que potenciar los trabajos dignos, no sólo la hostelería y el turismo. Y trabajar la industrialización para que no sea una ciudad de paso. Nos tenemos que pelear por las infraestructuras. Que el aeropuerto avance, por ejemplo. Que el empleo que se crea sea digno. Se están creando unas bolsas de pobreza tremendas en esta ciudad.

-¿Han percibido mayor emergencia social en este crisis que en la de 2008?

-Esta crisis no tiene que enseñar a cambiar el modelo social y económico. La crisis pasada la pagaron las personas. Aquí todos los agente sociales y todas las instituciones nos tenemos que juntar y pelear por Granada. No hay otra salida. Los salarios deben ser dignos. Hoy en día trabajar en la hostelería no te da una seguridad. Tampoco podemos basar nuestro modelo económico únicamente en el sector servicios. Algo tendremos que hacer algo en ese aspecto.

Un plano corto de Martín. Un plano corto de Martín.

Un plano corto de Martín. / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

-El teletrabajo se ha instalado en la mayoría de empresas durante la crisis sanitaria. ¿Urge su regulación para impedir esos fraudes de los que habla?

-Una vez finalice la crisis sanitaria, habrá que regular el trabajo de manera exhaustivo. El teletrabajo es una realidad, pero impide la conciliación. Me temo que quien más está pagando los platos rotos del teletrabajo es la mujer. Uno teletrabajando debe echar las horas que le corresponden. Habrá que ver el tema de la seguridad y las medidas de seguridad. Mucho tiempo sentado delante de un ordenador puede afectar a la salud del trabajador. El material del teletrabajo lo tiene que poner la empresa. Hay que estar pendientes de los riesgos laborales como los problemas de vista o la esclerosis. Tiene que figurar en el convenio las horas que vas a computar. Lo que no se puede hacer es querer aprovecharse del teletrabajo y que los trabajadores doblen las horas. Quienes teletrabajan siguen teniendo derecho a la desconexión laboral y el registro de jornada.

-Los sindicatos están de capa caída. Ahora con la crisis han podido sacar pecho. ¿Para qué sirven?

-Estamos para defender a los trabajadores y que se cumpla lo que figura en los convenios, y no se cometan abusos. Irán cambiando las empresas y la sociedad. También las organizaciones sindicales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios