protesta laboral

Concentración de la plantilla de la Centralita de Atención a Usuarios de la Universidad de Granada

  • La institución indica que "no existe la obligación" de subrogar a los trabajadores de este servicio

Protesta frente al Hospital Real, sede del Rectorado. Protesta frente al Hospital Real, sede del Rectorado.

Protesta frente al Hospital Real, sede del Rectorado. / Alejandro Romera (Photographerssports)

La plantilla de la Centralita de Atención a Usuarios (CAU) de la Universidad de Granada (UGR) se ha manifestado esta mañana a las puertas del Hospital Real para protestar contra la decisión de la nueva empresa adjudicataria del servicio de no subrogar a los trabajadores que prestaban ese servicio, seis personas que han desarrollado su trabajo en el CAU en los últimos diez años y a los que verbalmente se les ha comunicado que no seguirán a partir del 1 de julio.

Según el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), se ha convocado huelga indefinida por parte de los trabajadores "ante el anuncio de un despido que amenaza con dejarlos en la calle tras más de una década de servicios prestados para las distintas empresas que ha ido contratando la Universidad para que prestaran este servicio".

El sindicato indica que "hasta tres veces han visto los trabajadores subrogados sus contratos", pero en el último cambio de empresa adjudicataria -Bios Technology Solutions ha sido sustituida en el servicio por la empresa sevillana GPIC (Gestión de Proyectos de Informática y Comunicaciones SL)- no ha sido así. Francisco Cabrerizo, delegado sindical de PAS laboral del sindicato SAT, explica que por "lógica empresarial" se ha mantenido la misma plantilla, que cuenta con "una gran formación" y está "especializada" en la atención a la comunidad universitaria. Cabrerizo destaca que el seguimiento de la huelga ha sido del cien por cien. Mañana tienen previsto entregar a la rectora 600 firmas de apoyo recogidas en el portal Change.org..

Desde la UGR se indica que "se ha hablado en varias ocasiones con la empresa" y la rectora, Pilar Aranda, se reunió con los trabajadores. "Legalmente no existe la obligación de subrogación, por lo que no cabe negociación", indican fuentes de la Oficina de Gestión de la Comunicación, que apuntan a que se trata de "una decisión empresarial".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios