Retrasos Vueling Un avión de Vueling de Barcelona se ve obligado a aterrizar en Málaga y se cancela otro

  • En lugar de hacer tierra en Granada tuvo que desviarse a la ciudad de la Costa del Sol, lo que provocó que esa misma aeronave no pudiera hacer el viaje de vuelta a Barcelona con pasajeros

Cola de pasajeros de Vueling frente a un mostrador de atención al cliente Cola de pasajeros de Vueling frente a un mostrador de atención al cliente

Cola de pasajeros de Vueling frente a un mostrador de atención al cliente / Javier Albiñana (Málaga)

El verano está asociado a las vacaciones y a la lucha por un centímetro cuadrado de playa para poner una sombrilla, una empresa que puede convertirse en todo un reto cuasi bélico. Es una época asociada al acto de viajar por placer, pero la expedición que se tiene planeada puede torcerse por un mínimo detalle metereológico, que el viento sople de cola, lo cual dificulta que los aviones de pasajeros aterricen en su destino estipulado.

Eso pasó el ayer en Granada, un avión de la compañía Vueling con destino Granada que salió de Barcelona, se vio obligado a aterrizar en Málaga porque el viento de cola dificultó su aterrizaje y el comandante de la aeronave decidió llevarla a la capital de la Costa del Sol por precaución y por seguridad. De hecho, desde Vueling insisten en ese particular: “Es una cuestión de seguridad, y la seguridad es lo más importante para nosotros”. Por su parte, Aena (la empresa pública que gestiona los aeropuertos de interés general en España) confirma a este periódico que el desvío que se produjo era por mala meteorología.

Pero claro, que un avión se desvíe a Málaga tiene sus consecuencias inmediatas, porque esa misma aeronave tiene que volar otra vez de vuelta a Barcelona con pasajeros. La compañía solucionó este atolladero trasladando a los pasajeros que desembarcaron en Málaga trayéndolos por tierra, pero a los que tenían el vuelo programado con destino Barcelona los resitúa en los vuelos que la compañía tiene programados más próximos, en este caso, los trasladó a Sevilla para que pudieran viajar a la Ciudad Condal.

Es decir, que el avión tuviera que aterrizar a Málaga provocó una reacción en cadena que provocó el malestar de algún pasajero. Esta usuaria en Twitter se quejaba de la siguiente manera:

Por su parte, este usuario escribía este tuit hoy:

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios