Granada

El puente del Pilar, punto de inflexión del aluvión de casos de coronavirus en Granada

  • Los datos oficiales diarios que la Junta hace públicos se refieren a diagnósticos que pueden llevar una semana de retraso 

Estado de la calle Angel Ganivet de Granada, durante el puente del Pilar Estado de la calle Angel Ganivet de Granada, durante el puente del Pilar

Estado de la calle Angel Ganivet de Granada, durante el puente del Pilar / Jesus Jimenez - photographerssports

El puente del Pilar, con el lunes festivo del 12 de octubre, fue el punto de inflexión en Granada tras el que los casos de coronavirus se comenzaron a confirmar en forma de aluvión. El análisis más exacto de los datos que la Junta publica con muchos días de retraso, sobre las fechas de diagnóstico, confirma que fue a partir del martes 13 de octubre cuando el Covid experimentó esa progresión geométrica que ha llevado a esta provincia a cifras de vértigo y a la alerta máxima de sus hospitales

Hasta ese puente festivo, sin importantes medidas restrictivas aún en Andalucía ni España, los datos de Granada ya eran malos y habían empeorado desde el inicio de octubre, pero más o menos en la línea del resto de su entorno geográfico. Cada día se diagnosticaban cientos de casos de infección, pero dentro de una oscilación que tenía como techo máximo los 500 positivos en alguna jornada más complicada. La verdadera explosión en la propagación del virus llegó tras el largo fin de semana de mediados de mes. 

En el primer día laborable tras el puente, los casos pasaron de 195 a 427. El día 14 ya eran 714, el jueves 15 de noviembre, 937; el viernes se mantuvo un avance similar (875) y tras un fin de semana de datos sostenidos, el 20 de noviembre Granada pasó por primera vez del millar (1.031 casos diagnosticados) y esas cifras se mantuvieron diariamente durante toda esa semana. Según los datos que publica la Junta, esos han sido por ahora los días de máximos picos de la pandemia en Granada (en cuanto a diagnósticos), aunque las mismas cifras hayan aparecido en los partes oficiales que se envían al Ministerio de Sanidad con bastantes días de retraso. 

La Junta, a través de su red sanitaria, tiene información de la evolución de los diagnósticos con muchos días de antelación respecto a lo que aparece en los datos oficiales, lo que debería ser un indicador para la toma de decisiones respecto de las medidas a adoptar. Aquella semana tras el Puente, las autoridades autonómicas pusieron el foco en los universitarios y se cerraron las aulas. Luego, el aluvión de diagnósticos fue a más y la Junta anunció un toque de queda o un cierre para esta ciudad y su Área Metropolitana que no se haría efectivo hasta la semana siguiente, tras el decreto nacional del estado de alarma. Fueron muchos días de especulación sobre cuándo entrarían en vigor las nuevas restricciones, con un ojo puesto en los jueces y otro en el Gobierno de España. Mientras, el virus se multiplicaba por horas.  

Ahora, con los hospitales de la provincia al borde del colapso y todas las marcas previas superadas, el presidente de la Junta asegura que no se plantea ir más allá, hacia el confinamiento domiciliario. Tampoco el Gobierno nacional parece precipitarse al respecto. ¿Cabe suponer que su información previa indica una mejora o son sólo esperanzas? 

Las medidas restrictivas impuestas en Granada y más tarde en gran parte de Andalucía, han convertido el último puente de los Santos en un periodo festivo diametralmente opuesto al de hace 15 días. Durante el Pilar, dieron la vuelta a España los vídeos de la calle Ganivet llenos de gente aglomerada a la una de la madrugada. El propio alcalde, Luis Salvador, reconoció que los turistas habían llenado Granada y que esto había provocado situaciones nada habituales otros días laborables.     

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios