Granada

Patrimonio municipal de Granada: 5.000 piezas dignas del mejor museo

  • La capital tiene entre sus bienes una colección de arte y piezas históricas

  • 35,7 millones es el valor a efectos de inventario

Patrimonio municipal de Granada: 5.000 piezas dignas del mejor museo Patrimonio municipal de Granada: 5.000 piezas dignas del mejor museo

Patrimonio municipal de Granada: 5.000 piezas dignas del mejor museo / G. H.

¿Sabe cuál es el patrimonio del Ayuntamiento de Granada? Pues es mucho, variado y de gran calidad. El Ayuntamiento de Granada tiene entre sus propiedades solares municipales, pisos, locales, palacios,... pero también un vasto catálogo de obras de arte y objetos que forman lo que se denomina la colección municipal y que tiene a través de legados históricos de propiedad, donaciones y compra. En total, unas 5.000 piezas entre pinturas, esculturas, grabados,...

¿Y qué valor tiene? Incalculable, como todo lo que afecta a las piezas de patrimonio y obras de arte, pero su valor “a efectos de inventario” es de 35.578.669 euros. Y es que, por ejemplo, este patrimonio se tiene en cuenta en operaciones que tenga que realizar el Ayuntamiento de Granada a nivel económico en cuanto a préstamos y avales.

Según la jefa de servicio de Patrimonio del Ayuntamiento de Granada, Teresa Martín Funes, hay tres vías de procedencia de estos bienes. La primera es por la propia naturaleza y función del Ayuntamiento y que son necesarios para su correcto funcionamiento y representatividad. En muchos casos son los más antiguos y estrechamente vinculados con la historia de la ciudad. La segunda opción son los bienes procedentes de legados o donaciones. En este caso destacan los del Centro Artístico, el del pintor Max Moureau, el del Carmen de los Mínimos o el dejado por Carlos Villarreal y Antonio Carvajal Milena, Nicolás Prado López, Miriam Kratowhik, y, recientemente, la Colección Brazam.

La tercera vía para obtener los fondos de la colección municipal es a través de compras y fundaciones. En este caso destacan dos importantes lotes gestionados por la Casa-Museo de Manuel de Falla y la Casa-Museo Huerta de San Vicente, de Federico García Lorca. En este caso, suelen tener contacto con las casas de subastas internacionales por si aparece una obra que pueda enriquecer la colección municipal, aunque suelen ser casos contados ya que tienen que valorar bien la inversión y que realmente sea una pieza que sume valor.

En el caso de donaciones, Martín explica que cuando un particular se pone en contacto con el Ayuntamiento para realizar una donación se realiza un estudio de la misma, una tasación y se acepta o no en función del valor y estado.

Para la jefa de servicio de Patrimonio, los bienes catalogados como bienes de carácter histórico-artístico tienen una importancia extraordinaria no sólo por su elevado número o la calidad de éste, sino por la dimensión cultural y social que tienen. Son por tanto “los depositarios de la Memoria Histórica y representativa de Granada, como ciudad oficialmente constituida (Banderas, Estandartes, Escudos, Mazas, Sellos), nos hablan de la manera de ser y expresarse del granadino, de su sentido estético y su arte, de personajes históricos vinculados a Granada (Reyes Católicos, Alonso Cano, San Juan de Dios, Mariana Pineda, etc), también nos hablan de los usos y costumbres de los granadinos incluidas sus prácticas religiosas (cerámica de Fajalauza, vidrios de Castril, muebles, utensilios, imagines religiosas, vitrinas, etc) y por último guardan la memoria de granadinos o no, que fueron grandes artistas y que amaron la ciudad (Leandro de la Fonte, Alonso Cano, José Risueño, Hermanos Gracía, Atanasio Bocanegra, Manuel Gómez Moreno, Gabriel Morcillo, Lozano Sidro, López Mezquita, Francisco Soria Aedo, RamónCarazo, Apperley, Muel Ángeles Ortiz, Manuel de Falla, Federico García Lorca, Hernandez Quero, Max Moreau.

Entrega de las llaves de Granada Entrega de las llaves de Granada

Entrega de las llaves de Granada

Ante todo este patrimonio, tanto la jefa de servicio como la concejal de Patrimonio, Eva Martín, destacan la necesidad de contar con un museo de la ciudad, un proyecto que no termina de despegar pese a hablarse de él ya en varios mandatos y estar en los programas electorales de todos los partidos.

Ahora, mientras llega ese gran espacio que pueda ser contenedor de todo el patrimonio municipal, se va a utilizar como museo temporal el centro de Puerta Real una vez que la ciudad lo recupere tras el término de la cesión a la Fundación CajaGranada. Allí, se van a programar exposiciones temporales para ir mostrando las piezas de la colección municipal y que los granadinos conozcan su historia y su patrimonio como mejor opción para conservarlo y reconocerlo. Porque ahora, lo que no está en edificios municipales, se guarda en cajas fuertes.

Y conocer también sus historias, porque por ejemplo un cuadro situado hoy en el área de Alcaldía fue robado en su día y apareció, menos el marco, en un parking subterráneo de la capital.

Uno de los cuadros que está en el pasillo de Alcaldía Uno de los cuadros que está en el pasillo de Alcaldía

Uno de los cuadros que está en el pasillo de Alcaldía

Pintura

En esta colección tiene gran importancia la escuela granadina y especialmente la del siglo XX. Nombres como Gabriel Morcillo, los hermanos Carazo, Soria Aedo, Gómez Moreno, Gómez Mir, Apperley, De la Cruz Suárez, Capulino Jáuregui, Fortuny, Alcázar Tejedor, Larrocha, Gómez de la Serna, Hermenegildo Lanz, Manuel Ángeles Ortiz, Rivera, José Guerrero o Hernández Quero son algunos de los autores de los que se tienen obras. Pero también hay anterior. Del primer cuarto del siglo XVII destaca un lienzo de la Inmaculada en el salón amarillo (detrás del de Plenos). También las de la escalera del Carmen de los Mártires o la de la antesala del Salón de Plenos, atribuida a la Escuela de Alonso Cano, o el gran lienzo Pentecostés, de Leandro de la Fonte, también en el salón amarillo. A caballo entre el siglo XVII y XVIII se presentan una serie de retratos de Personajes Reales, de discreta ejecución. También del último tercio del XVII y de la Escuela Flamenca es el interesante cobre con la representación del triunfo de Baco. De Escuela Murillesca se puede citar una representación de San Juan de Dios, de pequeño formato, y la Virgen con el Niño, situada en la Casa-Museo Manuel de Falla. Interesante es también el San Juan de Dios con el Crucifijo, de buena escuela andaluza del último tercio del siglo XVII, procedente del Carmen de los Mínimo, y la Inmaculada de la Capilla del Cementerio de San José. También hay obras de Gómez Moreno, Madrazo o López Mezquita, entre otros muchos.

Grabados y dibujos

En este capítulo destacan los grabados de Gerorgius Hoefnaglius de su serie De civitate Orbis Terrarum, en el Carmen de los Mártires y la Huerta de San Vicente, con vistas a diferentes ciudades, entre ellas la propia Granada. También los valiosos Grabados de Francisco de Goya (los Desastres, Proverbios y los Caprichos). El tema más repartido son las vistas de Granada, la Alhambra y escenas costumbristas, con ejemplares como el de José María Subirachs y Hermenegildo Lanz. También existen toda una serie de Grabados Dovocionales, algunos interesantes, de los siglos XVIII al XIX. Otros grabados modernos son obra de Hernández Quero. En cuanto a los dibujos, también es referencia obligada la colección guardada en el Archivo Histórico Municipal. Además de ellos, destacan, por calidad y cantidad los de Max Moreau y su padre Henry Moreau, además de las caricatura de López Sancho. También hay que hacer mención a los dibujos realizados por García Lorca, en la Huerta de San Vicente, y los dibujos de Hernández Quero e Ignacio Zuloaga que se encuentran en la Casa-Museo de Manuel de Falla, donde se encuentra también una de las principales obras de la colección; los siete dibujos con figurines para la representación de El sombrero de Tres Picos, obra de Pablo Picasso, destacan desde el servicio.

Escultura

En este apartado destaca las vitrinas y las imágenes religiosas procedentes en su mayoría del Carmen de los Mínimos. Aparte de la calidad artística que no todas poseen, hay que llamar la atención, sin embargo, sobre su valor sociocultural, antropológico; son objetos parlantes de una manera de entender la práctica de la religión, con reminiscencias populares hoy en día cada vez más difícil de encontrar. Como pieza de considerable antigüedad está el Niño Jesús que podría datarse en el último tercio del siglo XVI o principios del XVII, con la cabellera dorada, según la estética manierista. Entre otras imágenes de este mismo tema -un total de seis- destaca un sentado sobre un sillón frailero, delicada obra atribuida al círculo de Risueño. Otras imágenes representan a San Antonio de Padua, San Bernardo Clemente de Auximo y a San Francisco de Padua. Contemporáneo podría resultar el relieve de San Juan Bautista, del Círculo de Risueño y realizado en barro cocido. En el mismo siglo se sitúa la imagen del Cristo recogiendo las vestiduras después de los azotes (tema iconográfico poco repetido) y la Dolorosa de vestir dentro de la fastuosa vitrina rococó. Anteriores a estas piezas sobresalen un relieve de Ecce-Homo de los Hermanos García y otro busto de Ecce Homo también barro cocido del Círculo de Gaspar Núñez Delgado. Más modernos destacan el busto de Goya de Mariano Benlliure y los dos retratos de Juan Cristobal, todos ellos en bronce y un exponente de la escultura religiosa del Siglo XX, el Sagrado Corazón de Sebastián Santos.

Orfebrería y metales

Las piezas de este apartado son eminentemente civiles. Destacan las dos mazas de plata labrada, del último tercio del siglo XVI, que sirvieron de modelo a otros dos juegos de mazas, ejecutadas unas en 1912 y en los años ochenta las más modernas. La Jarras de los Caballeros Veinticuatro, fechadas en 1797 (en la que se realiza la votación para alcalde), la Campana de 1694 y los juegos de tintero y salvadera forman una excelente muestra de platería granadina. También las dos bandejas y los dos escudos con marco conmemorativos de la visita de Isabel II, obra de los Talleres Reales de Platería. Otras piezas contemporáneas son las pértigas mayores y menores y las reproducciones del sello histórico de la ciudad, la reproducción de la corona y el cetro de Isabel la Católica y la espada de Fernando el Católico.

Mueble en la primera planta del Ayuntamiento Mueble en la primera planta del Ayuntamiento

Mueble en la primera planta del Ayuntamiento

Mobiliario

La colección se enriqueció con las compras que se realizaron para amueblar el Palacio de los Córdova y el Carmen de los Mártires. Como piezas de interés destaca el enorme arcón encargado por el Cabildo de la Ciudad en 1.618, según reza en inscripción realizada en marquetería prodigiosamente conservada, al igual que sus herrajes y remaches, y el bargueño-papelera con incrustaciones de hueso, de estilo mudéjar y posible procedencia aragonesa. La arqueta de alta seguridad, con complicadísima cerradura se conserva en el Ayuntamiento. También otras arquetas metálicas se conservan en el Palacio de los Córdova, donde se encuentra otra arqueta encofrada en terciopelo morado, del S. XVIII. De ese mismo siglo procede otro bargueño con incrustaciones de carey y hueso, además de otras labores. También del siglo XVIII son los Bancos del Concejo, en el Salón de Plenos, con exquisita talla y línea de estilo rococó. También resultan muy interesantes las dos Consolas napolitanas del Carmen de los Mártires. Del siglo XIX existe gran cantidad de mobiliario, debido, en parte, al remozamiento de la Casa Consistorial coincidiendo con la visita de la reina Isabel II a la ciudad, y posteriores compras y reformas. Desatacan los bancos y la sillería de estilo imperio del Salón de Plenos, las consolas del mismo salón y la soberbia consola con espejo a juego del Carmen de los Mártires, de procedencia francesa. Las lámparas del Salón de Plenos y de la Sala de la Mariana son también de este momento. Tresillos, sofás, espejos y cornucopias en madera tallada y dorada completan este mobiliario decimonónico, además de una mesa de centro con marquetería tipo “Boulle” en el Carmen de los Mártires. Destacan también los pianos, el de Gran Cola Stenway & Sons en el Auditorio Manuel de Falla, el de la Huerta de San Vicente, y el de la Casa de Manuel de Falla, de singular valor, donde se conserva asimismo una guitarra.

Cerámica, vidrio y textil

En cerámica destaca la cerámica de Fajalauza, con bellos ejemplos en la Delegación de Medio Ambiente. Entre la colección de Albarelos sobresalen una pareja del siglo XVII, posiblemente de Talavera, y otros, más modernos, procedentes de Conventos religiosos. En las oficinas de Emucesa se encuentran depositados algunos brocales interesantes, uno de ellos con restos cerámicos. También hay piezas de Teruel, Talavera, Triana y Muel. La cerámica norteafricana -marroquí, tunecina- tiene curiosos y valiosos ejemplos en la Casa-Museo Max Moreau, donde se guardan otras piezas de cerámica oriental, y como ejemplo de cerámica de uso exclusivamente decorativo la pareja de jarrones ornamentales, esmaltados en azul y con aplicaciones en bronce del Salón de Plenos, que siguen modelos franceses del siglo XIX. En cuanto al vidrio, destaca sobre las demás piezas la colección de Cristal de la Granja, compuesta por saleros, vasos, garrafillas, compoteras y ánforas de dos tipos claramente diferenciados; las piezas de cristal tallado y dorado, algunas de la época de Carlos III-Carlos IV y otras, de la época de Fernado VII, decoradas con esmaltes policromados. También destacan los vidrios de Castril, con grandes recipientes y tinajas para aceitunas y alimentos también interesantes y con suficiente entidad propia. En cuanto a los textiles, el más antiguo es el medallón enmarcado, procedente de una bandera concepcionista, con la Virgen bordada en sedas en el Salón de Plenos. También la originaria Bandera de Castilla o Estandarte Real.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios