Granada

Primer paso para blindar el legado de Lorca como BIC en Andalucía

  • El área de Cultura insta a la Junta a iniciar la incoación del expediente

  • El PP impulsó una moción para llevar a cabo esta medida y proteger los documentos que llegaron en junio

El pasado 29 de junio y, tras más de una década de negociaciones y polémica, el legado de Lorca llegó a Granada. Varios camiones de mudanza trasladaron todos los documentos y archivos desde la Residencia de Estudiantes de Madrid hasta el centro de la Romanilla donde permanecerán, al menos, durante los próximos tres años según los acuerdos establecidos. Rápidamente, el grupo municipal popular registró una moción para el pleno del siguiente mes (julio de 2018) con la intención de blindar el legado. El texto de la moción, titulada Protección BIC del legado de Federico García Lorca defiende que, "en el ánimo de defender los intereses de los granadinos y en aras de la mayor protección jurídica de estos bienes culturales, entendemos dar un último paso que culmine el proceso". Para ello, la moción deseaba arrancar dos compromisos: que el Ayuntamiento inste a la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía la incoacion del expediente de declaración BIC al conjunto patrimonial que conforma el legado depositado en el Centro Cultural de la Plaza de la Romanilla y facultar a los servicios técnicos municipales para proceder a la tramitación. Su moción, que fue aprobada por unanimidad con los votos incluso del PSOE, ha llegado a buen puerto.

Durante la celebración de la comisión de Cultura y Patrimonio celebrada ayer en el Ayuntamiento, se dio cuenta del informe de viabilidad de mociones firmado por el director general del área de Cultura y Patrimonio, José Vallejo. En dicho documento, el citado director afirma que: "Una vez visto el texto de la moción, desde esta dirección general, se toma nota de la moción aprobada y se dará comienzo a los trámites necesarios para solicitar a la Delegación de Cultura la incoación del expediente al conjunto patrimonial que conforma el legado". Asimismo, Vallejo añade que se seguirán los trámites que "nos sean indicados por la Junta de Andalucía para el cumplimiento de la moción".

Por el momento se desconocen los plazos pero la capital ya ha avisado a la Junta

Con esta decisión, la capital busca blindar el legado de Lorca en Granada al margen de las negociaciones que aún siguen abiertas para la creación de una fundación pública que se hará cargo de la titularidad de los fondos con una participación de la familia de Lorca de entre el 20 y el 25%. El legado permanece en el centro de la Romanilla de 'alquiler' en virtud del acuerdo suscrito el pasado mes de diciembre que establecía que, por periodo de tres años, los más de 5.000 documentos estarían depositados como usufructo para enjugar el millón de euros que quedó sin justificar de las ayudas recibidas para la construcción del edificio.

Sin embargo, con esta medida, la capital podría blindar el legado de Lorca a expensas de la creación de una nueva fundación. Con la declaración BIC por parte de la Junta se aseguraría en primer lugar que el legado no podrá venderse ni enajenarse, en España o en cualquier otro país, una protección que, de todas maneras, ya está en vigor desde que la Comunidad de Madrid decidiera incoar en 2016 el expediente para la declaración BIC del legado, lo que de paso generó un nuevo momento de discordia con la presidenta de la Fundación del poeta, Laura García-Lorca, que calificó como una "afrenta" la celeridad con la que el Ministerio de Cultura y la Comunidad de Madrid, por entonces en manos del PP, habían iniciado los trámites argumentando la posibilidad de que el legado pudiera venderse fuera de España, hecho que fue desmentido tajantemente por Laura García-Lorca en un momento en el que se llegó a especular con el interés de la Universidad de Austin (EEUU) en hacerse con el legado.

La incoación del expediente por parte del Ejecutivo de la expresidenta Cristina Cifuentes estuvo en entredicho cuando las trabajadoras de la Fundación Lorca en Madrid dieron a conocer una resolución judicial que decretaba el embargo del legado para hacer frente a una deuda de 240.000 euros de salarios impagados. El por entonces secretario de la Fundación y ahora ministro de Cultura, José Guirao, salió al paso de las informaciones para asegurar que el legado seguía bajo la protección de la Comunidad de Madrid y que, por lo tanto, era inembargable. El matiz era que el procedimiento tiene una duración de 9 meses, plazo que ya se había cumplido sin que llegara la declaración oficial como BIC del legado, aunque desde la Comunidad de Madrid se apuntó que la protección seguía vigente porque seguían trabajando en el inventariado del legado lorquiano que, por entonces, se encontraba en la Residencia de Estudiantes de Madrid y que tenía diversas piezas cedidas para distintas exposiciones. Finalmente la Fundación y las trabajadores llegaron a un acuerdo y, en ese momento, Guirao señaló que no sería necesario que la Junta retomara este expediente con el traslado de los fondos a Granada, ya que "un BIC puede estar en Andalucía y que el expediente se haya tramitado en Madrid, el único problema surge si se pretende trasladar al extranjero", señaló el exsecretario de la Fundación.

Sin embargo, el Ayuntamiento ya ha iniciado los trámites para que sea la Junta de Andalucía la que culmine un expediente que comenzó a incoarse en Madrid en abril de 2016. Un candado más para que el legado de Lorca no se mueva de la cámara acorazada de la plaza de la Romanilla.

Los documentos. A la izquierda se puede ver el papel en que el área de Cultura da luz verde a instar a la Junta de Andalucía a iniciar los trabajos para declarar BIC el legado. A la derecha, la moción del PP.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios