Granada

Secundaria sumará trescientos profesores más el próximo curso

  • La Junta acuerda establecer en una hora la reducción de la jornada lectiva para las plantillas

Colas para presentar la matrícula en el IES Zaidín Vergeles. Colas para presentar la matrícula en el IES Zaidín Vergeles.

Colas para presentar la matrícula en el IES Zaidín Vergeles. / pedro hidalgo

En 2012, la aplicación de la normativa dictada desde el Ministerio de Educación obligó a los docentes granadinos a asumir dos horas lectivas más. Se pasó de las 18 horas que hasta entonces asumía como máximo el profesorado de Secundaria a las 20 con las que cumplen en la actualidad. Aquellas dos horas -que conllevan un aumento de las tareas de los docentes- afectó sobre todo a unos 4.500 profesores interinos en toda la comunidad, de los que entre 600 y 700 trabajaban en Granada. Se quedaron en la calle, según las organizaciones sindicales, a causa del aumento de horas. Se trató de funcionarios sin plaza que, a causa de la aplicación de las 20 horas, se descolgaron del sistema ante el aumento de la carga lectiva de los funcionarios de carrera. Ahora se está a las puertas de un primer paso para revertir aquella situación. En el próximo curso 2017/2018 se pasará de las 20 horas lectivas actuales a las 19. En el 2018/2019 está previsto que las plantillas de los institutos recuperen las 18 horas lectivas de forma definitiva.

¿A cuántos profesores beneficiará esta medida? Como mínimo, a los prácticamente 5.000 profesores de Secundaria en Granada que actualmente ejercen. Además, CCOO indica que "la lógica" señala que si hace dos años se tocó a más de 600 profesores granadinos con el aumento de las dos horas, la reducción permitirá que unos 300 puedan entrar en el sistema a partir del próximo mes de septiembre. Se trata de una estimación, indica el secretario general de la Federación de Enseñanza en Andalucía de CCOO, Diego Molina. "Lo que vamos a pedir es eso, que se recupere a los que se quedaron fuera" con el aumento de horas. Molina adelanta que si no se cumple desde la Junta "denunciaremos".

El aumento hasta las 20 horas lectivas afectó sobre todo a los interinos

Por su parte, la responsable del sector de Educación del CSIF en Granada, Victoria Pineda, insistió en que la medida supone avanzar "poco a poco" en la recuperación de derechos perdidos durante estos años. Desde el sindicato se acoge la medida con "relativo optimismo". Pineda recuerda que en toda Andalucía han sido unos 4.500 los docentes que se vieron perjudicados por el cambio impuesto en la carga docente. Los grandes afectados fueron "los interinos", pero también se perjudicó a los funcionarios que tuvieron que asumir más horas. Desde CSIF reiteran que lo preferible hubiera sido "recuperar las 18 horas de golpe, que fue como se eliminaron", pero "entendemos" que las cuestiones presupuestarias hayan impuesto hacer progresivo la reducción horaria.

Pineda, que insiste en que la vuelta a las 18 horas supone un logro de la Mesa de la Función Pública, incide en que quedan flecos pendientes de los recortes de los últimos años en Educación. Así, reivindica la recuperación de los complementos específicos de la comunidad que se eliminaron en 2013 y 2014, mientras que a nivel nacional se ha iniciado una campaña que aboga por la bajada de las ratios.

Por su parte, desde la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA), su presidente, Javier Puerto, criticó la medida de las 19 horas por "insuficiente". Según indicó Puerto, los docentes están asumiendo la peor parte en la vuelta a las 35 horas semanales que la Junta aplica a sus funcionarios. "Se nos dijo que no se podía cambiar el horario de los docentes un 1 de enero, que tendríamos que esperar a septiembre", recuerda el representante de APIA, que insiste en que la regresión del aumento de horas lectivas "se tenía que hacer de una vez". Además, Puerto critica que la Junta pueda sopesar recortar el horario de los funcionarios docentes a cuenta de las horas de libre disposición, de la 'jornada' laboral que el docente desarrolla fuera del centro y en la que asume desde la corrección o evaluación de pruebas a la preparación de las clases. "Tenemos que la vuelta a las 35 horas se limite en el caso de los docentes en recortar en las horas de libre disposición". En este sentido, aboga por que ese cambio horario se reparta entre el horario regular -las 25 horas que componen el horario en el centro educativo- el irregular -otras cinco horas que se desarrollan en el centro y que se reparten entre reuniones y claustros- y el irregular, el que el profesorado asume en casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios