Granada

El Metro pasa el 'test' de accesibilidad para personas con movilidad reducida

  • Bordillos que superan la altura permitida o semáforos mal colocados, entre los puntos a subsanar para cumplir la actual normativa

Las paradas del Metro presentan pequeñas deficiencias.

Una papelera ubicada en una barandilla puede ser un obstáculo insalvable para una persona con discapacidad. Es una de las mejoras que tiene previsto subsanar el Metro de cara a que la infraestructura pueda ser utilizada sin problemas por todos los usuarios. La asociación La Ciudad Accesible presentó ayer un informe de más de cien páginas sobre las paradas del Metro en superficie, que en general presentan "óptimas" condiciones para los colectivos con discapacidad, aunque todavía hay que avanzar en aspectos como algunos pavimentos podotáctiles, que mediante distintos tipos de relieve y colores muy contrastados sirven para orientar y advertir de posibles peligros como el fin de un acerado o el arranque de una escalera.

En general, todos estos elementos que no cumplen con la normativa actual fueron previstos entre los años 2004 y 2006, antes de que estuviera vigente el reglamento actual, tanto autonómico como estatal. Estos problemas se concentran en las zonas de Albolote, Maracena y Armilla, que son las que antes se acabaron, mientras que algunos semáforos podrían tener una mejor ubicación y otras señales están demasiado pegadas al pasamanos de las barandillas. "Son muchas las paradas analizadas y muchos detalles evaluados con lupa para ir a la excelencia, incluso por encima de la normativa actual", señala Antonio Tejada, responsable de La Ciudad Accesible, que fija como objetivo acercarse a los criterios Dalco y la Norma UNE de accesibilidad universal. Además, en el examen minucioso de las paradas -que no incluye la accesibilidad de las estaciones subterráneas de Méndez Núñez, Recogidas y Alcázar de Genil- se recogen otros aspectos mejorables como los bordillos de algunos pasos de peatones, que en algunos casos superan ampliamente los dos centímetros de bordillo.

A pesar de que las obras se han ido adecuando en la medida de lo posible a estos aspectos, por lo general, "los fallos que existen derivan de que algunas partes ya estaban acabadas antes de que se aprobaran dichas normas", señaló por su parte la delegada de Fomento y Vivienda, Mariela Fernández-Bermejo, tras su encuentro con el responsable de la asociación granadina.

Otro aspecto a subsanar es el deficiente contraste cromático en algunas señalizaciones, que en algunos lugares "es bajo y escaso", según el informe gratuito de La Ciudad Accesible después de inspeccionar las cocheras del Metro y las paradas.

En cuanto a sus puntos fuertes, el Metropolitano de Granada es uno de los sistemas "más accesibles" ya que cuenta en todas las paradas con espacios preferentes para las personas con movilidad reducida o mujeres embarazadas, personas mayores o lesionados temporales. Además, la parada se produce siempre a la misma cota de altura y los vehículos cuentan con información auditiva y visual.

De hecho, los responsables técnicos del Metropolitano han acogido este informe con "agrado e interés", ya que como comentó la propia delegada Mariela Fernández-Bermejo, "somos muy conscientes de algunos problemas que se destacan en el informe". De hecho, "ya habíamos preparado un plan de mejora paulatino, para solventar estas cuestiones poco a poco, por lo que el informe técnico de La Ciudad Accesible nos resulta un instrumento muy útil y de gran valía para completar adecuadamente esta planificación de mejora en los próximos meses y dotar aún más si cabe de accesibilidad a nuestras paradas y al nuevo medio de transporte en nuestra ciudad de Granada y en el Área Metropolitana".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios