Provincia

Transportes busca soluciones para la salida a la Segunda Circunvalación de Granada de Belicena

  • La conexión con Vegas del Genil se realiza por un camino agrícola

  • Funcionará como cambio de sentido cuando se inaugure la A-44a

Transportes busca soluciones para la salida a la Segunda Circunvalación de Granada de Belicena Transportes busca soluciones para la salida a la Segunda Circunvalación de Granada de Belicena

Transportes busca soluciones para la salida a la Segunda Circunvalación de Granada de Belicena / Jesús Jiménez / Photographerssports

Una salida a un camino agrícola. Ese es el destino al que va a parar una de las conexiones que la futura Segunda Circunvalación, la A-44a, en concreto la situada en Belicena, en el municipio de Vegas del Genil. Una vía de apenas cuatro metros de ancho que no podrá asumir todo el flujo de vehículos para la que está destinada, y que tampoco podrá ser utilizada por camiones de gran tonelaje. Un problema para el que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, sobre todo a petición del Ayuntamiento vegueño, están buscando una solución pero que no llegará a tiempo para cuando abra la autovía, prevista para finales de este año. Esta consiste en que desde este punto partan dos nuevas vías hacia Santa Fe y Belicena adaptadas al flujo de tráfico de la Variante, que están en una fase muy primigenia. Mientras tanto, fuentes del Gobierno confirman que esta salida quedará señalizada únicamente como un cambio de sentido y no como salida o incorporación.

La salida de la A-44a de Belicena está diseñada para dar servicio, sobre todo, a los municipios de Vegas del Genil, por Belicena, y Cúllar Vega, por El Ventorrillo. Desde hace meses la infraestructura está prácticamente acabada, pero en el núcleo de la población, nada hace ver que por ahí va a pasar un tráfico de centenares de vehículos al día, y sobre todo camiones. Para llegar a la incorporación a la Segunda Circunvalación hay que tomar un camino agrícola muy estrecho, por el que cabe solo un coche, sin iluminación y condiciones de seguridad mínimas. Además, cerca de la autovía, hay una edificación habitada que estrecha aún más la carretera y una explotación agrícola. Hacia el oeste, el camino mejora en la calidad del asfalto y la anchura, pero incluye el vadeo de un paso inundable.

Por eso, según explican fuentes de Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, a consulta de este diario, se está impulsando una actuación cuyo objeto es “ejecutar nuevas vías aptas para el tráfico que generará la variante de la A-44”, actualmente en construcción. El primero de ellos en sentido noreste que conectará la Segunda Circunvalación la carretera provincial GR-3313, que es la que discurre entre Santa Fe y Belicena. Se trataría de una nueva carretera de algo más de un kilómetro, por lo que se descarta un ensanchamiento del camino por el que se llega a la nueva vía.

El segundo proyecto servirá para ligar la nueva autovía con la carretera autonómica A-385 entre Otura, La Malahá y Santa Fe. El estado actual de estas obras está en fase muy embrionaria, ya que según informa Transportes, “es necesario licitar un contrato de servicios para redactar el proyecto, elaborar el mismo, aprobarlo y licitar las obras”. Esto como proceso administrativo, ya que en los plazos habría que sumar los de ejecución, por lo que a corto plazo el Ministerio avisa de que “los movimientos hacia Vegas de Genil y otros núcleos cercanos podrán emplear el enlace más al norte, de conexión con la A-92G”, lo que ya se denomina como Nudo de Santa Fe.

Por todo esto, “cuando se ponga en servicio el tramo Santa Fe-Las Gabias de la variante de la A-44, el futuro enlace a Vegas de Genil-Cúllar Vega tendrá funcionalidad de cambio de sentido, señalizándose como tal en la autovía”, informa el Ministerio de Transportes. Mientras tanto, vegueños y culleros tendrá que dar un buen rodeo para coger la nueva Circunvalación. O jugar a ver quién se echa más hacia la zanja para que el otro pase.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios