Movilidad

Un ambicioso proyecto pretende reconvertir la flota de taxis en coches eléctricos

  • Ayuntamiento y Gremial estudian colocar puntos de carga suficientes en la ciudad para asegurar el suministro y eliminar de forma progresiva los vehículos tradicionales

Taxis convencionales circulan por las calles de Granada Taxis convencionales circulan por las calles de Granada

Taxis convencionales circulan por las calles de Granada / Laura Anaya

El Ayuntamiento de Granada y la Gremial del Taxi de la capital ultiman un proyecto que hará de la ciudad un espacio más habitable: cambiar la flota de taxis de vehículos híbridos y de explosión a coches completamente eléctricos.

Esta es la finalidad, a largo plazo, de una idea que pretende incrementar el uso de este tipo de vehículos no contaminantes para paliar los altos niveles de polución que soporta la urbe granadina.

El proyecto está ya en poder del Consistorio granadino, en concreto de las tres concejalías (movilidad, urbanismo y medio ambiente, y smart city) que deben desarrollar el expediente para su estudio, aprobación y posterior ejecución. De hecho, el nombre del dossier remitido por la Gremial recibe la denominación de Smart City Taxi.

Mapa de los cargadores eléctricos Mapa de los cargadores eléctricos

Mapa de los cargadores eléctricos

Los detalles de este cambio revolucionario en Granada supondrían, como primer paso fundamental, la colocación de puntos de recarga eléctrica en las paradas de taxis de la ciudad, si no en todas, sí en las que más tráfico soportan. Este paso es fundamental para que los coches que prestan en servicio puedan tener la autonomía suficiente para circular, al menos por la ciudad y el Área Metropolitana.

“La idea es que cuando tengamos cargadores eléctricos en varios puntos de la ciudad, los conductores que salgan sepan que con cargadores de 22 kW/h en las paradas, y de 50 kW/h en la electrolinera en la Gremial, se cargarían sus coches en poco menos de dos horas”, relata Nino López, vicepresidente de la Gremial del Taxi de Granada, y principal impulsor de un proyecto en el que lleva trabajando los dos últimos años.

“Si sales a trabajar al 100% desde tu casa, en una jornada de mañana puedes gastar, pongamos un 40%, pero en el tiempo de espera vas a recargarlo en poco tiempo. Y si en algún momento hay que salir de la ciudad, de aquí a Málaga hay cargadores, por ejemplo”, explica Nino López.

Estos puntos de recarga, incluidos dentro de la memoria elaborada por la Gremial y la empresa granadina Greening Ingeniería (especializada en ingeniería civil y ambiental), son en concreto 13, de los cuales 6 serían los más llamativos porque poseerían una marquesina fotovoltaica de 7 metros de ancho por 17 de largo con los que la flota de taxis eléctricos se autoabastecería de energía.

Esta marquesina no está puesta al azar. El rendimiento de muchos puntos de carga es más eficiente si están en sombra.

Los puntos de recarga con marquesina estarían colocados en las parada del Centro Comercial Kinépolis (en Pulianas, donde se está a la espera de crear el área de prestación conjunta), las paradas de Puerta Real en la acera del Teatro Isabel la Católica, Neptuno, Serrallo Plaza, PTS y en la Gremial del Taxi.

Se podrían cargadores eléctricos en 13 paradas de taxi, 6 de ellas con marquesina fotovoltaica

El coste estimado según el estudio de Greening es de 27.255 euros y requeriría una obra civil consistente en una “zanja de conexión de punto de recarga con la red de distribución eléctrica urbana de BT”, que incluye la “colocación del punto de recarga” en sí, además de un panel informativo y un módulo contador.

Esta actuación también se llevaría a cabo en aquellas paradas con punto de recarga eléctrica sin marquesina fotovoltaica, cuyo coste es inferior, 12.381 euros. Estarían situadas en la Estación de Autobuses, La Chana (calle Sagrada Familia), Jardines del Triunfo, edificio de la Delegación de Economía y Hacienda (al final de la Avenida de la Constitución, junto al IES Padre Suárez), Suizo (Acera del Darro dirección río Genil), Palacio de Congresos y Avenida de Dílar.

Mención aparte tiene el punto de carga que se colocaría en la sede de la Gremial del Taxi, en el Polígono Fatinafar, que tendría una marquesina fotovoltaica el doble de larga que las que estarían en la calle (34 metros), y que será la única con cuatro puntos de carga y una potencia de 200 kW, que aseguraría una recarga muy rápida de los vehículos.

Su coste también sería superior de 87.797 euros. El coste total de las actuaciones previstas que figura en el informe de la Gremial del Taxi ascendería a los 310.739 euros sin incluir el IVA.

Con estas cifras sobre la mesa, la siguiente pregunta a contestar es de dónde sale la financiación. Este proyecto, con el que la Gremial trabaja desde hace cerca de dos años se encontró, en un primer momento, con las reticencias municipales por el asunto económico.

Según relata Nino López, la Gremial acudió a la Agencia Andaluza de la Energía, la cual en palabras del secretario de los taxistas granadinos, se quedó “encantada” porque nadie les había presentado un proyecto similar.

Esta agencia financiaría parte del proyecto al 70%, cifra que subiría al 80% en poblaciones inferiores a 20.000 habitantes como Pulianas, donde estaría situada la parada del CC Kinépolis. “El resto podría financiarse con publicidad en las marquesinas” o “a través de los fondos europeos Edusi”, explica el presidente de la Gremial, Ramón Alcaraz.

El proyecto, presentado a la Agencia Andaluza de Energía, tendría acceso a fondos EDUSI

Una vez comprobado que había posibilidades de financiación, la Gremial del Taxi volvió al Ayuntamiento de la capital para exponer la nueva situación. “Solo falta luz verde y dinero. Falta que el Ayuntamiento diga, vamos adelante, porque la financiación está”, afirma Nino López.

“Estas cosas van lentas. Ya hemos hablado con la Agencia de la Energía, con el Ayuntamiento para saber dónde se ponen, y queremos surtirnos de gas natural y electricidad también”, explica Alcaraz por su parte.

“Los taxistas han presentado un proyecto. Es una cuestión que como técnicos de movilidad le daremos el visto bueno, y después pasará a urbanismo porque es cierto que necesita una obra civil, y también por medio ambiente por el impacto visual”, explica Raquel Ruz, concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Granada.

La edil se muestra sensible a las reivindicaciones de la Gremial, a pesar de que Granada es “la ciudad con mayor número de taxis híbridos”, ya que “tiene que haber una transición hacia el vehículo 100% eléctrico”.

Asimismo, Ruz advierte de que la localización exacta de los puntos de recarga “aún no está definida”, pero que “estarán por toda la ciudad”. “Con esas actuaciones podría darse una transición al coche 100% eléctrico”, sentencia la concejal.

Un cambio radical y una manera de introducir el vehículo eléctrico en una ciudad con uno de los niveles de contaminación más altos de España.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios