Granada

Soria apunta que el vecino de Ogíjares murió por reacción alérgica al zumo

  • El ministro de Sanidad dice que el tratamiento de quimioterapia que recibía puede ser incompatible con algún componente de la bebida · El caso despierta un debate sobre la venta de alimenticios por Internet

Comentarios 1

Hasta que no se concluya el análisis toxicológico no puede darse por hecho que el zumo Tahitian Noni fuera el causante de la muerte de Carlos C. C., el hombre de 40 años que falleció el domingo pasado en Ogíjares poco después de ingerir la bebida. Esa fue la postura expresada ayer por el ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, que advirtió que "no está demostrado" que exista una relación directa entre la muerte y el consumo del zumo. A la espera de datos más exactos, el ministro apuntó que el afectado podría haber sufrido "una reacción anafiláctica" (un tipo de reacción alérgica) ante algún componente del producto.

No obstante, señaló que preferían pasarse de prudentes: la alerta alimentaria se activó en todas las comunidades autónomas y en la Unión Europea, y la Junta de Andalucía emitió una nota informativa. Aseguró, además, que Sanidad había retirado el lote de zumo relacionado con el caso, que afirmó que estaba "bien identificado". Fue comercializado a través de internet, explicó, por una empresa estadounidense con sede en México, que cuenta con la autorización de la Unión Europea y "cumple las normas".

El caso ha despertado un debate sobre las garantías que ofrece el comercio por internet. Así, el presidente de la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, Félix Lobo, recomendó ayer "no comprar alimentos por internet a empresas no europeas", ya que estos productos "no cumplen las mismas reglas y garantías". El control se hace complicado ya que suenen entrar por correo o mensajero, explicó Lobo, quien apuesta por extremar los controles de Sanidad Exterior, y por informar a los consumidores, ya que la venta de alimentos por la red "no se va a prohibir".

Los Verdes abogó por crear un certificado de calidad y seguridad alimentaria que otorgue mayor seguridad al comercio por internet y un observatorio para el comercio electrónico que permita evaluar la seguridad de los sitios web, ya que los actuales controles "han quedado obsoletos".

La Asociación de Consumidores FACUA-Granada aconsejó comprobar las etiquetas, ya que hizo hincapié también en que si proceden de países externos a la Unión Europea existen "pocas garantías" de que hayan pasado los controles sanitarios. Eso sí, los importados de países de la UE "no tienen peligro", recalcó, aunque se vendan por internet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios