Granada

Mujica dice 'sí' al Nobel para Lorca

  • El expresidente de Uruguay, premiado con el Laurel de Plata, apoya la concesión a título póstumo del premio al autor de 'El público'

Mujica dice 'sí' al Nobel para Lorca Mujica dice 'sí' al Nobel para Lorca

Mujica dice 'sí' al Nobel para Lorca

Personalidades como Rosa Regàs, Manuela Carmena, José Sacristán y Baltasar Garzón apoyaron hace dos meses la concesión del prestigioso galardón al poeta de Fuente Vaqueros a título póstumo. "Lorca no necesita el Nobel, es el premio el que necesita a Lorca para dignificarse", afirmó la periodista y directora de la Fundación Saramago, Pilar del Río. Ayer, José Mujica dijo sí al Nobel para Lorca en un encuentro con periodistas en el convento San Luis El Real de la Zubia. El expresidente de Uruguay firmó el manifiesto donde se pide a la Academia Sueca que cambie las reglas para poder distinguir a título póstumo al autor de Yerma.

El exsenador premiado con el Laurel de Plata decidió venir a Granada "por la nostalgia cultural que supone la trágica historia de España, no por un premio". "No lo pude evitar. No sé si es por el impacto que supuso en mí la Generación del 98 o la nostalgia que me infunde a esta edad su propia juventud -la de esa quinta de escritores-", admitió. "Nos queda una manera de ver el mundo que tiene mucho que ver con este entorno", continuó.

El exsenador distinguido con el Laurel de Plata dejó claro que no vino a Granada por los premiosEn este país, señaló Mujica, "aún quedan heridas del franquismo y son notorias"

El uruguayo no puede evitar "pertenecer al tronco de las culturas hispanoamericanas", ya que "hay una cuerda que tiene mucho que ver con la historia de este país" -en referencia a los españoles que emigraron a América Latina el siglo pasado-. "Nos transmitieron dolores, frustraciones, virtudes y defectos", recalcó.

Uruguay, según Mujica, es "una negociación permanente con patas" y "un pequeño país raro porque hace 48 años logró que toda su izquierda estuviera junta, cosa que nunca se ha visto en ningún lugar". La izquierda, reflexionó, "se divide por ideas", mientras que "la derecha defiende intereses, y por eso es más lúcida la derecha que la izquierda". La política uruguaya dice que fue "muy flexible" porque es "una historia de frentes, más que de partidos".

Cuando le preguntaron si le gustaría vivir en la Italia que obvia el drama de las pateras, el expresidente contestó: "Lo gobiernos pasan, unos son más lindos, otros más feos, pero los pueblos quedan, como el pueblo italiano". Mujica admitió que no está por la monarquía, ni por las tapas de España, pero sí le interesa el pueblo español "y la forma de ser que tienen". "Le debemos mucho a la inmigración pero como están ricos se olvidaron", zanjó.

Mujica defendió la política local -"es importante", afirmó- en un mundo en manos de corporaciones y no en gobiernos centrales, y "fritos por las decisiones supranacionales". A su generación "le cambiaron las partituras": "Ahora resulta que China parece la "abanderada" del libre comercio frente a un Donald Trump y su máxima de primero América, "la de ellos", que no va al compás de la historia.

El aplaudido expresidente de Uruguay llegó al poder después de pasar casi 15 años encarcelado y haber militado en el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros. "No fui presidente porque fui guerrillero. Fui presidente porque me eligieron en el juego de una democracia más o menos liberal, y acá, cuando uso la palabra liberal, no tiene nada que ver con la economía. Tiene que ver con lo mas importante del liberalismo: la tolerancia y la apertura a lo que es diverso", reflexionó. "Están reduciendo el liberalismo a un recetario económico. Eso es antiliberal", alertó.

El uruguayo, cuyo ejercicio político le ha valido la máxima distinción del Festival Poesía en el Laurel, defiende a los jóvenes de hoy: "No es problema suyo que no quieran nada. El problema es la época que les ha tocado vivir. No hay nada para enamorarse".

¿Encuentra similitud entre la España franquista y la Uruguay de los guerrilleros en la clandestinidad? En este país, señaló con acierto, "aún quedan heridas del franquismo y son notorias". Mujica defendió que España es eso, "una contradicción con patas". Nosotros, prosiguió, "también heredamos parte de esa cara de España".

Por último, el "poeta político" subrayó que "las únicas revoluciones válidas son aquellas que cambiaron la cultura"; "las revoluciones no son tiros sueltos, masacres o actos de fuerza". Las verdaderas revoluciones, concluyó, "cambian el sistema de valores y los paradigmas culturales" de un país entero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios