Contenido patrocinado

Peligrosas piscinas en las terrazas, daños colaterales de la pandemia

  • Las piscinas hinchables se han convertido en todo un éxito del verano pues las ventas no cesan.

  • Las terrazas y las azoteas se apuntan a la tendencia, pero el peligro acecha pues el peso del agua sumado al de los bañistas supone un reto para la estructura.

Peligrosas piscinas en las terrazas, daños colaterales de la pandemia Peligrosas piscinas en las terrazas, daños colaterales de la pandemia

Peligrosas piscinas en las terrazas, daños colaterales de la pandemia

Muchos españoles se han resignado a quedarse este verano sin viaje a causa de la COVID-19 y dado que temen acudir a la piscina municipal o al de la propia urbanización por posibles rebrotes del virus, tiran de apaños caseros como una pequeña piscina no exenta de peligros. 

Pero quizás deberías replantearte una medida así, pues diferentes Colegios de Arquitectos del país han alertado de los riesgos de esta práctica que parece inofensiva, pero nada más lejos de la realidad pues existe un claro peligro de derrumbe. 

Así, estos expertos aseguran la cubierta del edificio no está preparada para soportar este peso. Debemos tener presente que la media de carga que aguanta la estructura de la vivienda suele situarse en los 200 kilos por metro cuadrado. Por lo tanto, si instalamos una piscina hinchable con tan solo 50 centímetros de agua, ya alcanzamos los 500 kilos por metro cuadrado, a los que –por supuesto– hay que sumar el peso de los bañistas. 

No obstante, ya te adelantamos que lo habitual es llenarla hasta incluso el metro de agua, así que es fácil deducir que se sobrepasa con creces ese límite de carga. En definitiva, nos la estamos jugando. Además, conviene que sepamos que los seguros de hogar no amparan estos accidentes. 

Dicho esto, parece claro que se cometen bastante temeridades en las terrazas y en las azoteas de media España. ¿Qué hacer entonces? En el caso de que queramos instalar una de ellas, lo más acertado es consultar a un arquitecto o aparejador para que nos informe del peso que es capaz de soportar la estructura de la terraza de la vivienda en cuestión, además del lugar más adecuado para su instalación.

También es factible buscar esta información en la memoria de estructura de la casa que nos puede facilitar la constructora.

Si todo es correcto, no será preciso obtener el permiso de la comunidad de propietarios dado que se trata de una piscina portátil que no requiere ningún tipo de obra que afecte a los elementos comunes. En cualquier caso, siempre es conveniente ponerla al tanto de nuestras intenciones. 

Ya te adelantamos que la piscina para niños es probablemente lo único a lo que podrás aspirar en tu terraza. Al menos resulta lo más sensato y siempre sin superar los 20 centímetros de llenado. Tampoco les hace falta más.