Granada

Movilización ciudadana contra la ‘estación de bus’ de Marín Ocete

  • La AMPA del colegio Luis Rosales celebra hoy una protesta para exigir la eliminación de la parada de los metropolitanos

  • La Junta reducirá en 2019 las expediciones para evitar molestias en la calle

Comentarios 1

Cada día los alumnos del colegio público Luis Rosales contemplan desde los cristales de las aulas a decenas de autobuses metropolitanos. El centro educativo está situado en una de las vías principales de la ciudad, Rector Marín Ocete que da salida a miles de vehículos de la Avenida de la Constitución hacia Severo Ochoa o el casco histórico.

Ante esta situación los padres han emprendido una guerra contra esta ‘estación de autobuses’ que desean suprimir para mejorar la calidad del aire y la salud de los niños.

La Asociación de Padres y Madres del centro ha convocado hoy una protesta a las nueve en la parada para exigir el traslado de esta parada a otra ubicación y evitar que sigan circulando “más de 500 autobuses por la puerta del centro” Según ha explicado la presidenta de la AMPA, Fátima Montero, en un encuentro organizado por la Delegación de Salud, preguntaron los planes existentes para esta parada.

La respuesta que obtuvieron no les gustó pues “según nos cuentan algunos autobuses seguirán parando en esta calle”, detalló Montero. Ante esta situación, el colectivo tiene previsto elevar una queja ante el Defensor del Ciudadano y han solicitado una reunión con el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, para hablar sobre un asunto que hoy les llevará a quejarse a las calles.

Así, la asociación ha lanzado un comunicado a las familias para convocar esta acción reivindicativa que se suma a otros actos acordados en la última asamblea y que tiene como objetivo “hacer visible el problema de la contaminación que generan los autobuses y sufren a diario nuestros hijos”. En el acto, además, se van a repartir mascarillas y chapas con la inscripción #SOSLuisRosales para llamar la atención de un problema que arrastran desde hace años y para el que, de momento, no existe solución. 

Según explica Montero existe un escrito fechado de enero de 2011 en el que la AMPA del centro ya alertaba de la parada de autobuses a las puertas del centro. No obstante, fue con la implantación de la Línea de Alta Capacidad (LAC) y la reordenación del tráfico cuando se agravó el problema. A los autobuses interurbanos y el tráfico se sumaron tres líneas urbanas lo que llevó a protestas.

“La UGR también alertó del peligro que suponen los buses que estacionan junto a los comedores: el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales desveló que los autobuses entorpecerían una evacuación urgente del inmueble”, detalla Montero. En enero de 2016 el Ayuntamiento aborda el problema y el pleno acuerda la ejecución de medidas para la eliminación de la contaminación acústica y ambiental de ciertas zonas de gran confluencia de vehículos como Marín Ocete o el Paseo del Violón. Una moción que fue impulsada, precisamente por el PSOE cuando estaba en la oposición.

En marzo, el equipo de Francisco Cuenca logró arrancar otro compromiso al pleno: instar a Adif y a Renfe la cesión de los terrenos necesarios para construir una Estación de Autobuses en el entorno de las calles Severo Ochoa y Rector Marín Ocete.

Situación del tráfico en la calle Rector Marín Ocete esta semana. Situación del tráfico en la calle Rector Marín Ocete esta semana.

Situación del tráfico en la calle Rector Marín Ocete esta semana. / G. H.

La propuesta en aquel entonces del Consorcio Metropolitano de Transporte era construir un intercambiador para estos autobuses en los terrenos de Adif que quedaran libres tras la estación de trenes y adyacentes a la calle Rector Marín Ocete y a las instalaciones deportivas de la universidad.

“Supondría una solución definitiva a los problemas que se derivan de la saturación de líneas de transporte que tienen parada en dicha calle”. Para ello, además, era necesario una modificación del PGOU para cambiar el destino de dichos terrenos.

En octubre de 2017, cuando Francisco Cuenca ya era alcalde de la ciudad, se reactivó este proyecto. Según explicó se iban a habilitar cinco dársenas en la explanada de la estación para trasladar los autobuses metropolitanos.

Este intercambiador aglutinaría autobuses urbanos y metropolitanos, taxis, junto a la parada de trenes y del Metro de Granada. Todo, con una medida provisional pues el objetivo marcado, en una segunda fase, pasa por el uso de la citada explanada detrás de la estación de trenes.

Montero detalla que, desde ese momento se han llevado a cabo varias actuaciones.

El problema es que no está prevista la supresión de todas las líneas. “En ningún documento o manifestación se habla de un traslado parcial de líneas. En cambio, el director técnico del Consorcio Metropolitano en la I Jornada de Medio Ambiente y Salud celebradas hace poco en Granada, no duda en afirmar que no desaparecerá la parada ya que no se trasladarán todas las líneas”, explica Montero que añade que la última actuación realizada ha sido enviar un escrito al Defensor del Pueblo en el que solicitamos que requiera al Ayuntamiento de Granada y al Consorcio de Transporte para que informen con claridad de las actuaciones”. Asimismo, en la última asamblea de la AMPA se acordó realizar acciones para protestar.

“Esperamos que el alcalde nos aclare la situación y nos dé la solución definitiva en la cita que tenemos con él en enero”.

El delegado de Fomento de la Junta de Andalucía, José Antonio Martín ha desmentido con datos que por esta zona circulen 500 autobuses cada día. Pero además lamentó que se carguen las tintas contra el transporte público, el único medio capaz de sacar coches y eliminar tráfico en una calle por la que pasan 10.000 vehículos privados.

Según los datos aportados por Martín, en 2013 circulaba una media de 260 expediciones por esta calle. En 2014, con la remodelación del transporte del PP la cifra aumentó hasta las 381 pero “no a costa de los autobuses interurbanos pues fue a raíz de la entrada de 156 urbanos”. De hecho, los metropolitanos se redujeron en un 13,5% (de 260 a 225) en ese periodo. Tiempo después, en julio de 2018 el área de Movilidad del Ayuntamiento de Granada suprimió las líneas urbanas por lo que ya sólo quedaron 225 expediciones de buses metropolitanos.

Pero, además, la delegación de Fomento ha solicitado al Ayuntamiento de Granada trasladar algunos autobuses metropolitanos a las dársenas construidas en la explanada de la estación de Renfe lo que supondrá, a partir de enero, reducir en un 28% los transportes públicos que circulan por Marín Ocete. Así, por esta vía en 2018 solo pasaran 162.

“Es una de las vías principales por la que pasan 10.000 coches, no tiene sentido cargar exclusivamente contra los autobuses” detalla el delegado que lo mejor para reducir la contaminación es, precisamente, apostar por el transporte público”. No obstante, aseguró que se sigue trabajando en proyectos “para sacarlos de Marín Ocete a todos”. Para ello se pretende solicitar una parcela entre el campo de Rugby y la parada del Metro para construir un gran intercambiador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios