Granada

La Junta toma el control de la residencia de ancianos de Maracena y nombra una nueva dirección para la gestión del coronavirus

  • Los familiares defienden a la antigua dirección del centro que pedía a la Junta mayor dotación de personal y más recursos

  • La residencia ha sido medicalizada por efectivos de la UME 

La Junta toma el control de la residencia de ancianos de Maracena y nombra una nueva dirección para la gestión del coronavirus La Junta toma el control de la residencia de ancianos de Maracena y nombra una nueva dirección para la gestión del coronavirus

La Junta toma el control de la residencia de ancianos de Maracena y nombra una nueva dirección para la gestión del coronavirus / Jesús Jiménez/Photographerssport

La residencia de ancianos de Maracena ha visto en pocos días un cambio en su gestión y cómo efectivos de la UME medicalizaban el centro con material para luchar contra el coronavirus. Ahora, cuando el pico de la curva de doblega y parece que todos son datos esperanzadores, esta residencia asiste a la llegada de un gestor de la Junta de Andalucía. Por otro lado, y aunque aún Salud no facilita datos del estado actual de estas personas, la UME tuvo que medicalizar el centro la pasada semana y enviar efectivos sanitarios extra para tratar a los enfermos.

En cambio, familiares de residentes como Jorge, defienden el trabajo "transparente en todo momento" de la antigua dirección en cuanto a la crisis del coronavirus y recalca que ésta había pedido en numerosas ocasiones a la Junta mayor dotación de personal y material para hacer frente al Covid-19. 

La situación en el centro venía siendo denunciada por el propio Ayuntamiento de la localidad. Su alcalde, Noel López, confirma que Salud ha intervenido esta residencia nombrado a una gestora y añade que desde que el Consistorio señalara el mal estado de la residencia la pasada semana tras las quejas de familiares, la comunicación con la Junta ha sido fluida y su actuación muy rápida para frenar la situación. 

López se encuentra ahora a la espera que de la Junta informe sobre el proceder de esta gestora y la situación actual del centro, ya que al ser una entidad privada con concesión pública no conocía realmente el estado de las cosas en este centro.Del centenar de usuarios que tiene el centro, 24 han dado positivo, trece están aislados y siete han fallecido, según confirman fuentes oficiales a Europa Press. Por otro lado, la Junta ha realizado tres inspecciones a esta residencia de mayores, gestionada por una empresa concesionaria especializada en el sector, y, entre otras deficiencias, se constató que disponía de una zona donde se acumulaban los equipos de protección (Epi) "en mala situación de almacenamiento y desinfección". Tras varias visitas, los técnicos alertaron de "falta de limpieza", mala utilización de los equipos de protección o la existencia de material inadecuado, "deficiencia de personal auxiliar en el turno de noche", sobrecarga de trabajo y falta de coordinación. Además de un mal mantenimiento de la limpieza tras las tareas de desinfección que en reiteradas ocasiones ha realizado la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Jorge, el familiar de uno de los residentes explica que "se realizan test a los ancianos de manera regular y que a su padre le han hecho ya tres, todos negativos". Así, añade que le consta que todos los mayores están aislados desde el primer minuto. 

Por su parte, fuentes de Salud, explican que no se trata de la primera intervención de una residencia de ancianos en Andalucía y que en la actualidad se encuentran terminando de definir el modelo de gestión y las medidas de este centro de ancianos. 

Una residencia con pasado turbio

Esta residencia, propiedad del grupo empresarial Reifs, recibía hace ahora un año las quejas de los familiares en cuanto a su limpieza y cuidado de las personas mayores que allí residían. De hecho, estas denuncias propiciaron que se relevara de su cargo a la directora de entonces y pusieran a otra persona al mando. En un año fueron cinco los gerentes que pasaron por este centro. 

En este caso fue también el Ayuntamiento de Maracena quien se hizo eco de las demandas de calidad de los familiares de los usuarios y llegó a abrir un expediente. El Consistorio que cedió a la empresa el recinto donde a día de hoy sigue funcionando la residencia, pidió en su momento a la Junta que realizara controles sanitarios y de limpieza regulares a tenor de las quejas de los parientes y también que llegara a fiscalizar su gestión. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios