OBITUARIO

Muere Antonio Camacho, el primer alcalde de Granada de la democracia

Muere Antonio Camacho, el primer alcalde de Granada de la democracia Muere Antonio Camacho, el primer alcalde de Granada de la democracia

Muere Antonio Camacho, el primer alcalde de Granada de la democracia

Antonio Camacho García, el que fue primer alcalde de Granada capital tras la restauración de la democracia, falleció ayer a la edad de 90 años. Nacido en la localidad jienense de Mengíbar era directivo de la Caja de Ahorros de Granada en 1979 cuando fue designado cabeza de lista por el PSOE en las primeras elecciones municipales tras la aprobación de la Constitución.

Sólo ocho horas antes de la celebración del pleno e investidura, Antonio Camacho supo de boca del socialista Rafael Estrella que sería alcalde de Granada. Un pacto entre el Partido Socialista de Andalucía (PSA) y el PSOE, alcanzado a última hora en Sevilla, le daba a los socialistas la Alcaldía de la ciudad.

El nombre de Camacho, un hombre con convicciones de izquierdas desde su juventud, fue desvelado meses antes de las elecciones municipales de 1979 como candidato socialista a la Alcaldía de la capital. Este político jienense llegó a esa situación sin estar afiliado al PSOE, aunque ya era miembro de la Unión General de Trabajadores. Su relación con la central sindical mientras ejercía uno de los altos cargos de la Caja de Ahorros de Granada fue sólo una de las múltiples paradojas de su vida. El importante puesto en la entidad de ahorros y la relevancia social que este cargo le había proporcionado fueron las motivaciones principales del PSOE al recurrir a él para encabezar su lista en aquel importante proceso democrático.

El propio Camacho recordó hace varios años la emoción que sintió el día en que Ángel Díaz Sol entró en su despacho de la Caja para proponerle su participación electoral. "En ese momento me imaginé de alcalde", relató Camacho sobre el día en que hizo su sueño realidad, aunque fue gracias a una carambola insospechada en ese momento.

Un pacto de izquierdas entre PSOE, Partido Comunista y PSA anuló las posibilidades de la lista más votada, la de UCD. Además, la escasa mayoría obtenida por los andalucistas sobre los socialistas en los comicios hacía prever que el alcalde sería Arturo González Arcas. Un acuerdo regional de última hora entre ambas formaciones, que se intercambiaron alcaldías, dio la oportunidad de hacer historia a Antonio a Antonio Camacho. Sin embargo, su mandato no duró más de unos meses, el tiempo que transcurrió hasta que se vio forzado a dimitir por el escándalo de la construcción del conocido como Hipergranada, construido sobre un terreno agrícola y, según contó él mismo, por los anónimos amenazadores que no dejó de recibir durante su etapa de alcalde.

Como si de una premonición se tratara, el verano anterior a su dimisión fue el de los continuos terremotos que sacudieron la ciudad de Granada y que hicieron temer por un desastre. Por aquel entonces, un alcalde era visualizado por los ciudadanos como el responsable de todo y, como no podía ser de otro modo, Camacho fue 'culpado' de aquellos temblores de tierra. Incluso llegó a recibir una carta en la que el remitente relacionaba directamente aquellos episodios con la decisión del primer edil de no instalar Cruz municipal el 3 de mayo anterior ante la falta de recursos que sufría el Ayuntamiento con el que se encontró al día siguiente de su investidura. Al hilo, en más de una ocasión, Camacho recordó que cuando entró como alcalde de Granada tuvo que comprar con dinero de su bolsillo hasta el papel higiénico del Consistorio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios