Suceso

Investigada una mujer por destruir 30 nidos y provocar la muerte de 44 pollos

  • Alegó que los nidos de su cornisa le ensuciaban al cristalera de su vivienda

  • Los pájaros, avión común, es una especie silvestre en régimen de protección especial 

La Guardia Civil ha investigado a una mujer de 69 años, vecina de una localidad del Área Metropolitana de Granada, como presunta autora de un delito contra la flora y fauna silvestres después de que destruyera treinta nidos de avión común (Delichon urbicum) y provocara la muerte de 44 pollos.

Varios vecinos llamaron alarmados al teléfono del Servicio de Emergencias de la Junta de Andalucía, el 112, denunciando que habían descubierto una mortandad de pajarillos en la acera. El 112 puso en conocimiento del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Comandancia de la Guardia Civil de Granada la denuncia de estos ciudadanos y una patrulla del Destacamento de Sierra Nevada de Granada se desplazó a esta localidad.

Los agentes del Seprona observaron restos de nidos de avión común en la acera y contaron hasta cuarenta y cuatro polluelos muertos y otros tantos huevos destruidos. Comprobaron que hasta poco antes los nidos destruidos colgaban de la cornisa del tejado de la vivienda de la investigada y que esta mujer había destruido treinta.

La mujer alegó que le ensuciaban la cristalera que había justo debajo de los nidos y la Guardia Civil le informó de que las aves a las que había dado muerte eran de la especie avión común, que está incluida en el anexo sobre especies silvestres en régimen de protección especial de la Junta de Andalucía y que, por lo tanto, iba a ser investigada por un delito contra la flora y fauna silvestres.

En circunstancias excepcionales, y siempre y cuando las especies que provocan las molestias no se encuentren entre las que incluye el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas, la Junta puede autorizar la retirada de restos de nidos de golondrinas o, como en este caso, de avión común susceptibles de generar riesgos, como por ejemplo, caer sobre una chimenea, siempre que la retirada se realice fuera del periodo de nidificación de las aves, es decir, antes del inicio de la construcción del nido o cuando los pollos lo hayan abandonado definitivamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios